Moda Letizia

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Sunday, May 29, 2016

Entre libros estoy en mi salsa

 El otro día fui a la Feria del Libro de Madrid. Estuve en mi salsa. Todos los libreros me regalaban libros, yo decía gracias y se los asaba a mis ayudantes. Mi doncella Mariuri no podía con tanto libro.

 -No acepte más, mi Reina -me suplicaba.
 -Coge y calla, Maripuri. No se le dice no a un regalo. 

 Me vinieron bien para rellenar un mueble que tenía en el salón con unos cacharros que me regaló doña Sofía. A mí no me gustan las artesanías indias.  Prefiero rellenar todos los muebles con libros. Te dan un toque muy chic. Las visitas entran en tu casa, miran tus libros y te llaman intelectual. 

 Casi todos los libros que me regalaron versaban sobre El Quijote. Está muy de actualidad la principal obra de Cervantes. Me lo regalaron en párrafos, en verso, en dibujos, es decir, en cómic. Mi Leonor quería leerlo en cómic. Le dije que no perdiera el tiempo.

 -Hija, en este país nadie lee El Quijote. Lees un resumen, haces el examen y apruebas. Todos mis compañeros de clase que leyeron ese dichoso libro suspendieron Literatura española. A los profesores les gusta que le cuentes el resumen.
 -Yo quiero leerlo -insistía mi Princesa de Asturias. 
 -No conseguirás acabarlo, cariño. Nadie lo consigue. Te entra el sueño cuando llegas a los molinos de viento y no te quedan ganas de más libro.

 Mi Sofía, en cambio, no estaba interesada en lecturas serias. Sólo lee el horóscopo. Es una niña preocupada por su futuro y por el de nuestros súbditos. Me preguntó si había visto en la Feria del Libro a Pablo Iglesias.

 -Su horóscopo de hoy no es bueno. Le da un mal día.
 -Creo que se equivocan los astros, amor. Al señor Iglesias le va muy bien desde que se juntó con los de Izquierda Unida. Las encuestas dicen que dará un sorpaso tan grande que ganará las elecciones. Como nos descuidemos sale de las urnas del 26 de junio convertido en Rey de las Españas.
 -¿Destronará a papá?
 -No nos pongamos trágicas, amor.

 Las niñas son muy profundas. No tienen edad para pensar en sus futuros, pero lo hacen. A Leonor le preocupa mucho no ser Reina de España cuando le toque.

 -¿Qué haré si no soy Reina? -me pregunta.
 -Trabajar, hija.
 -Puede ser la nueva Reina del Corazón, mi Reina -sugiere mi doncella Maripuri-.  Isabel Preysler todavía no tiene heredera en las revistas de evasión.
 -No hablemos del futuro, Maripuri -le pido-. Hoy tenemos que colocar los libros que me regalaron. ¿Crees que llegarán para cubrir todos los huecos de las estanterías?
 -Déjelo en mis manos, mi Reina. Usted piense que mañana es el Día de las Fuerzas Armadas y debe ponerse guapa. Los militares deben estar orgullosos de su Reina.

 Así lo hice. Me puse a pensar en soldados, generales, misiles y cañones. Acabé con una pesadilla horrible. Mi Felipe VI despertó con mis gritos.

 -¿Qué te pasa, Leta?
 -Estaba soñando con la guerra, cariño. 
 -Es el Día de las Fuerzas Armadas, Leta, no el día de la guerra. Debiste estar leyendo antes de acostarte algún libro de terror.

  El único libro de terror que había pasado por mis manos había sido El Quijote. No se lo dije para no discutir. Me fui a desayunar. Un buen desayuno te hace olvidar los miedos. Me puse de magdalenas hasta las cejas. Estaban ricas. Después seguí con las patatas fritas de paquete. También estaban sabrosas. Tiene razón mi doncella Maripuri cuando dice que los alimentos listos para comer de los supermercados son adictivos. Seguro que el nuevo Gobierno, si es de izquierdas, acaba prohibiendo sus adictivos.

 

Monday, May 23, 2016

Doce años de casados

 Nos fuimos al fútbol para celebrar nuestros doce años de casados en feliz matrimonio católico. Mi Felipe VI iba por obligación y yo porque me apetecía que me aplaudieran. En el fútbol son muy monárquicos. Los del Barça también. Se me acercó Piqué con uno de sus hijos en brazos y el crío me llamó Reina sin pensarlo dos veces.

 -Está empezando a hablar -me dijo Piqué.
 -Ya veo.
 -Sólo dice Reina y mamá.
 
 No pudimos seguir hablando. Cuando le iba a preguntar por Shakira, lo empujaron hacia mi Felipe VI. Sus compañeros tenían prisa por ir de fiesta lejos de Madrid. Creo que regresaban a Barcelona con los de las banderas esteladas. No les pregunté. Yo había ido a lucirme, a hacer país, Monarquía; sólo a eso.

 Después del fútbol nos fuimos a cenar en pareja. Mi Felipe VI quería ir a Lucio, pero no está nuestra economía para tanto gasto. Tuvo que contentarse con la paella que nos preparó mi doncella Maripuri. Estaba rica. Maripuri hace unos arroces que te chupas los dedos.

 -Somos felices, Leta -decía mi Felipe VI mientras comía las cigalas congeladas de la paella. 
 -Podemos ser más felices, amor.
 -¿Cómo?
 -Teniendo más dinero. 
 -Te estás volviendo capitalista, Leta.
 -No, mi amor. Soy realista. Las pensiones de la Seguridad Social son muy pequeñas y hay que ahorrar para la vejez. No quiero ser una vieja pobre cuando me toque ser vieja.
 -En eso hoy no toca pensar, Leta.

 Los hombres son muy románticos. Dejé que mirara las estrellas y que soñara. Hablaba de tener nietos y de esas chorradas que dicen los hombres casados cuando han pasado a tu lado más de diez años.

 -Nuestras hijas son todavía pequeñas, amor.
 -La Princesa de Asturias se puede casar con uno de los hijos de los Reyes de los Belgas. Tenemos dos países parecidos.
 -¿Parecidos?
 -Sí, Leta. Bélgica es un país sin Gobierno. Igual que España.

 Acabamos hablando del dichoso Gobierno. Me aburre el tema. Quedé dormida y desperté en los brazos de mi Felipe VI. Me llevaba para nuestra cama. Seguí haciéndome la dormida. No me va mucho el sexo. Prefiero los amores puros, más platónicos. El amor si lo usas mucho se te acaba.

 Hoy los periódicos sólo hablan de la guerra de las banderas en la Final de la Copa del Rey. Mi doncella Maripuri me pregunta si llevé la bandera pirata.

 -Se la había metido en el maletero del coche, mi Reina.
 -¡Menos mal que nadie la vio! Nos podría haber costado el cargo de Reyes de España.
 -Es una bandera muy bonita, mi Reina.
 -Prefiero la bandera de España.
 -¿Cuál? ¿La de la República? ¿La de los aguiluchos? 
 -¡Maripuri! Nuestra bandera es la constitucional. 

 Mis hijas regresan del colegio. Quieren saber si es cierto que los Urdangarines van a vivir a Portugal.

 -En el colegio las niñas decían que nuestra tía Cristina compró un palacio en Lisboa -dice Leonor.
 -No hagas caso a los chismes, cariño.
 -Creo que son ciertos esos chismes, mamá.
 -Mejor no hablamos de tus tíos, cielo.
 -¿Cómo fue el fútbol, ayer? -me pregunta Sofía-. ¿Os abuchearon mucho los catalanes?
 -De eso tampoco hablamos, cariño. Prefiero hablar de vuestros deberes. 

 Mis hijas dicen que mejor no hablamos de nada. Meriendan en silencio. Tomo mi café en silencio. Esta es la casa de los silencios. Hasta los perros están en silencio en su perrera del jardín. Me asomo a la ventana y casi grito al ver que están jugando con la bandera pirata. Mi doncella Maripuri debió dársela. Está cansada de que pierdan las pelotas por el jardín.
 

Sunday, May 15, 2016

No estamos en crisis

 Estoy que no respiro por culpa del dichoso incendio de Seseña. Estuve toda la noche con el vicks vaporub. Me untaba la nariz y mi Felipe VI estornudaba.

 -No se puede dormir a tu lado -me dijo.
 -Pues no duermas.
 -Necesito descansar por el bien de España.
 -Deja de hablar de la otra, anda.
 -Estoy hablando de la Patria.

 Acabé echándolo para el sofá de la sala. Su españolitis me mataba. Seguí con el vicks vaporub. ¡Diez tarros gasté! Menos mal que me los paga la Seguridad Social. También me paga la tila de farmacia que suelo comprar para calmar mis nervios. Hay muchas cosas que me ponen de los nervios, una de ellas es que digan que mi Felipe VI y servidora estamos pasando por una crisis matrimonial. No hay tal cosa. Sólo discutimos por España. 

 A mi Felipe VI le da miedo Pablo Iglesias. Dice que puede acabar con la Monarquía. No lo creo. Pablo es un buen chico. Siempre que viene por aquí nos trae un regalo. El otro día traía unos dulces que había hecho la alcaldesa de Madrid para nosotros.

 -Tienen miel, azúcar y mantequilla de cabra -me dijo.
 -Ponlos por ahí. Se los daremos a los perros. Nosotros no tomamos azúcar.
 -Yo también defiendo a los animales.
 -¿Qué quieres Pablo? -le pregunté.
 -Vengo a deciros que seré el próximo Presidente del Gobierno de España y que Pedro Sánchez será mi Vicepresidente.
 -Gracias por la información.

 No quise quitarle la ilusión. La ilusión se la quitarán las urnas, o no; nunca se sabe. De momento, este país nuestro sigue sin Gobierno electo. Vamos tirando con ese Gobierno en funciones de Rajoy. Mi doncella Maripuri dice que es lo mejor que nos puede pasar.

 -Mientras no haya Gobierno no se pueden subir los impuestos, mi Reina. Sigamos así.
 -Sabes que no es posible, Maripuri.
 -Pare las elecciones, mi Reina. Usted puede hacerlo.

 No pretendo tal cosa. Eso sí que me pondría en crisis matrimonial con mi Felipe VI. Un día me dijo que sólo me dejaría si me volviera anarquista.

 -Debes ser monárquica, Leta.
 -Lo seré mientras sea Reina de España -le prometí.

 Estoy cumpliendo mi promesa. Esto es lo que deberían publicar los periódicos extranjeros. Es horrible que digan mentiras sobre mi matrimonio. Somos una pareja enamorada que lucha por un país sin Gobierno mientras cría y educa a una Princesa de Asturias y a una Infanta de España.

Thursday, May 05, 2016

Mis hijas en el fútbol

 Seguimos de noches de fútbol. Mi Felipe VI está buscando monárquicos y no se le ocurrió mejor sitio para encontrar fans que en los campos de fútbol del Reino. Ayer llevó a la pequeña Sofía a aplaudir al Atlético de Madrid. Yo quería que llevara a las dos niñas, pero dijo que con una tenía suficiente. Es de los padres que lleva a las niñas al fútbol de una en una para que nos e le peleen. No creo que fuera para tanto. A mis hijas les gustan los futbolistas, no el fútbol.  Lo mismo me pasaba a mí a su edad.

 Cuando eres niña sólo piensas en forrar las carpetas con fotos de chicos guapos y famosos. No es que los futbolistas sean muy guapos en general, pero son millonarios. Sólo por sus millones vale la pena forrar la libreta de matemáticas con sus imágenes. Mi doncella Maripuri opina lo mismo. 

 -Yo me casaría con  Cristiano Ronaldo, mi Reina, aunque no me gusta. Es un hombre que te quita de pobre. No tendría que mirar los precios en el supermercado.
 -Tampoco en las tiendas de ropa, Maripuri. Ese hombre está forrado.
 -Usted no deje a Felipe VI, mi Reina. No haga como hizo Mar Flores. ¿Sabe que anda liada con un colombiano rico? Me lo contaron los espías del Reino.
 -Pensé que nuestros espías se dedicaban a otro tipo de espionaje.
 -No, mi Reina. A los espías les gustan mucho las famosas.

 Mi cabeza da vueltas. El país sin Gobierno y los espías espiando a Mar Flores. Tendría que decirle a mi Felipe VI que hiciera algo, pero mejor no lo molesto. Parece que sólo le preocupa el éxito de los equipos de fútbol españoles. Es como todos los hombres españoles: mucho fútbol y poca cabeza.

 Mi Felipe VI pasa tanto de la política que tengo que atender yo las llamadas de Pablo Iglesias. Llama todos los días. El otro día me dijo que Pedro Sánchez sería su vicepresidente.

 -No hagas las cuentas de la vieja, querido Pablo -le aconsejé-. No suelen dar resultado.
 -Yo ganaré las elecciones.
 -Estoy hablando en serio.
 -Yo también, Pablito, querido.

 Colgó enfadado. Me recuerda a Jaime Peñafiel: siempre se enfadan, pero siempre vuelven a llamar. Peñafiel no está llamando mucho últimamente. Creo que trabaja a destajo. Es un capitalista. Cobra pensión de la Seguridad social y sueldo de "El Mundo".
 
 Mi pequeña Sofía no regresó muy contenta del fútbol. Se encerró en su cuarto y se puso a leer el cuento de Caperucita.

 -¿Qué haces, hija? Ese cuento lo sabes de memoria.
 -Soy fan del lobo.
 -Hija, a ti el fútbol te afecta a las entendederas.
 -Estoy cuerda, mamá. 
 -Espero que no acabes como Juana la Loca.
 -Todavía no encontré a mi Felipe el Hermoso.
 -¡Sofía!
 -Ni creo que lo encuentre entre tanto futbolista. Todos querían darme besos y a mí no me gusta que me besen. Prefiero dar la mano.

 Mi Sofía me está saliendo rarita. Dice mi suegra que se parece a mi cuñada Cristina. Yo la veo más parecida a ella. Es como doña Sofía en gustos. Hasta le gusta la música clásica. Quiere que se la pongamos para dormir.

Tarot gratis

AMAZON











My Blog List