Moda Letizia

Bienvenidos a mi Palacio Real

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Tuesday, March 26, 2019

Brindando por Argentina


​ Fue todo un acierto mi vestido de flores de primavera en la cena de gala que tuvimos en  Argentina. Noté que Juliana me lo envidiaba. Me preguntó quién me lo había cosido. Le dije que me lo hiciera mi doncella Maripuri. No quería creerlo. La señora Awada piensa que las doncellas en España son mujeres sin preparación académica. Mi doncella Maripuri es universitaria, sabe coser, planchar, limpiar, leer el tarot y hasta conduce con precisión un patinete por las calles de Madrid.

 -Me la tienes que presentar -me pidió-. Quiero conocer a una descendiente de los gallegos que emigraron a Buenos Aires antes de vuestra guerra civil.
 -Tendré que preguntarle a Maripuri si quiere conocerte.
 -Dile que soy la Presidenta de Argentina.
 -Se lo diré.

 La cena estaba poco apetecible para mí. Había platos de ternera argentina, de esas vacas que contaminan el Planeta Tierra con sus ventosidades. Pedí una sopa. Más carne me trajeron en la sopa de verduras. En Argentina no saben cocinar nada sin un buen trozo de carne. Le pregunté a Juliana si los médicos argentinos no prohíben las carnes rojas.

 -Nos dejan comer de todo. Eso sí, recomiendan andar mucho.
 -En España también nos recomiendan andar, pero con un chaleco reflectante para que no nos atropellen los conductores borrachos.
 -¿Pueden conducir los borrachos en España? -me preguntó sorprendida.
 -No, querida Juliana, pero conducen. Les ponen multa los guardias de tráfico por hacerlo. Así, al final ganamos todos: ellos conducen sus coches y el Estado gana un buen dinerito con esas multas.
 -¡Qué listos sois! ¿Has oído Mauricio?

 El Presidente oía, escuchaba y apuntaba nuevas ideas para su país en una libretita que sacaba y guardaba en su bolsillo. Acabó la libreta antes de acabarse la cena. Las últimas ideas las anotó en las servilletas de papel. Mi Felipe VI le ofrecía su moleskine para que siguiera escribiendo las ideas que le dábamos para su país, pero no la quiso. En Argentina son unos copiones. Estoy segura de que Juliana también va a copiar mi modelito de flores. Tendré que decirle antes de marchar que en España está penalizada la ropa falsa. Hay que respetar la propiedad intelectual de los diseñadores.


--------------------------

Monday, March 25, 2019

En Argentina por fin



 ​ Llegar a Argentina fue un horror. Cogimos todas las tormentas en nuestro avión del Reino de España. Encima, cuando por fin aterrizamos, no había unas escaleras decentes. Querían que los Reyes de España bajáramos del avión por una de esas escaleras de madera que usaban los albañiles hace siglos. ¡Un horror! Les dije a los escoltas que buscaran una escalera con pasamanos y peldaños de hierro. Estuvieron buscando por Buenos Aires durante tres horas. Mi Felipe VI estaba tranquilo. ¡Menos mal! Hubiera sido terrible que los dos reyes de España estuviéramos de los nervios. La tila no daba para tanto. Mi doncella Maripuri se la tomaba ella toda y para mí apenas quedaron dos infusiones. 

 Finalmente bajamos del avión. Era noche. el presidente de Argentina y su señora estaban desaparecidos. Parece que se acuestan pronto. Nos recibieron los embajadores y unos ministros que tuvieron que presentarnos. No estamos muy puestos en la política argentina. Les dije hola a todos y me fui a dormir. Acabo de despertar. Me espera un día horrible de trabajo. Mi Felipe VI ya marchó. Trabaja más que servidora.

  Yo tengo una reunión con la colonia española. Me dan mucha pena los españoles que en su día se fueron de España y no pudieron regresar por falta de dinero. Les tendré que dar ánimos. Yo hubiera marchado a nado. No puedo vivir lejos de España y de los míos. En Argentina te encuentras como en casa, pero la casiña, como dice mi doncella Maripuri, es la casiña. 

------------------

Saturday, March 16, 2019

Nacerá una niña famosa

​ 

 Pablo Iglesias estuvo en Palacio para anunciarnos su nueva paternidad. Se le veía feliz. Le pregunté si iba a pedir otra baja de paternidad en le Congreso de los Diputados.

 -Por supuesto, ciudadana Leti. Soy un hombre feminista.
 -Te felicito por la niña que viene. Dale un beso a Irene de mi parte.
 -Así lo haré.

 El líder de Podemos es un hombre muy sensato. Sabe que en España hacen falta más niños y se pone a ello. Incluso compró un chalé en la Sierra para tener espacio para tanto niño. Serán felices. Mi doncella Maripuri sólo ve felicidad en el futuro de Pablo e Irene.

 -El tarot dice que tendrán once niños y niñas.
 -Un equipo de fútbol.
 -Exactamente, mi Reina. Pero no sale en el tarot nada positivo en la política para Pablo. Parece que cierra Podemos.
 -No me hables de política, Maripuri.
 -Vuelvo a la demografía, mi Reina. El tarot dice que las españolas del futuro tendrán su primer hijo con 50 años. La princesa Leonor será madre de un varón a los 55 años. 

 Mi cabeza da vueltas. ¡Menudo futuro! Parece que los españoles no van a seguir en el buen ejemplo de Pablo e Irene. Si el tarot de Maripuri acierta, serán padres y madres con edades más propias de abuelos. No sé qué va a ser de la Seguridad Social. Los padres jubilados y los hijos por criar. Tendremos que poner esa renta mínima que defienden algunos economistas. Santiago Niño, por ejemplo. Yo sigo mucho a Santiago Niño. Es un hombre muy cabal. Siempre ve crisis en España. Por eso ahorro. Llevo ocho meses ahorrando, igual que el 54,4% de los españoles. Tal vez me compré yo también un chalé en la Sierra. Me gusta el de Pablo Iglesias. No es que lo necesite, pero me vendría bien para alquilar y ganar un dinerito. Hacienda no me está pagando mucho.

----------------------


 

Sunday, March 03, 2019

Comidas de domingo



​ Mi marido está tan contento con las comidas que preparo los domingo en casa que hasta me da besos en público. Le encanta el pollo al curry que preparo con la ayuda de mi doncella Maripuri. Mi doncella va al supermercado a comprar un redondo de pollo Carloteña y lo calentamos un poco en un vuelta y vuelta en una sartén untada de aceite de oliva refinado. Lo hicimos con el aceite de oliva virgen y nos salía un poco pesado para el estómago. En cambio, con un toque de aceite de oliva más suave está más sano.

 A Felipe le encanta el pollo. Menos mal. Sería un problema que comiera carnes rojas porque no son nada buenas para la salud. El pollo es más sano. Maripuri nos ocmpra el redondo de pollo Carloteña al curry. Está que te chupas los dedos. No os recomiendo el que venden con cebolla caramelizada. Da unos gases la dichosa cebolla que parece que truena en casa. Lo probamos un día y nunca más. Las pedorretas quedan muy feas en el Palacio de la Zarzuela.

 También a las niñas les gusta el pollo. Mis hijas comen muy sano. La Princesa de Asturias es muy consciente de que debe cuidarse para tener buena salud de mayor. Una juventud sacrificada en la mesa te lleva a una vejez más sana. Lo dijo mi abuela asturiana siempre. Leonor está algo enfadada porque no la dejamos ir el otro día a una discoteca. Tiene que cumplir la ley. Leonor todavía no ha alcanzado la edad permitida para bailar en una discoteca de mayores. Tendrá que seguir bailando en el salón de baile del palacio Real de Madrid.

 Sofía todavía no piensa en discotecas. El otro día la cogí leyendo el libro de Mujercitas. Dice que admira mucho a Jo, la hermana escritora. No sería mala idea que se nos hiciera escritora. No le dije nada. Hay que dejarla elegir libremente una profesión. Pero, si fuera escritora, podría ayudar mucho a su hermana mayor. Una futura Reina de España necesita una hermana cerca. No hay mejor amiga. También le gusta mucho cocinar. Siempre ayuda a Maripuri en la cocina. Mi doncella me dijo que la infanta Sofía ya sabe calentar el redondo de pollo Carloteña en la sartén. ¡Gracias, Dios mío! Ya tengo una hija autosuficiente en la cocina.

--------------------


Friday, February 15, 2019

Que me regalen joyas, por favor


​ Todavía estoy abriendo mis regalos de San Valentín porque no tuve tiempo a nada. Llegué ayer de mi viaje a Marruecos con mi Rey y tengo la casa patas arriba. Mi doncella Maripuri hace lo que puede. La pobre vino conmigo a Rabat porque tenía que hacer unos negocios en la Medina. Se fue a vender sus cosas mientras mi Felipe VI y servidora hacíamos otros negocios en las altas esferas de Marruecos. Creo que tuvo más fortuna mi doncella. Maripuri sabe regatear muy bien. Mi Felipe, en cambio, nunca quiere regatear.

 -Yo soy el Rey -me decía cuando yo le proponía regatear los precios de las naranjas marroquíes.
 -Tendrán que vender barato, amor.
 -Hay que pagar precios justos.

 Lo dejé hacer y empecé a pensar en mi regalo de San Valentín. ¿Y si le pedía todo el regalo en joyas? Así lo hice. Mi Felipe VI me dijo que tenía que hablar con el ministro de Hacienda.

 -Las joyas son caras, Leta.
 -Hacienda todavía tiene dinero. Aprovecha para comprar oro ahora que aún puedes, amor. Ya sabes que el oro me lo vende mi doncella Maripuri en las tiendas de La milla de oro cuando andamos mal de pasta.
 -Te compraré unos pendientes en Amazon.
 -También quiero quince pulseras, dos relojes, cuatro collares y algún broche con diamantes de verdad.
 -Tomo nota.

 Mi Felipe VI sacó de su bolsillo una agenda de las de antes y fue anotando. Me sentí como una mujer antes de divorciarse. Entonces me acordé de la pobre Lalla Salma de Marruecos. Dicen que está encerrada en un palacio. Espero que le den bien de comer al menos. Mi doncella Maripuri le preguntó al príncipe heredero por su madre y el niño no dijo nada.

 -No habla español, Maripuri.
 -Pues entender entiende. Niño -le repitió mi doncella-, ¿dónde está tu mamá?

 El niño sonreía y no contestaba. La niña, su hermana pequeña que ejerce de princesita, tampoco decía nada. Mi doncella Maripuri tiró la toalla. Los niños estaban muy bien educados. Suelen estarlo cuando son educados por las tías. Las otras Lallas me contaron lo mucho que trabajaban educando los niños de su hermano. Me horroricé pensando que mis hijas herederas podían acabar como aquellos dos niños, cuidadas por sus tías infantas.

 -No me dejes nunca, Felipe.
 -¿Qué dices, Leta?
 -Yo no valgo para ser una Reina encerrada en un castillo.
 -No me dejes tú a mí.
 
 Nos abrazamos más enamorados que nunca. El amor lo es todo y el desamor es nada. Mi Felipe VI me entregó un paquete envuelto en papel de periódico: era mi regalo de San Valentín. Como os decía, no tuve tiempo a abrirlo. Estoy haciéndolo ahora. Las joyas son buenas. Creo que son de oro.

----------------------


Sunday, February 03, 2019

Sigo enamorada



​ Soy una Reina de España enamorada. Me lo digo todas las mañanas cuando me levanto. El domingo es el día en que más me siento enamorada de mi marido. Es un placer levantarte tarde, abrazar al Rey de España y olvidarte de los problemas del mundo.  Mi Felipe VI también se olvida de los problemas en nuestras mañanas de domingo caseras.  

 -Debería leer la prensa -me dice-. Lo de Venezuela puede ir a peor, Leta, y yo no sé nada nuevo.
 -Olvídate de Venezuela. Es domingo, amor.

 Mi Rey de España obedece. Apago los móviles. Sólo mi doncella Maripuri se atreve a venir a molestarme. Quiere saber si recibo al Presidente del Partido Popular. Ha venido con unos churros y quiere hablar conmigo para convencerme para hacer un viaje a Venezuela. Ni loca. Le digo a Maripuri que no salgo de mi suite.

 -¿Puedo aceptar los churros del señor Casado?
 -Yo de ti no los comería, Maripuri. Los del PP siempre nos trajeron bollería industrial. 

 Mi doncella Maripuri seguro que acepta el regalo. Está en plan ahorro. Desde que vio en el Youtube unos vídeos de tacaños extremos ha extremado su tacañería. Ahora acepta regalos hasta de los capitalistas. ¡Y mira que mi doncella es comunista de verdad! 

 Entra mi Leonor. Quiere saber qué se siente cuando una se enamora. Mi Leonor se está enamorando por primera vez. El chico es el hijo de nuestro jardinero. Me gusta. Lo veo todos los días ayudar a su padre en el cuidado de los jardines de nuestro palacio. 

 -El amor no tiene definición, hija. Ya sabrás lo que es.
 -¿Qué se siente, mami? ¿Dolor de estómago?
 -Eso es gastroenteritis.
 -Pensaba que era amor. Entonces no estoy enamorada.
 -Tal vez no. Debes estar empachada. Comiste muchas espinacas ayer.

  Leonor es una adolescente muy responsable, pero es algo inocente. Es cosa de la edad. Hasta los 18 años una mujer no sabe lo que quiere ni a quien quiere. Lo mismo le pasa a mi Sofía. Su último amor era un niño más pequeño que ella. Se desenamoró cuando vio que todavía usaba chupete en la intimidad. Mis hijas son muy niñas todavía. Tienen que seguir creciendo por dentro y por fuera.

 Vuelvo a pensar en el amor, en mi amor. Viene San Valentín. Espero que mi Felipe VI me regale alguna joya de oro de verdad. Cuando vengan tiempos económicos malos podré venderla en esas tiendas de "Compro oro". Pagan bien.

------------------------




Thursday, January 24, 2019

Los taxistas me quieren



 ​Mi Felipe VI está muy preocupado por la huelga de los taxistas. No quiere salir de casa porque teme quedar parado con su coche oficial en una carretera cortada. Es un exagerado. Yo fui el otro día a Alcampo con mi doncella Maripuri y nos dejaron pasar cuando salí por la ventanilla del automóvil gritando que era la Reina de España nieta de un taxista. Fue recordarles mis orígenes y oír aplausos. ¡Cómo aplaudían! Podíamos bailar sevillanas si supiéramos.

  Los taxistas están defendiendo sus derechos al monopolio del servicio público en coche utilitario. Yo haría lo mismo. También haría lo que hacen los conductores de las VTV si no fuera taxista. Una tiene que ganarse la vida. Lo que importa es llevar dinerito a casa para ir al supermercado a comprar cositas para comer. No vas a morir de hambre por culpa de una ley que te prohíbe llevar en tu coche a una persona que paga el servicio.

 Lo que no comprendo es que haya tanto revuelo porque se ven canas en mi cabeza. Soy humana. Vinieron los cuarenta y vinieron los pelos blancos a adornar mi cabellera. He decidido pasar de teñirme. Mi doncella Maripuri se ofreció para hacerme los teñidos caseros gratis, pero no acepté.

 -Iré con mi pelo al natural, Maripuri, no insistas.
 -¿Está dispuesta a salir a la calle con el pelo blanco?
 -De momento sólo tengo canas sueltas. Parecen mechas.
 -Son canas y quedan feas.
 -Yo pasó de los cánones de belleza que nos imponen a las mujeres. Si tengo pelos blancos, los llevaré tal cual.

 Maripuri no me entiende. Mi doncella se tiñe con tintes de supermercado. Es un estilo apañado que no va conmigo. La Reina de España o va a una peluquería cara o se deja la cabeza blanqueando con canas. Menos mal que mi Felipe VI y mis Herederas me entienden. Somos una familia muy natural. Aceptamos para nuestros cuerpos lo que nos regala la Naturaleza.

 Volviendo al tema de los taxistas, sé que están de acuerdo con mi opinión plural sobre su problema laboral. Entienden que una Reina de España debe ser la Reina de los taxistas y la Reina de los trabajadores de las VTV. Hasta entienden que comprenda a la gente que trabaja en la economía sumergida. De todo hay. Mi doncella Maripuri conoce a un chico que lleva a gente en su coche sin ninguna licencia. Lo hace para conseguir dinero para comer. Eso no es delito. Es la respuesta de un parado a una sociedad que no le da un empleo con seguridad social.

---------------------


Monday, January 14, 2019

Victoria Federica aprende a conducir


​ Estuve hablando con mi cuñada Elena muy seriamente. No puedo permitir que su hija venga a mis jardines a hacer prácticas de coche. Tendrá que hacerlas por las carreteras de Madrid a disposición de todos los españoles. Mis carreteras de La Zarzuela son privadas. Elena no quiere entenderme. Dice que su Victoria Federica es la sobrina del Rey de España y tiene derecho a subir con el coche de la autoescuela a los montes de El Pardo.

 -Ni hablar, cuñada. A los montes de El Pardo sólo se sube por motivos de Estado, y no es una cosa del Estado que tu hija aprenda a conducir.
 -No puede conducir sin carné.
 -Pues tendrá que quitar ese carné en otro lado.

 En esas estábamos cuando llegó mi Felipe VI con otras preocupaciones. Quería hablar del tema de VOX no para hablar de política sino para recordarme que no hable de la extrema derecha. Dice mi Felipe VI que van a ayudar a gobernar en Andalucía.

 -¿Qué fue de Susana Díaz?
 -No hables de política, Leta.
 -¿Sabes que vino el otro día a despedirse? Creo que va para el exilio.
 -¡Ay, Leta!
 -Irá para Gibraltar español, supongo. Tal vez allí la dejen gobernar tranquila.
 -Será presidenta de su comunidad de vecinos -interviene mi cuñada Elena-. me lo dijo el otro día en un tablao flamenco en el que coincidimos.

 Mi Felipe VI nos deja cotilleando. Cree que ya nos llevamos bien. No sabe cómo son dos cuñadas juntas: un poco discuten y otro poco cotillean. Al final no llegamos a un acuerdo respecto a las prácticas de Victoria Federica con el coche. La infanta Elena se me va enfadada de casa. Espero que tarde más tiempo en volver por aquí que la última vez.

 -Apunta los días en que no aparezca, Maripuri- le pido a mi doncella.- La última vez tardó tres semanas.
 -Creo que volverá pronto, mi Reina-. Necesitará dinero para pagar ese carné tan caro que está sacando Victoria Federica.

 No le daré nada. Yo nunca ayudo a mis cuñadas. Cada una paga lo suyo. No tengo culpa que su hija necesite un carné de conducir caro. Yo saqué el mío en Oviedo a precio de oferta. ¡Y lo saqué a la primera! Era una chica lista.

-------------------



Monday, January 07, 2019

Los Reyes Magos me trajeron un patinete


Quería estrenar en la Pascua Militar el patinete que me trajeron los Reyes Magos de Oriente, pero mi Felipe VI puso el grito en el cielo. Decía que no era digno de una Reina de España ir subida a un patinete en un acto oficial. Los militares de nuestro país no lo entenderían.

 -El Presidente del Gobierno de España seguro que me entiende.
 -Tampoco lo entendería. Pedro es un hombre serio.
 -Me dijo Begoña que le había regalado un patinete.
 -El patinete se lo regaló para que anduviera por La Mareta sin cansarse.

 Cuando mi Felipe VI me habla de La Mareta me acuerdo de las vacaciones del Presidente Sánchez en este palacio que es nuestro y me indigno. La Mareta fue un regalo que le hizo a mi suegro el fallecido Rey Hussein de Jordania. Mi suegro fue tan tonto que se lo dio al Estado. No quería pagar impuestos. Por eso ahora no lo tenemos incluido en la herencia que nos quedará algún día.

 Volviendo al día de Reyes fue divino. Después de tanto discurso, tanto soldado y tanto coronel viejo nos fuimos a comer el roscón de Reyes a la casa de mi padre. Llevé a las niñas para que vieran a su abuelo menos famoso. Mis hijas siempre se extrañan por que mi padre no vive en un palacio. Tengo que explicarles una y otra vez que yo desciendo de una familia proletaria.

 -Cuando yo sea Reina de España le regalaré un palacio al abuelo Ortiz -me cuchichea Leonor.
 -No podrás hacerlo, cariño. Los españoles no te dejarán.
 -¿Tendrá que vivir mi familia de manera humilde?
 -Sí, mi amor. Nosotros servimos a los españoles. Tenemos que dar ejemplo.
 -Acabaremos viviendo como monjes -se lamenta mi Princesa de Asturias.
 -La alternativa es acabar como tu tía Cristina y su marido Iñaki.

 Mi Leonor calla y asiente. Es una niña muy lista. El roscón está bueno pese a no tener azúcar. Las niñas no repiten trozo de roscón porque saben que es mala educación repetir. Parece que quedan con hambre. Llamo a mi doncella Maripuri para que les prepare una sopa de verduras de temporada.

 -Ya preparé un repollo, mi Reina. Se lo dejo encima del radiador de la cocina para que no enfríe. Yo me voy a dar unos paseos con su patinete.

 Siento una gran alegría: mi patinete va a ser muy usado por las calles de Madrid. Seguro que mi doncella Maripuri ahorra mucho dinero en transporte urbano ahora que toma prestado mi patinete blanco. Espero que vaya despacito. Es peligroso ir muy rápido con el patinete.

---------------------------

Wednesday, December 26, 2018

Mi Nochebuena con champín



​ Celebré unas Navidades libres de alcohol. En mi mesa no hubo otra bebida que no fuera el champín que compró mi doncella Maripuri en un supermercado que no nombro porque no me paga por publicidad. Todos bebimos champín. Hasta mi suegro se tomó unas copas de esta bebida para fiestas infantiles. Le gustó. Pidió otra copa y así siguió toda la cena. Don Juan Carlos estaba muy feliz porque venía su hija Cristina con sus nietos Urdangarines. La senté a su lado. Era la hija pródiga que regresaba a casa por Navidad.

 -¿Un turrón Almendro, Cristina? -le ofrecí.
 -No me hables. Eres una impresentable, cuñada.
 -Soy la Reina de España.
 -Yo soy la Infanta Cristina, Infanta de España, duquesa de Palma de Mallorca, hija de Rey, nieta del Conde de Barcelona, bisnieta del rey Alfonso XIII...

 La dejé enumerando todos sus antepasados y me senté en la cabecera de la mesa presidiendo la cena de Nochebuena. Mi Felipe VI estaba más atento a lo que decían en la radio de su discurso de Nochebuena que de sus hermanas. 

 -No piensen en los políticos, mi amor. Ya sabes que te respetan.
 -Quiero que me aprecien, Leta.
 -También lo hacen. Tu discurso les gustará porque fue muy moderado. No le reñiste a nadie.
 
 Quedó tranquilo. Apagó la radio y dejamos de escuchar la Cadena de Ser de fondo. Mi cuñada Cristina hablaba de su marido. Lo había ido a ver a la cárcel con sus cuatro hijos. Doña Sofía secó unas lágrimas con una servilleta. Le tiré un paquete de pañuelos de papel. 

 -Gracias, nuera.
 -¿Le gusta el champín?
 -Me está emborrachando. No quiero más.
 -Es una bebida sin alcohol, suegra.
 -A mí me marea.

 Los niños empezaron a cantar villancicos. Cantan muy bien. Froilán podría ganarse la vida como cantante. Tiene voz de barítono. Su hermana Victoria Federica miraba el móvil. Supuse que estaba comunicándose en silencio con su novio torero. Los Urdangarines hacían los coros de los villancicos. 

 -¿Tú no cantas, hija? -le pregunté a mi Leonor.
 -Soy la Princesa de Asturias y debo ser digna de mi título de Heredera de la Corona de España.
 -Haces bien, cariño.
 -Yo tampoco canto, mami -dijo mi Sofía-. Que se note que soy Infanta de España.

 Me serví otra copa de champín y brindé por España entera. Somos un ejemplo de familia. El día de Nochebuena nos perdonamos y nos damos un beso. Hay muchas familias que no lo hacen. Es una pena. Un poco de hipocresía siempre queda bien en las fotos de familia.

----------------


Monday, December 17, 2018

Mi postal de Navidad




 Al periodista Jaime Peñafiel no le ha gustado nada mi postal de Navidad. Llamó a Zarzuela protestando porque no había un Nacimiento. Le recordé que sí había mesías en Asturias. ¿Qué era sino la niña que levantó mi Leonor en sus brazos preadolescentes? Era el futuro de Asturias, una comunidad autónoma donde nacen pocos niños y todos los niños y niñas que nacen son como los mesías que salvarán al Principado de su invierno demográfico.

 -Estoy hablando del Niño Jesús, de la Virgen María y de San José -insistió el periodista que tanto me odia.
 -¿Te refieres a la Sagrada Familia? Estarán en Israel buscando posada un año más.

 Mi doncella Maripuri cortó la llamada. No quiere que hable con el periodista Jaime Peñafiel porque puedo decir algo impropio de la Reina de España. Maripuri se preocupa mucho por mi Monarquía.

 -Su postal es preciosa, mi Reina -me asegura-. Muestra una familia feliz en un día de campo.
 -Fue una pena que no salieran unas vacas en la foto, Maripuri. Le habríamos hecho publicidad a la Central Lechera Asturiana.
 -¿Le pagan por la publicidad?
 -Sí, Maripuri. Pagan con impuestos.
 -¿A usted le dan dinero las marcas, mi Reina?
 -Creo que sí. Tendría que preguntarte a mi Rey de España.

 Mi Rey Felipe sólo sabe que está feliz. Tiene en su mano derecha la postal de los Reyes Eméritos y en su mano izquierda una copa de cava catalán.

 -Brindo por el amor de mis padres.
 -¿No estarás borracho, Felipe?
 -Brinda conmigo, Leta.
 -Ni lo sueñes. Ya sabes que soy abstemio.
 -Mis padres se quieren, Leta.
 -No te hagas ilusiones, amor.
 -Mira como mira mi viejo a mi vieja, Leta. ¡Esto es amor!
 
 Lo dejo soñar. Voy a mirar qué hacen las niñas. También están mirando la postal de sus abuelos eméritos. Leonor me pregunta si se han reconciliado.
 
 -Creo que no, cariño. Hicieron las paces para la foto y después volvieron a discutir.
 -Yo quiero que no discutan -dice mi Sofía.
 -Mucho no discuten, hija. Tu abuela vive en La Zarzuela y tu abuelo en el Palacio Real. Están a más de cuarenta kilómetros de distancia.

 Mis hijas asienten. No se acaban de acostumbrar al amor raro que se tienen sus abuelos los Reyes Eméritos. Son muy románticas. Seguro que de mayores entienden mejor que sus ancianos abuelos se quieran sólo en Navidad. Con los años una se vuelve menos romántica. Es lo que dice doña Sofía. Ella sabrá por qué lo dice.


Tarot gratis

AMAZON











My Blog List