Moda Letizia

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Wednesday, September 26, 2007

Campaña antimonárquica



Mi Felipín me dio un susto de muerte el otro día. Quería dimitir de Heredero.

-Yo me voy, Leta. Marchamos para Estados Unidos. Este país no me quiere.
-Pues yo de aquí no me muevo aunque no te quieran. Mi meta es ser la Reina de España.
-Voy a abdicar en Leonor.
-¿A abdicar de qué? Es tu padre, el Rey, el que tiene que abdicar, chaval.

Maripuri asomó su rubia cabeza para reñirme por llamarle a mi Felipín chaval. Quiere que hable como un miembro de la Real Academia. Mi doncella no entiende que mi misión es darle brillo y esplendor a la Corona, no al vocabulario.

Quien no le da mucho brillo a la institución monárquica es la niñera Rafaela. Anda por Cataluña quemando fotografías de Sus Majestades. Y no es la única traidora de Palacio, también el peluquero Hernán toma posiciones para sacar tajada de la III República.

-Los de "el país" me contrataron para escribir artículos cuando leyeron en mi currículum vitae "peluquero oficial de doña Letizia de España".
-¿Cuánto te pagan, Hernán? -le preguntó mi Felipín.
-Poquito, Alteza. Si vos no me pagáis, no llego a fin de mes.

Mi Felipín se derrumba en el sillón ikea. Nunca lo vi tan deprimido. Ni siquiera cuando le negaba mi mano, antes de la petición de boda, era tan pesimista.

-La Monarquía se acaba, Leta. Elena y Cristina tampoco quieren ser las Herederas. No resisten un país que nos hace vudú.
-¿Vudú? ¡Maripuri! Mira en esas cartas tuyas si estamos embrujados.
-Yo no hago magia negra.
-¡Mira en el tarot si nos clavan alfileres!

Mi doncella corre a esconderse en la cocina. Si algún día vienen los republicanos con la guillotina a La Zarzuela, Maripuri pedirá como último deseo un trozo de tortilla española.

Yo, en cambio, no tengo últimos deseos. Mi único deseo es ser la Reina. Y lo seré por muchas fotografías que quemen.

Friday, September 21, 2007

Mi niña Sofía ante la Virgen



Tuve que llevar a Sofía a la Virgen de Atocha porque es una Infanta. Si fuera sólo una niña madrileña llegaba con el bautizo, pero una Heredera del heredero necesita visitar a la Virgen para tener suerte.

Maripuri quería que la lleváramos al Cristo de Medinaceli.

-Es muy milagrero, mi Princesa -insistía machaconamente.
-¡Maripuri! Mi niña Sofía no necesita ningún milagro.
-En la bandeja española me sale Sofía besándole los pies al Cristo de Medinaceli.
-No será hoy cuando lo haga.

Mi niña Sofía no tuvo tiempo para dar besos. Su padre tenía tanto miedo de que aparecieran los republicanos, que todo tuvo que ser deprisa.

-Acabe, monseñor -le decía mi Felipín a Rouco -, un padrenuestro es suficiente.
-Voy a rezar el avemaría, Alteza.
-Usted no empiece el rosario, monseñor, que es muy largo y andan cerca los republicanos.

Tampoco dejó que le quitarán suficientes fotos a nuestra segunda hija.

-Vamos, Leta. Cuantas menos fotos mejor, que después las queman.
-¡Dejanos posar!
-Leta, por favor. Vamos, cariño.

Llegamos a La Zarzuela antes de que doña Sofía regresara del zoo.

-¿Ya están aquí, mi Princesa? ¿Cómo se portó la niña? -preguntó mi doncella.
-No hubo tiempo para que llorara. Fue ver la Virgen y marchar porque éste pensaba que llegaban los republicanos quemando fotografías.
-No me llames éste, Leta. El protocolo dice que me tienes que llamar "el Príncipe y yo" -dijo mi Felipín.

Por una vez obedecí a mi esposo el Príncipe. Cuando regresó doña Sofía de visitar los osos que le regalaron los chinos le dije:

-Señora, el Príncipe y yo le quitamos pocas fotografías a su nieta tocaya para que no las quemen los republicanos.
-¿Fuiste con este vestido, Letizia? Es el mismo vestido del bautizo.
-El Príncipe y yo estamos apretando el cinturón porque va a subir el pan.
-Pobres gentes. El pan es un producto de primera necesidad. Menos mal que el Presidente les va a dar un cheque a los jóvenes para el alquiler.

Corrí a informarme y era cierto. ZP les va a dar dinero a los jóvenes para el alquiler. Mi servicio doméstico fue en manifestación a pedir sus cheques. Regresaron con las manos vacías.

-ZP no paga hasta que gane las elecciones, mi Princesa, pero fue generoso. Nos animó mucho -dijo mi doncella-. Al peluquero Hernán le prometió una peluquería en el barrio de Salamanca, a la niñera Rafaela una plaza de catedrática en la Complutense, al jardinero Jordi una floristería en la Rozas, a la cocinera Ángela la va a nombrar dueña del restaurante Lucio, a mí me nombrará Defensora del Pueblo. ¿Y sabe usted que también se acordó del contable Juan?
-No me hables de aquel espía.
-Juan el Fantasma se parecía mucho al amor de mi vida.

¿Cómo será el amor de la vida de Maripuri? No me lo imagino. Mi doncella tira las cartas.

-¿Quién sería el contable Juan, mi Princesa?
-Era un fantasma, Maripuri, no le des más vueltas.

Maripuri sigue barajando sus cartas. En el hilo musical de Palacio suena "un ramito de violetas" de Cecilia. Mi doncella sonríe, piensa en el amor de su vida. Yo pienso en mi futuro reinado.

Tuesday, September 18, 2007

Mi cumpleaños



Jaime Peñafiel lleva cinco días telefoneando para interesarse por mi salud mental. Según él, una mujer que en cinco años se ha casado, divorciado, vuelto a casar y parido dos Infantas, si no se vuelve loca es porque tiene la cabeza muy bien amueblada.

-Los muebles los tengo en casa, no en la cabeza -le dije.
-¿Eres tú, Letizia? ¿Cómo pasaste el día de tu cumpleaños? ¿Te regaló algo el Rey? -preguntó Peñafiel antes de que le colgará.

-¿Qué me iba a regalar el Rey? Me regaló en su día al hijo y le parece mucho regalo. Siempre se arrepintió de no haberse opuesto a mi matrimonio con el Príncipe.

Hablando de regalos el peor fue el de doña Sofía. Me endosó a su peluquero, un argentino que me va a volver loca. Nada más verme quería cortarme el pelo.

-El pelo cortito vos quedará bien, Alteza. Dejará la nariz romana más visible en las fotografías.
-Mi nariz es española.
-Por supuesto, Princesa. Tenéis una nariz española con estilo romano.

Acabé peinándome yo. El dichoso peluquero anda detrás de mi doncella Maripuri. Quiere casarse con ella para obtener la nacionalidad española.

-Nunca me casaré con un peluquero, mi Princesa. Lo dicen mis cartas -me confesó Maripuri.
-¿Dicen que seré reina pronto?
-Aquí me salé que el Rey morirá con las botas puestas.
-¿Va a morir Su Majestad en una cacería? En otro sitio no pone botas.
-No piense en entierros el día de su 35 cumpleaños, mi Princesa.

Maripuri no me entiende. Quiero ser la Reina de los españoles y veo escapara la Corona. Su Majestad no es bien recibido allá por donde va. Doña Sofía también ve venir los malos tiempos.

-No tengáis más hijos, Letizia. Para mantener dos hijas Infantas se necesita mucho dinero, y Felipe nunca trabajó fuera de la Casa Real.
-Yo quiero un hermanito -dijo mi niña Leonor.

Me hice cruces. Mi hija necesita inmediatamente clases de Educación para la Ciudadanía. ¿No le han explicado en la guardería que un hermano varón la deshereda?
Llamé a la directora. Así era. La Ciudadanía era materia del tercer trimestre.

-A la infanta Leonor hay que darle clases de Constitución todos los días. Leale el Título II antes de la siesta.
-No tiene siesta, Alteza. A esa hora viene un tal peluquero Hernán y le hace un peinado con chichos.

El peluquero Hernán es el argentino que me va a volver loca. Doña Sofía pudo conservarlo para ella solita. Mis niñas y yo nos arreglamos muy bien sin sus peinados. Se lo dije otra vez hoy mismo.

-Si se hubiera dejado cortar la melenita, España hubiera ganado el europeo de baloncesto. Pau Gasol se distraía con su melena, Alteza.
-Pudiste rapara a Zapatero que es el gafe.
-Voy a llamarlo, Alteza. Quiero decirle que ya he llegado al país de los gallegos.

Otro más que necesita Educación para la Ciudadanía. No sabe que en España hay españoles que no son gallegos. ZP tiene mucha razón al imponer esa asignatura tan necesaria en este país nuestro.

Friday, September 14, 2007

¿Casas adosadas por divorcio?



Doña Sofía está muy preocupada por los rumores de divorcio de la infanta Elena y Marichalar. A mí no me cuenta sus preocupaciones porque el divorcio de una hija no se comenta con la nuera. Para ese tipo de confidencias, cree doña Sofía, que mi Felipín la entiende mejor.

-No te estamos marginando, Leta -me explica mi Felipín cuando sale de las habitaciones privadas de la Reina-. Preferimos no preocuparte.

Yo quedo tranquila hasta que la niñera Rafaela me informa de los chismes de Palacio.

-Van a construir otro palacio, ciudadana Leti. Tendrás de vecina a tu cuñada.
-¿Cómo?
-Comiendo. La ciudadana Elena quiere un palacio adosado al tuyo porque es la zona más soleada del solar de La Zarzuela.

¿Y decía mi Felipín que no me preocupara? Fui a su despacho y le dije que eso de adosarme a su hermana nada de nada. Yo me casé con un Príncipe con palacio unifamiliar, no con el propietario del adosado de la izquierda.

-Todavía está el divorcio en el aire, Leta. Su Majestad no quiere que Elena abandone a Marichalar.
-Yo tampoco. ¿Cómo voy a vivir con tu hermana de vecina?
-Si deja a Marichalar, le tenemos que acoger, Leta.
-Pero, ¿lo deja o no lo deja?

Mi Felipín no salía de la hipótesis. Sus argumentos empezaban en el "si Elena se divorcia" y quedaban ahí. Tuve que recurrir a las cartas de Maripuri.

-Confíe en el tarot, mi Princesa. Aquí sale un matrimonio católico tradicional.
-¿No hay divorcio?
-No, mi Princesa. Lo que hay son cuernos, muchos cuernos. Marichalar tiene un rollito con Naty Abascal. Parece que adoptan un niño ruso... Sí, aquí aparecen con un precioso niño rubio de la mano. Y Elena se enamora de un jugador de baloncesto.
-Déjalo, Maripuri. Eres peor que María Teresa Campos. Inventas que da gusto.
-María Teresa no inventó nada, mi Princesa. Toda España sabe que la infanta Elena y Marichalar están en crisis.

Yo no sé lo que sabe España; sé que mi Felipín y servidora vamos a tener una seria crisis sin cuernos si a Elena Su Majestad le construye un adosado a mi casa. Una Princesa no puede vivir adosada a una Infanta.

Hablando de crisis de otro tipo, quien está baja de moral es doña Sofía. Lo de Elena y Marichalar se ha unido a sus fotos de joven reina quemadas en Gerona.

-Si al menos hubieran quemado las fotos del bañador o las del beso que me dio el Rey este verano en Mallorca.
-¿Cómo van a quemar el amor, Señora? Un beso vale más que una corona.

Doña Sofía gimotea. Yo intento llorar también, pero hoy no me salen las lágrimas. ¿Cómo harán las actrices para llorar cuando el guión lo exige?

Monday, September 10, 2007

Mi niña Leonor va a la guardería



Gracias a Dios, Leonor va muy contenta a la guardería. La tratan bien. Sus compañeros le hacen la correspondiente reverencia cunado entra en clase, mucho mejor que sus primos Borbones, y las señoritas son muy amables.

-Creo que va a aprobar todo -me dijo la directora el primer día.
-Más le vale. Si no es así, su marido el capitán de la Guardia Real ya puede darse por despedido.
-Mi marido no es militar, Alteza. Los militares son los padres de los alumnos.
-Dígales que si le pagan a Leonor echamos al ejército del país.

La directora quedó pensando. Parece un poco tonta. No se puede comparar con mi servicio doméstico, mucho más despierto y eficaz.

Maripuri, por ejemplo, además de hacer las tareas que le marca el convenio colectivo, me lee el futuro en sus cartas.

-¡Ay, mi Princesa! Estoy viendo la reencarnación de Isabel II en la infanta Leonor.
-¿Cómo va a reencarnarse la reina de Inglaterra antes de morir en mi hija ya nacida, Maripuri?
-Me refiero a Isabel II de España, hija de Fernando VI, madre de Alfonso XII y abuela de Alfonso XIII.
-Ah... bueno. Recuerdo que era una señora muy simpática.
-A Leonor le van a gustar mucho los hombres, mi Princesa.
-Mejor, Maripuri. La Corona no puede permitirse una infanta lesbiana.
-No diga eso, mi Princesa, que la pueden denunciar por homofobia.

Mi doncella de leyes sabe poco. A mí no me puede denunciar nadie aunque diga o haga la peor barbaridad que se le haya ocurrido a una princesa. Lo dicen la Constitución y el Código Penal. Por eso practico la caza en mi tiempo libre.

Mi Felipín y yo vamos por los montes de España dando tiros.

-Ya lo sabe Peñafiel, Leta -dijo mi marido el Príncipe la última vez que practicamos el noble deporte de la caza mayor.
-No le hagas caso a ese hombre aburrido, Felipe. Si le hacemos caso sólo jugaríamos al parchis sin hacer ruido.

Maripuri tampoco quiere que cace. Es tan católica seguidora de Cristo que se empeña en enterrar los conejos que cazamos.

-Necesitan descansar en paz, mi Princesa. Deje que los entierre y les rece un padrenuestro.
-Como quieras, Maripuri.
-Voy a rezar por el futuro de Leonor también. No quiero que salga cazadora como usted y el Príncipe, y me temo que está aprendiendo esas malas costumbres en la guardería.
-Si lo dices porque sus compañeros son hijos de hombres de armas...
-No, mi Princesa, lo digo porque cuando ve el perrito de doña Sofía le dice pim pam pum.

Es imposible hablar con una detractora de la caza mayor. Por mucho que le expliques que no les disparamos a los perros, no lo entiende. Para Maripuri el que caza jabalíes, saca la escopeta cuando ve un perro y le pega un tiro.

Tuesday, September 04, 2007

¡Esperad a que sea reina!

 
 
 Soy la princesa más guapa del mundo mundial. Mis súbditos han sido muy afortunados, y lo siguen siendo, con mi presencia en actos oficiales y oficiosos. Sólo hay que echarle un vistazo a mis fotos en el cumpleaños de Guillermo de Holanda para darse cuenta.
 
 -Estaba guapa, mi Princesa -me dijo Maripuri cuando le enseñé las fotografías.
 -¿Crees que me iría bien un vestido de este estilo para el día de mi coronación como Reina de España?
 -¿Ya hay fecha, mi Princesa?
 -Si no la hay, la habrá.
 
 Mi doncella consultó sus cartas. En el tarot no aparecía la fecha. Bueno, tampoco aparecen en las cartas de Maripuri los números de la primitiva.
 
 Lo cierto es que huelo próxima la abdicación de Su Majestad. Nuestro Rey nombró un interventor de cuentas. Ése es un indicio de cambio.
 
 Mi Felipín, igual que Maripuri, no cree en una abdicación próxima.
 
 -Oscar es cazador de elefantes, Leta. Papá lo nombró interventor para llevar la contabilidad de sus cacerías.
 -Por mí como si caza tigres. Lo importante es el oficio, no el hobby. Y de oficio es funcionario de las cuentas.
 -Está jubilado.
 -Mejor, amor. Así lo puedes despedir cuando seas rey.
 
 No entiendo a mi Felipín. Yo me muero por ser la Reina de los españoles y él no tiene prisa. Necesito reinar, arreglar este país que tanto me necesita. Hace unos días me llamó el señor Lejarza quejándose de la falta de servicios públicos en los márgenes de las autopistas de mi Reino. ¿No es esa una necesidad que requiere una Reina que tome medidas?
 
 Le dije a ZP que había que poner wateres en la red de carreteras estatales.
 
 -Voy a aumentar las pensiones de las viudas con hijos.
 -Te estoy hablando de servicios públicos, José Luis.
 -Voy a incrementar las pensiones más bajas, Alteza.
 -Pues aunque les pagues más al personal seguirán meando.
 -Voy a ganar las próximas elecciones, Alteza.
 
 Tuve que dejarlo. No hay manera de hablar con un político con síndrome preelectoral.
 
 Me acerqué al despacho de Su Majestad para tratar el tema de los servicios públicos en las autopistas.
 
 -No moleste a Su Majestad -me dijo el interventor Oscar.
 -Soy su nuera.
 -Su Majestad no puede recibirla.
 -¡Te vas a enterar cuando sea la Reina de España!
 -Alteza...
 -Serás el primer despedido.
 -Estoy jubilado.
 -No te daré la pensión.
 -Princesa...
 
 Callé porque venía doña Sofía a darme una lección de profesionalidad. Yo no necesito lecciones, pero ella insiste. Que esperen a que sea la Reina. Sí, que esperen...



Sé un Mejor Amante del Cine
¿Quieres saber cómo? ¡Deja que otras personas te ayuden! .

Tarot gratis

AMAZON











My Blog List

  • Mis botas caras - En McCreedy and Schreiber tienen el surtido de botas más amplio de toda Nueva York. También tienen los precios más caros. Yo siempre voy a esta zapate...
    6 days ago
  • La casa de papel - http://www.atresplayer.com/television/series/la-casa-de-papel/temporada-1/capitulo-6-captulo_2017060400225.html ATRESPLAYER - Volver a ver vídeos de La ...
    2 weeks ago