Moda Letizia

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Saturday, September 21, 2013

El Rey no abdica (sólo se opera la cadera otra vez)

 Ayer no cabía en mí de la alegría que tenía al saber que iban a dar una rueda de prensa aquí en Zarzuela. Pensé que iba a ser cierto lo que andaban diciendo por las redes sociales: El Rey abdicaría y servidora sería la nueva Reina de España. Encendí un Malboro y esperé fumando.
 
 -Deja de fumar, Leta -me pidió mi Felipín-. Van a venir los periodistas y te van a criticar por no respetar la Ley del Tabaco.
 -No, mi amor. Sólo me van a felicitar por ser la Reina Letizia.
 -¿Qué dices, Leta?
 -Que se acabó lo de tener que arrodillarme delante de Máxima de Holanda, Rania de Jordania, Matilde de Bélgica,... ¡Y tus hermanas tendrán que hacerme reverencias cada vez que nos crucemos en los pasillos de este Palacio!
 -El Rey no abdica, Leta. Sólo se opera la cadera. El pobre tiene un virus ahí dentro y los médicos tienen que sacarle todo.
 
 No perdí las esperanzas de ser Reina de España un viernes 20 de septiembre con 41 años recién cumplidos. Llamé a mi doncella Maripuri para vivir los últimos minutos antes del anuncio de tan gran noticia acompañada por mi fiel sirvienta.
 
 -¿Seré Reina, Maripuri? -le pregunté.
 -Lo será, mi Princesa, siempre que usted y don Felipe no se divorcien.
 -Nunca lo dejaré, Maripuri. Yo por España mato.
 -No hable usted como Belén Esteban, mi Princesa.
 -¿Estoy guapa para las fotos?
 -Guapísima, mi Princesa. Pero debe usted llorar algo para que la gente piense que está apenada por Su Majestad. Le voy a traer unas cebollas. Las corta y ya empieza a llorar.
 
 Me negué a cortar cebollas. Allí no estábamos para lágrimas. Cuando a una la nombran Reina de España tiene que sonreír enseñando todos estos dientes que me ha blanqueado hace nada el dentista.
 
 Al final no hubo risas. Casi pillo las cebollas y las corto para llorar más de lo que lloraba. Mi suegro seguía reinando desde el hospital o donde estuviera. No hubo suerte. Pero yo creo que en seis meses ese hombre no se recupera. Tendrá que abdicar. Puede marchar con su Corinna para Suiza igual que Cristina marchó con su Iñaki. Seguro que con el frío de las montañas suizas le marchan los males de las piernas.
 
-------------
 
 

Monday, September 09, 2013

Con mi Príncipe y sin Madrid 2020

 No sé a qué fuimos a Buenos Aires. Yo ya sabía que con el mal inglés de Ana Botella no nos daban ni el premio de consolación, pero mi Felipín se empeñó en ayudar al Partido Popular a conseguir los Juegos Madrid 2020.
 
 -Tenemos que hacer país, Leta -me decía machaconamente.
 -Iré vestida de negro, Felipe. Cuando digan que Madrid es eliminada quiero poner cara de luto.
 
 Mi Felipín aceptó mi atuendo fúnebre. Me quería en Buenos Aires aunque fuera desnuda. En el fondo, pensaba más en los chismes que dice la gente sobre nuestro matrimonio que en las olimpiadas madrileñas. También quería que llevara a mis dos Infantitas de España. Me negué rotunda. Mis niñas no iban a ver llorar a la delegación española por no conseguir el ansiado Madrid 2020.
 
 -Hace bien, mi Princesa -decía mi doncella Maripuri-. Sus Infantas de España son unas niñas muy sensibles con las cosas de la patria. Podrían traumatizarse con la derrota y ya sabe usted que los psicólogos argentinos son caros.
 
 En Buenos Aires no lo pasamos demasiado bien. En el Hotel Hilton oí como las camareras me llamaban cuñada de Urdangarín, el yerno ladrón del Rey de España. Estuve tentada a pedir la hoja de reclamaciones. Uno de los botones del hotel le cuchicheó a un camarero que España era un país de ladrones y corruptos. Creo que los miembros del COI pensaban lo mismo. Alberto de Mónaco se echó la mano a la cartera cuando le fui a dar un beso. Hice como que no veía el mal gesto y le pregunté por su divorcio de la Princesa triste de Mónaco.
 
 -No nos divorciamos- afirmó rotundo el hermano de Carolina-. ¿Y vosotros?
 -Tampoco. Aquí nos tienes por Buenos Aires aparentando que nos queremos -le contesté.
 
 Mi estancia en la capital argentina fue decepcionante. Ni siquiera vi a Paris Hilton por el hotel. Me parece que el abuelo la desheredó y desde eso ella no promociona los hoteles de la familia. Se limita a ganar dinero por su cuenta.

Tarot gratis

AMAZON











My Blog List