Moda Letizia

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Friday, December 26, 2014

El Primer discurso de Nochebuena de Felipe VI gusta a los políticos

 Mi Felipe VI ha estado acertado en su Primer discurso de Nochebuena. Tanto el PP como el PSOE quedaron contentos y los demás partidos políticos no nos importan de momento. Ya nos preocuparemos de lo que piensan los de Podemos cuando consigan esos votos que les prometen las encuestas en las urnas. 

 Yo vi a mi marido muy bien en la tele. Se le veía un Rey seguro de lo que decía. No habló de su hermana Cristina porque no era cuestión de hablar mal de la familia. Además,  doña Sofía se disgustaría mucho si oyera como su hijo Rey ponía a caer de un burro a su hija todavía Infanta de España con derechos sucesorios.

 -Gracias -le dijo a su hijo cuando acabó el discurso.
 -¿Por qué, mamá?
 -Por no hablar de tu hermana Cristina, querido. Sería un escándalo si hubieras dicho que tiene que ir a la cárcel junto con su marido.

 Doña Sofía regresó para el Palacio viejo. Allí la esperaban sus hijas y su yerno Iñaki para comer los turrones en familia. No sé si estaba don Juan Carlos. Mi suegro come mucho fuera. Lo invitan los cocineros de los restaurantes caros y él no sabe decir que no.

 Leonor y Sofía querían ir a la casa de su abuela doña Sofía a comer los polvorones. Les dije que ni hablar. Estaban sus primos Urdangarines y no quería que les hiciesen fotos con mis Herederas.

 -Recordad, hijas mías, que estamos luchando contra la corrupción.
 -¿Robaron algo los primos, mami? -me preguntó Leonor.
 -No hablemos mal de la familia en Nochebuena, cariño.
 -La tía Cristina me prometió una Barby suiza, mami -me dijo Sofía.
 -Olvídate de esa Barby y recuerda que no podéis aceptar regalos de los tíos Urdangarines.

 Me resulta difícil explicarles a mis hijas que somos una familia dividida por la corrupción. Más difícil me resultará contarles algún día que sus tíos Cristina e Iñaki tendrán que ir a la cárcel. Mi doncella Maripuri me dice siempre que no les diga nada a mis Herederas.

 -Es mejor que se enteren por la prensa, mi Reina. 
 -No sé qué será mejor, Maripuri.
 -Hágame caso, mi Reina, y olvide estos días ese problema. Estamos en Navidad.

 Le hago caso y me pongo hasta las cejas de polvorones sin azúcar más duros que las piedras del jardín. Los de la Estepa han hecho este año unos polvorones sin azúcar horribles. Me pasó al turrón de chocolate barato. Me encanta el trufado. Está que me chupo los dedos. Lo mejor de estas fiestas son los dulces y ahora que ha pasado el día del Discurso, puedo saborearlos tranquilamente.

Friday, December 19, 2014

Nuestro primer 'christmas' como Reyes de España

 Finalmente hemos elegido como fotografía para nuestra primera felicitación navideña la foto del Día de la Coronación. Mi Felipe VI quería una postal navideña más religiosa. Yo me negué. No quería que nuestros súbditos ateos se sintieran descontentos.

 -Tus padres darán la postal religiosa, Felipe. Así contentaremos a todos.
 -Tienes razón, Leta. Como siempre.

 No se habló más. Lo importante es centrarse en el primer discurso de Nochebuena de mi Rey Felipe VI. Todos los días se lo hago ensayar. Tiene que verse seguro de lo que dice, creer todo lo que le he escrito en el papel que va a leer.

 -Debes hablar mucho del paro, Felipe. Los parados son votantes seguros de los de Podemos. Tienen que sentir por ti tanta simpatía como sienten por Pablo Iglesias.
 -¿Les prometo la renta de inserción básica?
 -No sería mala idea, cariño. La Monarquía debe apoyar a los pobres.

 Mi Felipe VI sabe lo que quiere su Pueblo. A esa renta e inserción básica se van a apuntar hasta los corruptos. En este país nuestro siempre se llevó lo de vivir sin trabajar. Pero se equivocan si piensan que voy a darles dinero por pobres. Los pondré a trabajar. Si quieren cobrar esos 246 euros, tendrán que limpiar aceras o fregotear en algún otro sitio. El dinero no cae de los árboles.

 Volviendo a lo de la postal, tuve que controlar que no se la envíasen al pequeño Nicolás. En este país nuestro cualquiera es espía del CNI. La seguridad es horrorosa. No me extrañaría nada ver un día a Paquirrín currando para el servicio secreto español.

Saturday, December 13, 2014

Preparando el discurso de Navidad de Felipe VI

 El discurso de Nochebuena de mi Felipe VI me está dando mucho trabajo. Como es el primero que da como Rey reinante tenemos que trabajarlo más. Lo escribimos, lo reescribimos, mi Felipe VI lo recita como la tabla de multiplicar y no me acaba de convencer. Le falta un punto. Por eso lo tengo encerrado en el despacho mejorando la entonación de las palabras acentuadas.

 Mientras tanto me dedico a hacer compras online. No puedo ir al Mercadona y me tengo que arreglar comparando por Internet turrones y dulces. Los polvorones están carísimos. Le tendré que decir a las niñas que son malos para la salud para que coman menos y así lleguen para todos. Mi doncella Maripuri me propuso comprar chocolate en vez de turrón.

 -He visto en el Gadis unas tabletas de chocolate relleno con trufa que parecen turrón de chocolate. Les sacamos el envoltorio y lo servimos en bandejas de plata en trocitos. Darán el pego, mi Reina.
 -Eso espero, Maripuri. ¿Y qué te parece si unto las magdalenas de marca blanca con nocilla? Parecerán pastelillos de chocolate.
 -Perfecto, mi Reina. Yo haré una tarta con un bizcocho de esos que venden a dos euros en el Gadis. Le pondré un relleno de natillas de marca blanca y lo cubriré por fuera de nocilla.
 -Esa tarta tuya no es nada sana, Maripuri.
 -Hay que echarle imaginación a la pobreza, mi Reina. La tarta de chocolate la serviremos en Nochebuena. Vienen los Urdangarines muertos de hambre de Suiza. La Nochebuena del año pasado acabaron ellos solos con todos los polvorones.
 -¿Vienen los Urdangarines, Maripuri?
 -Sí, mi Reina. Doña Sofía quiere reunir a toda la Familia.

 Se lo voy a contar a mi Felipe VI. Mi Rey dice que le da lo mismo. Nosotros cenaremos con las niñas en un salón aparte.

 -No me sentaré con Iñaki.
 -Entonces yo tampoco me sentaré con Cristina, Felipe.
 -Haz lo que quieras, Leta, pero recuerda que tenemos que apartarnos de los corruptos. Mira las invitaciones otra vez. No quiero que le manden invitación al Pequeño Nicolás.

 Vuelvo a mirar las invitaciones. Sólo nos falta que el Pequeño Nicolás cuelgue en su Facebook una foto con la familia de Felipe VI en Navidad. Mi Rey sigue trabajando en el discurso de Nochebuena. Me parece que le está saliendo algo largo. Dice que va a durar una hora entera.

Tuesday, December 09, 2014

Machismo en las Jefaturas de Estado

 Aquí me tienes todo un fin de semana en mi Palacio encerrada como cualquier esposa al uso mientras mi Felipe VI estuvo en México con otros Jefes de Estado. El machismo impera en las Jefaturas de Estado. El Presidente de México no quiso tenernos a las Primeras Damas cerca. Según mi doncella Maripuri fue porque tenían un batallón de Corinnas para divertirlos.

 -Los hombres son así, mi Reina. Pregúntele a su suegra. Doña Sofía sabe mucho de cuernos.
 -Felipe VI no se atreverá a serme infiel, Maripuri.
 -Es un hombre como todos, mi Reina. Los hombres son como los perros.
 -¡Maripuri!

 Empiezo a dudar. Le hago mil llamadas a mi Felipe VI. Nunca le perdonaría que me fuese infiel con una mexicana. Doña Sofía me dice lo mismo que mi doncella Maripuri.

 -Tienen otras, nuera. En México hay mujeres muy guapas.
 -¿Cómo va lo de su hija Cristina, Majestad?
 -Bastante mal. Quieren meter a su marido veinte años en una cárcel del Reino.
 -Saldrá viejo.
 -¡Y tan viejo! Iñaki saldrá cuando tenga nietos. Un horror. Cristina está furiosa. Yo le dije que se tomará el problema con paciencia. No debe olvidar que es una Infanta de España y que los españoles están acostumbrados a verla sonriente. Hay que reír hasta cuando tienes ganas de llorar.

 Eso es lo que más admiro de doña Sofía: su eterna sonrisa. Mi suegra es capaz de ver a don Juan Carlos besándose con Corinna y sonreír como si nada pasase.

 Mi Felipe VI regresó a casa sin manchas de carmín en la ropa. Creo que me ha sido fiel. Habría señoritas de compañía en esa Cumbre Iberoamericana, pero no lo tocaron. Felipe sabe que nunca aceptaría una cornamenta.

Thursday, December 04, 2014

El Retrato de La familia de Juan Carlos I

 Tiene razón mi doncella Maripuri cuando dice que España es el país de la corrupción y de los jetas. En Alemania no le hubiera permitido a ningún pintor que estuviera veinte años pintando la familia de un Jefe del Estado. Seguro que la señora Merkel lo echaba del país, igual que quiere echar a los parados extranjeros cuando llevan seis meses en el paro. El pintor dichoso se forró como se forran muchos espabilados.

 Doña Sofía está encantada con el cuadro. Se ve guapa y ve a don Juan Carlos como el hombre de sus sueños.

 -Estuvimos juntos en la presentación del cuadro, nuera -me dijo.
 -¿No andaba por allí Corina, suegra?
 -No la vi. Juanito nunca me haría tal feo. Creo que todavía me quiere algo. ¿Viste las fotos?
 -Sólo vi las del cuadro y me pareció horrible. No queiro que ese pintor me inmortalice en un lienzo. La Familia de Felipe VI ese hombre no la pinta.
 -Es muy mayor ya, nuera. No creo que Dios le dé otros veinte años para pintar un cuadro.

 Nosotros andamos por Alemania de viaje oficial. Nos recibieron los alemanes con los brazos abiertos. La señora Merkel no ofreció nada más bajar del avión un desayuno de magdalenas con chocolate caliente. 

 -Coma, Majestad -me dijo-. Está usted muy delgada.
 -Usted, en cambio, está perfecta, señora Merkel. 
 -Me sobran unos kilos, pero no me importa. Los modistos alemanes me hacen una ropa que no me aprieta nada.

 La señora Merkel es como una abuelita. Sonríe como el Papa Benedicto, con esa sonrisa de ratoncito que me pone de los nervios. Después del chocolate tuve que pedir una tila porque iba a morderla. Mi Felipe VI empezó a decirle que en España estamos haciendo muchos sacrificios económicos.

 -Ya no tenemos Seguridad Social Universal -le contó a la alemana.
 -Una buena medida, Majestad, pero deben ahorrar más. ¿Cuándo piensan eliminar los viajes del Imserso? También podrían implantar un copago en los colegios públicos y cobrar un canon a los peatones que gastan las aceras con sus zapatos baratos.

 Cuando llegué al hotel tuve que acosarme. Mi cabeza estallaba. Mi Felipe VI, en cambio, miraba las fotos que le había mandado su madre del retrato dichoso. 

 -No quitaron a Cristina, Leta. Le había dicho al pintor que no quería que mi hermana saliera en el retrato.
 -Tanto me da, Felipe. 
 -A mí no me da lo mismo. Estoy luchando en contra de la corrupción.

 Yo estaba luchando con mi dolor de cabeza. Mi doncella Maripuri me tuvo que preparar otras cinco tilas en el hornillo del salón de la suite. Hoy estoy mucho mejor. Volveré a poner mi abrigo rojo corto  y saldré a trabajar en esta Alemania que no me gusta nada.

Tarot gratis

AMAZON











My Blog List