Tarot gratis

ADPV

VENTURA 24



El gordo 728x90.gif

Thursday, July 24, 2014

Como una Reina en París

 Disfruto siendo la Reina de España. Todos se tiran a mis pies, sobre todo en países republicanos como Francia. Sólo estuvimos 6 horas en la capital francesa, pero noté en las caras de los franceses que echaban de menos a María Antonieta. Nosotros marchamos pronto porque mi doncella Maripuri temía que me cortaran la cabella en la guillotina igual que a la mujer del rey Luis XVI.
 
 -Deje a su Felipe VI y venga, mi Reina. España la necesita -me apuraba.
 -Tranquila, Maripuri.
 -No se fíe de los franceses, mi Reina. En el siglo XVIII pasaron de monárquicos a republicanos en una sola noche. La pobre María Antonieta acabó sus días de lujos en Versalles con la cabeza fuera del cuello. Un desastre. Yo estoy en contra de la pena de muerte.
 -Yo también, Maripuri.
 -Pues huya, mi Reina. En España no cortamos cabezas.
 
 Me fastidió el viaje. Intentaba reír y me venían ganas de llorar por María Antonieta. Ni que fuera una descendiente suya. Mi Rey pensaba que estaba emocionada por nuestro primer viaje a Francia como Reyes de España. No me atreví a decirle que mis lágrimas eran por los monarcas decapitados.
 
 El Presidente de Francia es un señor muy simpático. No tiene Primera Dama. Daba pena verlo solo. Le pregunté si se volvería a casar pronto.
 
 -No creo -me dijo-. Las mujeres siempre me dejan.
 -Alguna habrá dispuesta a amarlo para toda la vida.
 
 Sonrió. Debe tener alguna señora en mente. No me extraña. Cualquier francesa un poco lista estaría dispuesta a convertirse en la Primera Dama de Francia. Seguro que hay alguna tirándole los tejos en privado.
 
 Mi Rey Felipe aprovechó nuestra corta estancia en París para practicar su francés. Dejó a todo el mundo con la boca abierta. Los franceses pensaban que nuestro Rey sólo hablaba castellano de Castilla.  Se equivocaron. Mi Felipe XVI es un hombre muy culto.

Wednesday, July 16, 2014

Nuestro primer viaje a Marruecos

 Marruecos es un país bonito, al menos lo que nos enseñaron. Supongo que nos enseñaron sólo lo mejor del país vecino como hace todo el mundo cuando lleva los invitados a la casa. Nunca les enseñas a las visitas el cuarto trastero. Mi doncella Maripuri quedó encantada con los palacios. Pensaba que íbamos a dormir en una tienda de campaña.
 
 -Yo en el harén no me meto, mi Reina -decía cuando íbamos hacia el palacio donde nos alojaron.
 -En Marruecos no hay harén, Maripuri.
 -Todos los países tienen harén, es decir, queridas para el Rey.
 -¡Maripuri!
 -¿Ha visto las joyas de Corinna? Se las compró don Juan Carlos fijo. Dicen en un libro que se titula "Yo abdico" que su suegro se casará pronto con Corinna. ¿Irá usted a la boda, mi Reina?
 
 De momento no tenemos ese problema. La nueva Monarquía no necesita escándalos. No creo que nuestros súbditos comprendan que la soledad del Rey Juan Carlos se soluciona con un matrimonio con la Princesa Corinna. Los españoles quieren mucho a mi suegra. No se tomarían bien que Doña Sofía fuera una Reina abandonada.
 
 Mi Rey Felipe VI no piensa en esas cosas. Está muy concentrado en reinar para todos los españoles. Corinna y sus joyas no le quitan el sueño. Hoy está muy contento porque nuestro viaje a Marruecos ha sido un éxito. Salimos en todos los periódicos ejerciendo de Reyes de España.

Wednesday, July 09, 2014

Con Felipe VI en Portugal

 Viajamos a Portugal. Me sentí como la nueva Reina Católica cuando el Presidente de la República me besó la mano. Me dijo que era muy amigo de mi suegro. Su esposa también dijo tener una gran amistad con Doña Sofía.
 
 -¿Cómo están? -me preguntó.
 -Están jubilados. Doña Sofía escucha música clásica y don Juan Carlos caza lo que puede.
 -¿No se aburren?
 -Creo que no.
 -Dígales que pueden venirse a vivir a Estoril. Los condes de Barcelona fueron muy felices en Estoril.
 
 Le prometí que se lo diría. Es bueno tener un país extranjero dispuesto a darte asilo. Yo nunca me exiliaría a Portugal si viniera la III República, pero mis suegros seguro que pensarían en Estoril para refugiarse de los de Podemos. Portugal es un país muy tranquilo. Le hicieron un montón de recortes los de la Unión Europea y no hubo ninguna revolución.
 
 Nuestro viaje a Portugal fue un ir y volver. Espero que cuando vayamos a Francia estemos más días. Estoy loca por ir de compras a París. Mi doncella Maripuri también vendrá. La necesito para que me ayude con las compras. Yo dudo mucho a la hora de comprar. En cambio Maripuri siempre tiene las ideas claras.
 
 -Le traigo unos fulares maravillosos, mi Reina.
 -Parecen caros.
 -Son de los chinos.
 -Entonces están bien, Maripuri. Rajoy anda mal de dinero. ¿Sabes que tuvo que coger dinero de e las pensiones para pagar las extras de verano? Un desastre. Estos del PP salen de la crisis pero no nos sacan de la pobreza.
 -También le compré vestidos a la Princesa de Asturias y a la Infanta Sofía.
 -¿En los chinos?
 -Los bazares chinos tienen de todo. La ropa de niños es buenísima. Toque, mi Reina, mire que calidad la del tejido. Esto no echa bolas ni pierde su color con los lavados.
 
 Quedo a cuadros. Mi doncella Maripuri es una experta. Vendrá conmigo a París cuando vayamos a Francia de viaje oficial. Disfrutaremos mucho por los bazares chinos de la capital francesa.

Thursday, July 03, 2014

Sin mantilla en el Vaticano

 Me están criticando porque no llevé mantilla en nuestra visita al Papa Francisco en el Vaticano. Deberían comprenderme. Yo no estoy en contra de la mantilla española, pero no soy capaz de tenerla quieta sobre mi cabeza. ¿Y si se me caía a los pies del Papa Francisco cuando le hiciera la reverencia? ... Mi doncella Maripuri me dijo que no la llevara.
 
 -Necesita ensayar un poco más, mi Reina.
 -¿Y si me la pongo como una pañoleta, Maripuri?
 -Parecería usted una vieja. Mejor lleve la melena suelta y nada de mantillas. El Rey Felipe VI tampoco llevará capa española y no lo criticarán.
 
 Creo que Peñafiel puso el grito en el cielo. Es un envidioso. Se muere de envidia porque una chica humilde como yo ha llegado a Reina de España. Peñafiel hubiera preferido una reina estirada descendiente de familia real. Así suelen ser las preferencias de la gente de clase alta: muy insolidarias con los pobres.
 
 Nuestro encuentro con el Papa Francisco fue cordial El nuevo Papa sigue regalando rosarios. El que me dio a mí no es ni de oro ni de nada. Una baratija de los chinos. Me dijo mi doncella Maripuri, ella siempre tan bien informada, que los rosarios que regalan en el Vaticano se fabrican en China.
 
 -Creo que se los pagan bien, mi Reina. El Vaticano tiene mucho dinero para pagar a los proveedores. Están mejor de money que nosotros. Allí no tienen que recurrir a la hucha de las pensiones para poder pagar las extras de junio y Navidad. El Vaticano es como una mina de oro sin fondo.
 
 Maripuri tiene razón. Nunca había visto más lujo que en los aposentos papales. El Papa de Roma es el anciano que mejor vive. Me contó que tiene un jacuzzi que lo deja nuevo cuando se mete a remojo dentro. Yo sólo me puedo dar mis baños relajantes en una bañera muy discreta.

Sunday, June 29, 2014

Apoyando a mi Rey

 La vida de Reina es como un sueño. No te enteras de nada. Todo te lo pintan bonito y consiguen que no te preocupes por nada. Si no fuera por mi doncella Maripuri, estaría como en una nube rosa. Maripuri me mantiene informada sobre las vidas de los pobres del país. También me informa sobre las vidas dichosas de los ricos.
 
 -¿Sabe mi Reina que Pau Gasol se está forrando con el Banco Popular?
 -¿Tiene Paul allí su dinero, Maripuri?
 -No, mi Reina. Ese catalán ricachón cobra por poner unas fotos en la web del Banco Popular. ¿Consecuencia? Que el banco le ha subido a las nubes las comisiones a sus clientes más humildes. Mi vecina tuvo que traer su dinero para casa. Lo metió en el colchón.
 -¿Y si se lo roban?
 -Ya se lo estaban robando en el Banco Popular, mi Reina. Se lo robaban para pagarle a Pau Gasol un pastón. Por lo menos, como dice mi vecina, ese catalán que se llena la boca con la palabra España, no podrá llevarse sus céntimos tan duramente ganados.
 
 Mi doncella no entiende la Economía moderna, la de la Unión europea. Intento explicarle que ese banco estará ganando muchos clientes con la imagen de Gasol. Mi doncella se pone furiosa.
 
 -No gana ni un cliente. Sólo mantiene a ese deportista ricachón. Es una vergüenza.
 -Yo no puedo decir nada malo de Gasol, Maripuri. Estuvo en nuestra fiesta de coronación y nos hizo un bonito regalo. No recuerdo qué, pero nos regaló una cosa carísima.
 -A cuenta de los pobres.
 
 Mi Rey tiene otras preocupaciones distintas a las de mi doncella Maripuri. Le quieta el sueño su hermana Cristina. Yo creo que no tiene por qué preocuparse. Al juez lo va a denunciar el fiscal y todo quedará arreglado. Doña Sofía le podrá decir a las amistades que su hija Cristina es más inocente que una niña de Primera Comunión.
 
 -Cuentas con mi apoyo, amor.
 -Gracias, Leta. Tú eres mi Reina.
 
 Me siento importante. Soy su Reina. Casi nada. También soy la Reina de 46 millones de españoles. Nunca fui más feliz.

Friday, June 20, 2014

La proclamación de Felipe VI

 Desperté siendo Reina de España. No es un sueño. Soy la Reina Letizia y mi Felipín es Felipe VI. Casi nada. Ayer fue el día más feliz de nuestras vidas. Toda los españoles nos aplaudían. Me sentí más monárquica que nunca.
 
 El día fue intenso. Empezó con el acto del fajín en Zarzuela. Yo casi hubiera prescindido de lo del fajín porque mi suegro no está para nada. ¿Qué hubiera pasado si se hubiera caído intentando atar aquel trapo rojo a la cintura de mi Rey? Pues todos a correr al hospital con el Rey viejo y nuestra coronación hubiera quedado deslucida. Afortunadamente, no ocurrió tal cosa.
 
 Todo fue como una seda. Las niñas se nos portaron de cine. Mi Leonor ya tiene metido en su cabecita que es la nueva Princesa de Asturias.
 
 -Les exigiré a los niños del cole que me hagan esas reverencias que te hacen a ti, mami.
 -Mejor no les digas nada, nena, que somos una Familia Real Democrática. No vayan a pensar tus compañeros de pupitre que hemos vuelto a la Edad Media.
 -Seguro que me hacen reverencias -insiste-. Son muy pelotas.
 
 Mi Sofía, en cambio, no pensaba en reverencias. Ella lo que quería era que se acabar todo pronto para correr al Palacio Real a comer las tapas que estaban sirviendo para los invitados. Mi hija menor se apunta a cualquier comilona aunque sea sólo de pinchos de tortilla y croquetas congeladas.
 
 Quien no estuvo en la fiesta fue mi cuñada Cristina. Quería venir, pero mi Rey le dijo que ni hablar. Nos hubiera quitado protagonismo.
 
 -No vengas, Cristina -le pedí-. Yo quiero salir en las páginas de felicidad no en la crónica de latrocinios de los periódicos.
 -Bueno, os veré por la tele y le haré una reverencia a mi hermano. También le daré un beso.
 -Ten cuidado con la pantalla. No vaya a ser que te electrocutes besando la pantalla plana de tu televisor.
 
 Una tiene que estar en todo. Menos mal que tengo a mi doncella Maripuri para echarme una mano. Maripuri me hizo ese peinado de trenzas que llevé. No tenía una horquilla decente para hacer un recogido.
 
 -Mejor unas trenzas, mi Reina -me dijo Maripuri-. Yo misma le haré un entrenzado al estilo Cleopatra.
 -¿Tú crees que me favorecerá, Maripuri?
 -Le quedará divino con ese vestido blanco que le ha comprado de rebaja a Felipe Varela.
 
 Fue un acierto. Hasta Isabel Preysler, que sabe mucho de moda, me felicitó por las trenzas.
 
 -Estás muy bien peinada -me dijo.
 -Tú estás muy delgada, Isabel. Debes comer más.
 -Estoy tan delgada como tú -me contesto la ex mujer de Julio Iglesias, ex mujer del marqués de Griñón y feliz esposa de Miguel Boyer.
 
 No me gusta que me tuteen. Creo que me tendré que hacer respetar más por la nobleza y la burguesía  ahora que soy la Reina de España. Como dice mi Felipe VI, pasaremos a la Historia de este país como los reyes más queridos por el Pueblo. Por eso los ricos nos tienen que hacer reverencias.
 
---------------------
moda española chic
camisetas Letizia a medida
camisestas made in Spain
 
 
 

Monday, June 16, 2014

Preparando el discurso de Felipe VI

 Mi doncella Maripuri y esta casi Reina estamos escribiendo el discurso de mi Felipín. Estuvieron por Palacio unos escritores famosos, pero sus discursos no me convencieron. El de Pérez Reverte era más propio de un Capitán Alatriste que de un Rey del siglo XXI. Carmen Rigalt nos escribía una prrafada muy emotiva. No era el caso.  Si mi Felipín leía aquel discurso Sus Señorías acabarían llorando sobre los escaños. ¡Menuda imagen de la marca España!
 
 Por eso tuve que coger un bolígrafo Bic y ponerme a escribir un discurso a la altura del Rey Felipe VI. Ya lo tengo casi listo. Mi doncella Maripuri me da ideas y yo las pongo sobre el papel.
 
 -Debería animar a los españoles a votar a Pablo Iglesias, mi Majestad.
 -No, Maripuri. Nosotros no podemos hacer política. Somos los Reyes de todos los españoles.
 -Yo no quiero que siga Rajoy en La Moncloa. Nos está hundiendo a los pobres.
 -Debes esperar a que las urnas lo cambien.
 -Me desespero, mi Majestad. A ver si Felipe VI no le deja a don Marianito seguir haciendo recortes. Que no suba el IVA.
 
 Anoto en mi moleskine: "no subir el IVA para potenciar el consumo de productos básicos". Maripuri sabe mucho de economía.
 
 Mi Felipín va probando todos los uniformes. Ha engordado un poco y le tienen que hacer algunos retoques. Nada importante. Seguro que baja ese par de kilos de los panes con nocilla que se está zampando cuando empecemos a viajar como Reyes de España por todo el Mundo mundial. Espero no tener que ponerlo a dieta. A mi Felipín no le gusta nada comer verdura. Tampoco les gustan las verduras a las niñas. Tanto Leonor como Sofía se mueren por la tortilla española. Anoto en mi moleskine: "que haya pinchos de tortilla en la fiesta del Palacio Real". Una tiene que estar en todo.

My Blog List

ZYNC