Moda Letizia

ADPV

JUEGA AQUÍ CON VENTURA 24




El gordo 728x90.gif



Wednesday, March 25, 2015

Sin fiesta en Francia

 Nuestra visita a Francia quedó en nada por culpa del dichoso accidente aéreo. Pero no quiero hablar de penas. Una está aquí para reír, no para llorar. Como dice mi doncella Maripuri, hay que tirar para adelante y más en esta España del PP llena de recortes y de dramas económicos.

 Afortunadamente, en Andalucía no votaron a los populares. Susana Díaz no será gran cosa como gobernante, pero mejor que Rajoy sí es. Por lo menos le da alguna ayuda a la gente pobre. La última vez que nos vimos me contó que pensaba seguir pagando ese subsidio agrario que le proporciona tantos seguidores al PSOE.

 -Nosotros apoyamos a los jornaleros, Majestad -me dijo.
 -¿Le dan trabajo?
 -El trabajo se lo dan los de la Casa de Alba y otras familias con tierras. Nosotros le damos subsidios para que puedan comer cuando no tienen trabajo en los campos.

 No sé si ahora la Casa de Alba contratará mucho. Por lo que dicen las revistas andan peleándose por la herencia de doña Cayetana. El nuevo duque de Alba no quiere darles ayudas a sus hermanos pobres. Supongo que tendrá que darle subsidios Susana Díaz igual que a los andaluces que los necesitan para poder llenar la despensa.

 Como decía, regresamos a Madrid. Ahora estoy en mi Palacio con todos los vestidos que me quedaron sin estrenar. Me los había hecho Felipe Varela para que los estrenara en las fiestas que me iban a hacer los franceses. Mi doncella Maripuri dice que puedo estrenarlos en el Mercadona.

 -Yo al Mercadona voy en vaqueros, Maripuri.
 -Puede llevar un Felipe Varela, mi Reina. Destacaría usted en medio de tanta ama de casa en vaqueros.
 -Peñafiel me criticaría a más no poder.
 -No se preocupe usted por las críticas, mi Reina. 

 Me empiezo a preocupar de verdad cuando abro la revista Vanity Fair y veo lo de la crisis pasada con mi Felipe VI.  Son unos chismosos. Espero que haya vendido bien la revista.

Wednesday, March 18, 2015

Han encontrado a Cervantes muerto

 Ayer fue un día para que se recuerde en los manuales de Historia: encontraron a Cervantes muerto en un convento de unas monjas que viven apartadas de los pecados de este mundo. Nos llamaron a Palacio para darnos la nueva. Yo pensaba que el autor de El Quijote llevaba 400 años muerto y enterrado. Así se lo dije al Presidente del Gobierno.

 -No sabían donde lo habían enterrado, Majestad -me dijo don Mariano.
 -¿Y ahora lo saben?
 -El cadáver tiene seis dientes.
 
 Mi doncella Maripuri me informó de que también habían hallado los restos de la esposa del escritor. Le pregunté cuantos dientes tenía la señora.

 -No dijeron nada de la dentadura de la tal Catalina de Salazar y Palacios.
 -¿Y cómo saben que es la esposa de Cervantes?
 -Creo que en aquellos años enterraban juntos a los matrimonios.

 Todo cuadra. Estos investigadores tan listos que tenemos en mi Reino han encontrado un muerto antiguo que se llama Miguel de Cervantes. Ahora, además de peregrinar a Santiago de Compostela, habrá que ir al convento de esas monjas que tenemos encerradas en Madrid. Ya me imaginó haciéndole una ofrenda al héroe de Lepanto cada año.

 Mis Herederas también andan de los nervios con el hallazgo del Cervantes muerto. En su colegio no se habla de otra cosa. Mi Leonor está tan impresionada que quiere empezar a leer El Quijote antes de que le toque.

 -No puedo esperar más, mami -me dice-. Tengo que leer el libro más importante de nuestra literatura.
 -Pues empieza, hija. Ya lo dejarás cuando te aburras.
 -Yo termino todo lo que empiezo.

 Ahí la tengo sentada en la biblioteca de Palacio con el grueso libro sobre sus rodillas. Espero que no le rompa una pierna el tocho. Su hermana Sofía no se aparta del televisor. Piensa que nos van a traer al muerto para que lo enterremos en el jardín de nuestro Palacio. 

 -Lo van a llevar para un cementerio, hija.
 -No, mami. La monjas del convento lo quieren en su iglesia y allí se lo dejan.

 Quedo a cuadros. Mis hijas están más informadas que yo. También quedo a cuadros por ese entierro que le quieren hacer a don Miguel dentro de una iglesia. Con razón mi doncella Maripuri se niega a pisar un templo. Eso de ir a la misa y saber que tienes un muerto escuchando los rezos como que asusta.

Sunday, March 15, 2015

Mi estilo de Reina moderna

 Estoy marcando estilo. Lo dice todo el mundo. Las blogeras de moda hablan de mí todos los días y dicen que soy una Reina moderna. Debían pensar que me iba a vestir con el estilo de madre antigua de doña Sofía. Yo soy una Reina sencilla, pero elegante.

 El otro día en el Palacio Real el personal miraba más para mí que para la orquesta. Me sentí algo así como la diosa del Universo. Mi Felipe VI no se daba cuenta de nada porque venía cansado de esquiar con sus amigos. Yo no fui a esuiar. Tampoco deje que fueran mis herederas. Sólo faltaba que una de mis preciosidades rubias acabara en el Hospital con una pierna rota.

 -¿Te gusta la música, Leta? -me preguntó mi Felipe VI cuando aquello tocaba casi a su fin.
 -¿Va a salir Sabina?
 -Esto es música clásica, Leta.
 -A mí sólo me gusta Sabina.

 Fuimos de tapeo por Madrid. Muchos me pidieron autógrafos, pero no pude firmar tantos papeles porque los escoltas se ponían de los nervios. Todavía no se han dado cuenta de que yo soy una Reina próxima al Pueblo. En un bar estaba Esperanza Aguirre repartiendo propaganda del PP. Tiré de mi Felipe VI para fuera. No quería que me fotografiaran con la lideresa del Partido Popular. Una debe ser una Reina de todos los españoles. Además mi doncella Maripuri se pondría histérica si me ve tomando copas con doña Esperanza.

 -Usted siempre con la izquierda -me dice siempre. 
 -¿Con Izquierda Unida?
 -Con los pobres, mi Reina, con los pobres.

 Así lo hago. Voy por mis actos oficiales preguntando a la gente si tiene trabajo y esas cosas. Encuentro muchos parados. Dicen que viven gracias a las pensiones de los jubilados que tienen en casa. Tiene suerte. Nosotros no podríamos vivir de la pensión del Rey Juan Carlos I porque la gasta enterita en comidas en restaurantes caros. Nunca comió mejor.

 A quien no encontramos tomando copas fue al Presidente Rajoy. Dicen que anda muy ocupado hablando con los autónomos que votan al PP por teléfono. Les promete no cobrarles más de cien euros por la Seguridad Social y dejarles invertir todo el dinero que les dan en el paro en sus empresas diminutas. No sé como lo votan con tan poco que les da. La gente en este país no es muy lista.

Tuesday, March 03, 2015

Con la tiara de Franco en mi cabeza

 A mi Felipe VI no le gusta mucho que me suba a la cabeza la tiara del caudillo Franco. Quiere que demos una imagen más moderna. Yo no le hago asco a una joya. Me da igual que se la regalara Franco a doña Sofía o que se la diera un jeque árabe. Mi doncella opina lo mismo. Dice Maripuri que la tiara es preciosa.

 -Se la limpié con lejía, mi Reina. No huele a dictadura.
 -Gracias, Maripuri.
 -Con el vestido tenga usted cuidado. Las puntillas están algo viejas y pueden romperle.
 -Con que duren para esta fiesta me contento.

 Los vestidos se estropean mucho. Debería ponerlos y tirarlos, pero no estamos para tanto derroche. Mi Felipe VI quiere ahorrar y yo lo ayudo poniendo mil veces mis trapos más caros. Ni mi cuñada Cristina repite tanto los looks como yo. Cristina va siempre de punta en blanco por Suiza. El otro día me llamó para decirme que había comprado toda la colección de primavera de Hugo Boss.

 -Estaba tirada de precio, cuñada.
 -¿Y quién te dio el dinero para tanta compra?
 -El juez. ¿No sabes que me vendió el palacete de Barcelona? 

 Estoy empezando a pensar que los jueces dan mucho dinero. A Bárcenas le dieron pasta para ir a esquiar. Casi merece la pena infringir las leyes.

 En la fiesta de gala que le dimos a los colombianos estuvo Juana Acosta, esa actriz que interpretaba en "Velvet" a una empresaria que hacía negocios con las galerías de los Márquez. Le pregunté si volvería en la tercera temporada de la serie. Me dijo que no lo sabía.

 -Todavía no me han llamado.
 -Entonces estás como los parados que esperan la llamada del capitalista de turno -le dije.
 -Algo así. ¿Usted no tendrá un trabajito para mí en su palacio? Sé planchar muy bien.

 Me miré el vestido horrorizada. En los bajos tenía unas cantas arrugas. 

 -En España no planchamos la ropa.
 -En Colombia todavía planchamos todos los trapos -me contestó la famosa actriz.

 Casi me sentí pobre. Tiene razón mi doncella Maripuri cuando dice que en América se vive mejor que en este país nuestro. No me extraña que Maripuri quiera irse a vivir a Cuba si Rajoy vuelve a ganar las elecciones generales.

Monday, March 02, 2015

Recibiendo a los colombianos

 Lo de trabajar los domingos no va conmigo, pero tuve que levantarme de la cama para recibir a los colombianos. El Presidente de Colombia llegó con su esposa para una visita de Estado a nuestro Reino de España. Mi Felipe VI estaba de los nervios. Se toma muy en serio su papel de Rey. Yo soy una Reina más de andar por casa. Por eso me puse mi vestido más sencillo: un vestido que parece un conjunto de falda y blusa, pero es una pieza entera.

 -¿A dónde va así vestida? -me gritó Maripuri.
 -A trabajar como una esclava -le contesté.
 -No parece la Reina de España.
 -Pues lo soy.

 Juan Manuel y Clemencia son muy simpáticos. Nos trajeron unos cuantos regalos sin importancia, entre ellos unos bombones que me encantaron. Los bombones que hacen en Colombia están tan ricos como los que promociona Isabel Preysler. Acabé con la caja mientras le enseñaba a Clemencia las habitaciones del Palacio de El Pardo. A Clemencia le gustó mucho mi vestido.

 -¿Quién te hizo la blusa? -me preguntó.
 -Es un trapo de un diseñador gallego que no me da un duro por hacerle promoción. Pero no es una blusa: es vestido completo con la parte de abajo.
 -No lo parece.
 -El abrigo es de Felipe Varela -le confesé.
 -Un diseñador muy caro. Yo no me puedo permitir tanto gasto en ropa. En Colombia hay crisis.
 -En España también. Estamos en eterna crisis económica, pero Hacienda sigue pagando mis vestidos. No tengo queja.

 Hoy tenemos cena de gala en el Palacio Real. Tengo a mi doncella Maripuri limpiando los candelabros. Quiero impresionar a nuestros invitados colombianos. Maripuri quería poner platos de Ikea por si se rompen. Le dije que ni hablar.

 -Saca los platos más caros, los vasos de cristal de Bohemia y esos tenedores de plata que fueron de los Reyes Católicos.
 -¿Y si algún invitado los roba, mi Reina?
 -En el Palacio Real no hay robos, Maripuri. Todos nuestros invitados son ricos de verdad.
 -Creo que viene Pablo Iglesias.
 -Pues yo creo que no. Ni siquiera va a venir el Pequeño Nicolás.


 

Thursday, February 26, 2015

Este domingo llega el Presidente de Colombia

 Este domingo toca trabajar. No me gusta nada trabajar los fines de semana porque son días que necesito para hacer vida familiar y ocuparme de mi dulce hogar. Hubiera preferido seguir renovando mis cortinas, pero hay que currar. El Presidente de Colombia llega con su esposa para una visita oficial. Por eso tendré que olvidarme de las cortinas que compré a precio de ganga y ocuparme de los vestidos largos. Tengo que ir guapa a las fiestas que le daremos  a nuestros huéspedes.

 Mi doncella Maripuri dice que no debo llevar el vestido de cuero color burdeos. Le parece horrible.
 -Sólo me costó 800 euros, Maripuri, y es de Hugo Boss.
 -Un vestido de cuero alemán.
 -El cuero creo que no es de Alemania, Maripuri.
 -Hugo Boss es alemán. Debería usted comprar ropa de diseñadores españoles, mi Reina. 

 Mi doncella Mariprui tiene razón. Llamo a Felipe Varela y le encargo media docena de vestidos ajustados a mi cuerpo. Me dice que me los cobrará baratos. Menos mal. No ando sobrada de dinero estos días. Entre las cortinas que he comprado, los quesos para los aperitivos, las flores que me envían a domicilio y unos libros que me cobraron a precio de millonaria estoy contando la calderilla para llegar a final de mes.  No me extraña que la tarotista diga que soy una derrochona. Mi Felipe VI opina lo mismo.

 -No gastes tanto, Leta -me dice cuando ve las nuevas cortinas colgadas en las ventanas de su despacho.
 -Las otras cortinas tenían rotos, Felipe.
 -Los pantalones vaqueros también tienen rotos.

 Intento explicarle que los vaqueros rotos son moda, pero las cortinas rotas son miseria. No lo entiende. Mi Felipe VI sólo piensa en ahorrar y ganar dinero con su duro trabajo.

 Yo estoy contenta con mis cortinas nuevas. El Presidente de Colombia y su esposa van a flipar cuandolas vean. No se van a creer que una cortina enorme de color ciruela sólo me haya costado 19,95 euros.

Monday, February 23, 2015

¿Me opero los brazos?

 Estoy barajando la posibilidad de operarme los brazos. Estoy cansada de que todos digan que soy anoréxica al ver mis brazos tan delgados. Creo que con un poco más de músculo estarían más bonitos. Mi doncella Maripuri dice que estoy loca. Cree que se me ha subido el cava a la cabeza.

 -Desde que brindó el otro día con el cava Freixanet no es usted la misma, mi Reina. Deje estar sus brazos como están. 
 -Los quiero más gorditos. ¿Sabes que estoy comiendo un montón de queso a ver si se me van las calorías para los brazos? Lo vende una amiga mía y yo le echo una mano.

 Soy una Reina compleja. No sólo me preocupo por mi belleza sino también por la economía de mi país. Le echo una mano a los vendedores de quesos. Una de mis amigas me ha liado para que le venda unos quesos en mi blog. Son estupendos y me los están quitando de las manos. El último pedido de cien quesos grandotes fue para Argentina. En Buenos Aires se deben estar poniendo de queso español hasta las cejas.

 -¿Para qué viene el médico, Letizia? -me pregunta mi Felipe VI.
 -Viene para ver mis brazos, Felipe. Los voy a inflar.
 -Me asustas, Leta.
 -¿Has comido el queso que te puse de aperitivo, amor? Ya sabes que estoy vendiendo queso dentro del Palacio y fuera del Palacio.
 -Lo comió el Presidente Rajoy.
 -¿Se lo cobraste?
  -Le dejó una propina a las niñas.

 El Presidente Rajoy es muy de la aldea. Ve una niña y tanto le da que sea la Princesa de Asturias o una Infanta de España o la hija del barrendero. Él abre la cartera y le da unos euros para chuches.

 Vuelvo a pensar en mis brazos. Me los veo muy delgados. Les voy a poner un poco de silicona o sí o también. Estoy tan convencencida de mi nueva operación de estética como de que venderé todos los quesos que me proponga para ayudar a los vendedores de quesos del país.

TRABAJA AQUÍ (PAGAMOS BUENAS COMISIONES)

My Blog List

Tarot gratis

ZYNC