Moda Letizia

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Monday, November 24, 2014

Defendiendo a la familia

 La familia es fundamental para cualquier persona. Me doy cuenta cuando miro a mis Herederas y las veo tan guapas y listas. Mi Leonor quiere empezar a dar discursos como mi Felipe VI. Le dije que le diera tiempo al tiempo, pero mi pitufa se quiere poner a trabajar.

 -Hay que estudiar, hija.
 -Puedo estudiar y trabajar, mami. Un futura Reina de España debe dar ejemplo en este país con tanto paro que tenemos.

 Mi Felipe VI me propone salir de paseo por Madrid con las niñas. Me parece una buena idea. Los españoles deben darse cuenta de que somos una familia normal, sobre todo ahora que la Infanta Cristina vuelve a estar en las páginas de corrupción de la prensa. Visto a las niñas de domingo y salimos con los escoltas discretos.

 -¿Podemos entrar en las pastelerías, mami? -me pregunta mi Sofía.
 -Podemos, hija, pero recuerda que hay que pagar los bollos suizos. Tenemos que dar ejemplo de honradez.
 -Mi paga semanal no me llegará para pagar todos los pasteles que quiero comer -se lamenta.
 -Pues tendrás que quedar a deber algo, hermana -le dice Leonor.
 -¡Ni se os ocurra! Aquí se paga todo.

 Mi Felipe VI saca la chequera con el escudo de la Casa Real y va pagando las compras de las niñas. No aceptamos regalos. Lo tenemos que decir en todas las tiendas. Una señora insiste. Quiere regalarnos caramelos de menta sin azúcar.

 -No puede ser, señora. La Ley Anticorrupción nos prohíbe aceptar regalos.
 -Su cuñada Cristina aceptó dinero ilegal.

 Salimos de la tienda de chuches sin despedirnos. Aquella debía ser una republicana. Maripuri, mi doncella, nos estaba esperando en la acera. Quería marchar lo antes posible.

 -¿Qué pasa, Maripuri?
 -Sale el pequeño Nicolás en Telecinco y no quiero perdérmelo.

 Mi Felipe VI tampoco quería perderse la exclusiva del pequeño timador de nuestro Reino. 

 -Fue un joven muy educado cuando me estrechó la mano, Leta, y a ti te hizo una reverencia muy bonita.
 -Yo no diría tan bonita, Felipe. Me dejó un olor a nocilla en la mano horrible. Me sentí como cuando nuestras hijas me dan un beso después de comer chocolate sin permiso.

 Lo que no conozco es la familia del pequeño Nicolás. Leí que vivía con su abuela. Ella debe ser la culpable de que haya salido así de listo. Seguro que lo empecé a adular y el niño se le salió de madre. Ese crío se debe creer el hombre fantástico.

--------------------

 

Thursday, November 20, 2014

Ha fallecido la Duquesa de Alba

 Me acaba de llamar mi Felipe VI para decirme que ha fallecido doña Cayetana. Casi me puse de los nervios porque decía que había muerto la más Grande de España y yo pensaba que se refería a doña Sofía.

 -Te estoy hablando de Cayetana de Alba, Leta.
 -Era muy mayor, cielo. La gente vieja suele morir con sólo un frío que cogen.
 -Pues no sé cómo cogió esa neumonía, Leta. En su palacio de Sevilla tenía la calefacción puesta hasta en verano.
 -¡Menudo derroche!
 -Cayetana siempre pagó bien la electricidad. Creo que se era Iberdrola la eléctrica que le llevaba la luz a sus palacios.

 Me despedí de mi Rey. No aguantaba más datos sobre la buena vida que lleva la nobleza en nuestro país. Tiene razón Pablo Iglesias cuando habla de la casta, pero en la casta también habría que incluir a los nobles y burgueses, sobre todo a los catalanes. Es lo que piensa mi doncella Maripuri.

 -Hay muchos ricos, mi Reina -me dijo cuando la informé sobre el triste final de la Duquesa de Alba-. Cayetana de Alba deja seis hijos millonarios, un montón de nietos que no necesitarán trabajar nunca y ese viudo que ganó más dinero casándose con ella que si le tocase una euromillón.
 -Tendrán que pagar impuestos por tanta herencia, Maripuri. En España todos somos iguales ante Hacienda.
 -Los ricos son distintos, mi Reina. Pagan menos impuestos que los proletarios de Vallecas.

 Casi me deprimo. Empiezo a elegir modelito para mis actos oficiales en Italia. Mi Felipe VI ya está en España, pero yo sigo trabajando como una burra en el país de Berlusconi. Hoy tengo que dar un discurso de esos que me pagan bien. Voy a tener que vestirme con un traje más flojo que el que llevé ayer. Me costaba respirar. Felipe Varela me aprieta tanto las costuras que me siento como una Reina de otro siglo. En fin... hay que sufrir para presumir. Si por mí fuese me vestiría con un chándal, pero sería un escándalo. Los españoles me quieren ver bien vestida.

---------------

Friday, November 14, 2014

Yo soy la Reina Delgada

  Me dijo Matilde de Bélgica que yo soy la Reina Delgada. No le falta razón. En toda las fotos que me quitan presumo de huesos. La grasa no está presente en mi cuerpo gracias a una dieta de fruta que tomo desde mi adolescencia. Sólo como fruta como alimento principal.

 Mi doncella Maripuri está haciendo lo mismo. La fruta es cara, pero te sale barata porque no la hay que cocinar. Es una comida que va de la frutería a tu estómago, lavando previamente cada pieza. No vaya a ser que nos intoxiquemos con los pesticidas que le echan a los árboles. Mi cuñada Cristina muchas veces la comía sin lavar en Mallorca para ahorrar agua en nuestro Palacio de Marivent. La pobre siempre fue algo tacaña. Así esta imputada no sé por qué. Supongo que por seguir casada con su Iñaki. Ningún juez se atrevería a molestar a una madre de familia divorciada.

 Volviendo a mis viajes por Bélgica y los países vecinos esán siendo muy relajantes. Todos me aplauden. Me siento feliz con tantos piropos de los súbditos europeos. Mi doncella Maripuri cree que debería pedir unas ayudas a los de Bruselas.

 -Le están dando más dinero a Polonia que a nosotros. Piense en los campesinos españoles, mi Reina.
 -Estoy pensando si me aguantarán las costuras del vestido, Maripuri. Felipe Varela cada vez me pone los hilos de peor calidad. Parece que compra las bobinas en los chinos.
 -No se vista ese abrigo blanco. En el 20 minutos dijeron que era igualito a un albornoz.
 -Fue un albornoz de Felipe VI antes de ser Rey de España. Yo reciclo mucha ropa, Maripuri. 
 -Pues no lo haga que la critican.

 Me critican por todo. Espero que no se fijen mucho en mis huesos. Estos días he adelgazado un poquito más. Estoy en la talla 32, pero nada de anorexias. Lo mío es una delgadez muy sana.

Saturday, November 08, 2014

Seguimos trabajando por España

  No quiero ni oír hablar de lo de Cristina. Nosotros tenemos nuestra vida y los Urdangarines sus problemas. Lo nuestro es seguir trabajando en la marca España. Ayer mismo fui a Portugal. Mi Felipe VI estuvo toda la mañana con sus audiencias en Palacio. Mis herederas estuvieron estudiando para estar a la altura de lo que los españoles esperan de ellas. Somos una familia normal con algún familiar corrupto. Como todas las familias, creo yo. En este país nuestro todos tenemos familiares en el paro y familiares algo corruptos. Lo dice mi doncella Maripuri.

 -¿Quién no roba en El Corte Inglés, mi Reina? Todos. Ves las cosas tan bonita y se te van las manos.
 -No me digas que has llevado algo sin pagar, Maripuri.
 -Me gusta más llevar cosas gratis de los Zara. Cuando estoy en una tienda de Amancio Ortega empiezo a pensar que su dueño es el hombre más rico de España y se me van las ganas de pasar por caja. Yo voy del probador a la calle con un pantalón nuevo debajo del pantalón viejo.

 Me escandalizo. Mi doncella me sigue contando todas las maneras de vivir gratis que se le ocurren. Desde marchar con la ropa sin pagar de las tiendas hasta no pasar por caja la compra de la carnicería del supermercado.

 -La carne está muy cara, mi Reina. Una se las tiene que ingeniar para comer un buen solomillo de cuando en cuando.
 -No le cuentes estos disparates a mis hijas -le pido.
 -La Princesa Leonor y la Infanta Sofía no necesitan conocimientos de picaresca, mi Reina. A ustedes les sobra el dinero.

 Yo no diría tanto. El dinero pronto se gasta. Empiezan a venir facturas y una se queda más escasa de cash que Carmen Lomana. Encima estamos casi en Navidad. Me han mandado un montón de catálogos con todo tipo de productos navideños. Iba a comprar unos polvorones, pero me contuve. No es cuestión de empezar a comer dulces y a engordar. Estoy a dieta. Estos días sólo como verduras hervidas con pescados a la plancha. Mi esfuerzo está siendo compensado. Con tanta dieta he conseguido enfundar un traje de chaqueta rojo que me vendió rebajado Felipe Varela. Era un saldo con una talla menos que la mía.

 Tengo, pues, muchas cosas en que pensar. Lo de mi cuñada Cristina no me quita el sueño. Ella y su Urdangarín son mayorcitos para defenderse en el juicio ese al que dicen que tendrán que ir.

Tarot gratis

AMAZON











My Blog List