Moda Letizia

ADPV

Amazon te vende....




Friday, July 29, 2016

Sigo aquí...

 Maripuri nos dio un susto de hospital. Suele pasar cuando en vez de pensar en ti piensas en los demás. Te olvidas de vivir, y mi doncella Maripuri se había olvidado... Pero hoy no es día de hablar de hospitales, ni de sangres ajenas que haces propias, ni de oxígenos que beben tus pulmones, ni de la edad joven que se te atraganta en una tos que llega sin permiso. Hoy es día de decir que las calles son maravillosas, que los jardines me gustan más que los de Versalles y que tengo ganas de dar un salto hasta el tejado y gritar que seré feliz. Las Reinas siempre somos felices.

 En cuanto a los asuntos del Reino no hay novedad. Te vas unos días y regresas al mismo país sin Gobierno. Tampoco me importa. Mi Felipe VI puede seguir recibiendo a los políticos. Tenemos unas galletitas de nata muy apetecibles. A Pablo Iglesias le encantan nuestras galletas del Eroski y Albert Rivera está muy contento con el agua del grifo porque el cloro es muy sabroso para el paladar del joven político catalán defensor de la España unida.

 Tampoco hay novedad en esta Familia Real. Creo que Urdangarín no ha ingresado en ninguna prisión. No hay prisa. No sé si se trasladarían a Portugal. Mi doncella Maripuri cree que todavía siguen en Suiza.

 -Las mudanzas llevan su tiempo, mi Reina.
 -También cuestan, Maripuri. No te llevan los muebles gratis.

 Llegan mis Herederas. ¡Qué guapas son! ¡Y pensar que un día pensé que nunca iba a ser madre!

Monday, July 18, 2016

Me hubiera gustado ser actriz

 Hay mucho revuelo porque comenté el otro día que me hubiera gustado ser actriz. No recuerdo ni a quien se lo dije. Supongo que sería a la alcaldesa de Madrid, a la señora Carmena. Cada vez que me la encuentro le hago confidencias. Es una abuelita encantadora. Bueno, a quien se lo haya dicho es lo de menos. Lo de más es que ahora andan por los madriles diciendo los chismosos que Letizia quiere ser chica Almodóvar. Mi doncella Maripuri dice que no debo preocuparme por esos chismes.

 -Además, mi Reina, no es mala idea. Pedro Almodóvar paga muy bien el trabajo de sus actrices. Les paga con ese dinero que tiene escondido en Panamá y en otros paraísos fiscales.
 -Maripuri, por favor, le quitas el encanto a la vida con esos comentarios.
 -Estoy hablando de la realidad, mi Reina. Almodóvar está en los papeles de Panamá igual que su tía política la Infanta Pilar.
 -Yo estoy hablando de que podría ser actriz si la Monarquía dejara de existir.
 -Ya le dije que no era mala idea.

 Con el beneplácito de mi doncella Maripuri, me acerco al despacho de mi Felipe VI para comentarle lo de que quiero ser actriz. 

 -No una actriz cualquiera -le explico-. Quiero ser chica Almodóvar.
 -¡Leta!
 -Hay que tener un plan B, amor.
 -Yo sólo tengo un plan A: ser Reyes de España y que España tenga Gobierno.

 Mis hijas, en cambio, están encantadas con tener una madre actriz. Leonor me pregunta cuanto me pagarían por película. Es muy capitalista mi heredera grande.

 -Me pagarán como a Julia Roberts.
 -¿Y eso es mucho dinero, mami?
 -¡Ya lo creo! Podremos ir de vacaciones al Caribe.

 Mi Sofía me pregunta si ella podría ser también actriz porque de la Monarquía no podrá vivir de mayor.
 
 -La Heredera es mi hermana Leonor -se lamenta.
 -Tu trabajo será ayudar a tu hermana, hija, y ella te pagará un buen sueldo.

 Las dejo discutiendo sobre el futuro que las espera. Mis hijas son distintas a las demás niñas. Las crías de su edad sólo piensan en juguetes. Las mías, en cambio, piensan en ponerse a trabajar lo antes posible. Son conscientes de que no se vive del aire.

 Hablando de trabajar, este jueves tengo que entregar unos premios de la moda. No sé qué trapito pondré. Los diseñadores a los que no les compro nada siempre me critican. Creo que iré con un vestido de mercadillo. Mi doncella Maripuri tiene alguno en su armario y me lo podrá prestar aprovechando que tenemos la misma talla 36.

Monday, July 11, 2016

Estoy pensando en hacerme vegana

 Estoy pensando en hacerme vegana. Michelle Obama dice que la carne es malísima. Ella no come carne ni pescado; se alimenta con productos de su huerta de la Casa Blanca. Yo también podría alimentarme con nabos y esas cosas que crecen entre árboles y flores en mi jardín. Se lo comenté a mi Felipe VI y me dijo que hiciera lo que quisiera.

 -Yo ya tengo bastante con lo del nuevo Gobierno, Leta. Creo que habrá nuevas elecciones.
 -¿Las terceras?
 -Sí, Leta. Obama también lo cree. Me dijo que tuviera paciencia.
 -Entonces, debemos pensar en hacer un huerto ecológico, amor. Para el año no habrá presupuestos y con el huerto tendremos la comida gratis. Nos haremos veganos por necesidad.

 Mis hijas no están muy de acuerdo. A Leonor le encantan las hamburguesas. Dice que no renuncia a una hamburguesa con lechuga, tomate y mucho kétchup.

 -Es la mejor comida que hay, mami. Además las hamburguesas son baratas.
 -Más baratas nos saldrán las lechugas, cariño. Las cultivaremos nosotros.
 -No te imagino con una azada, mami.
 -No me desanimes, hija.

 Quien me anima es Pablo Iglesias. Cuando viene a mi Palacio para hablar con mi Felipe VI, me da sus parabienes al verme azada en mano.

 -Así me gusta, Letizia. Estás trabajando como una chica de Vallecas.
 -Échame una mano con los tomates, anda.

 Se niega. Él es un político, no un agricultor. Tampoco es vegano.

 -Siempre comí carne, pero de cerdo. La carne de ternera la comen los señoritos. Yo como cerdo y pollo por eso de que las carnes blancas son mejores que las carnes rojas.
 -Tendrías más votos si te hicieras vegano, querido Pablo.
 -Me sobran los votos. Rajoy no tiene votos suficientes para gobernar y yo podré gobernar sumando mis escaños a los escaños de toda la oposición al PP.

 Mi cabeza da vueltas. Ya no sé si hacerme vegana, hacerme política o hacerme chica ye ye. El mundo se ha vuelto raro y yo no me encuentro. Mi doncella Maripuri dice que es mejor no pensar. Hay que vivir el día a día sin hacerte preguntas filosóficas. Lo haré. Michelle Obama tiene las ideas más claras que servidora. Por eso se ha hecho vegana. Yo todavía estoy pensándolo.

Thursday, July 07, 2016

Soy una Reina de rebajas

 Nadie puede decir que no ahorro. Estos días fui de rebajas y me compré todos los vestidos floreados que había en Zara. Son preciosos. Dice mi doncella Maripuri que me favorecen tanto como favorecían a su bisabuela.

 -La moda se repite, Maripuri.
 -El mal gusto también, mi Reina.
 -¡Maripuri!
 -No quiero decir que usted tenga mal gusto, mi Reina. Quiero decir que los de Zara no han estado muy finos a la hora de copiar sus diseños para este verano.

 Casi me deprimo. Parece que no voy bien vestida. Me lo dice también Pablo Iglesias.

 -Pareces mi tía Obdulia, Letizia.
 -¡Un respeto!
 -Soy republicano.
 -¡Hazme la reverencia!

 Pablo Iglesias mira para mi Felipe VI asustado. Mi Felipe VI le dice que entre en su despacho.

 -No abuses, Leta -me susurra-. Este hombre puede ser el próximo Presidente del Gobierno de España.

 Casi me deprimo más. Pablo Iglesias nunca me causó alegría. Me vienen ganas de quitar mi vestido de flores rosas y ponerme de luto. Menos mal que viene mi suegra doña Sofía con unos bombones.

 -Toma uno, nuera. Me los acaba de regalar Juanito.
 -¿Han hecho las paces?
 -Creo que sí. Me ha invitado al cine esta noche. 
 -¿Y usted le perdona?
 -He perdonado siempre.

 Como media caja de bombones. No hay nada mejor que el chocolate para quitar la depresión. Me viene la alegría cuando doña Sofía empieza a protestar porque le como todos sus bombones.

 -¡Me voy de finde! -exclamo feliz.
 -¿Con el Presidente de los Estados Unidos? ¡Bien hecho, nuera!

 No le digo que nada de eso. Iré con mis niñas a descansar lejos de los Obama. Los sábados y los domingos nunca trabajo. Tanto me da que venga de visita el Presidente de los Estados Unidos o el Presidente de mi comunidad de vecinos. Yo sólo trabajo cinco días a la semana. El sábado volveré a las rebajas de Zara  y el domingo iremos al parque en la urbanización de una amiga mía.

Monday, June 27, 2016

No habrá un Presidente con coleta

 Estaba ilusionada con Pablo Iglesias porque ese chico, igual que yo, quiere modernizar la Patria. ¿Hay algo más moderno que un Presidente de España con coleta? Me lo imagino en una fotografía con Donal Trump y me vuelvo loca. Podrían pegarse. Los extremos unidos nunca dieron buenos resultados.

 Pablo Iglesias no nos sorprendió ni sorprendió a los del PSOE. Se quedó de tercero y gracias. En este país nuestro la gente es muy tradicional. Yo creo que hubiera ganado mucho votos si se hubiese cortado la coleta. Se lo dije antes de las elecciones y no me hizo caso.

 -Yo soy de pelos largos, Letizia.
 -Un pelito corto te dará muchos votos, querido Pablo.
 -La izquierda me vota tal como soy y la derecha no me interesa. 

 Creo que no lo votaron ni los de la izquierda. Según me contó mi doncella Maripuri, sólo lo votaron los perroflautas. Muchos hay. Sumados alcanzan los 71 escaños en el Congreso de los Diputados.

 Mi Felipe VI está de los nervios. Dice que tendrá que haber unas terceras elecciones porque no habrá pacto. 

 -España no aguanta otras elecciones, Leta.
 -¿No tenemos dinero para pagarlas?
 -No, Leta. Para estas elecciones tuvimos que endeudarnos con los alemanes.
 -Ah... entonces no pasa nada. Nos vamos de la Unión Europea y no pagamos esa deuda. Es lo que hicieron los ingleses.
 -Hablas como Pablo Iglesias, Leta.

 Mi santo habla como un Rey histérico. No se lo digo para no ponerlo más histérico. Lo escucho hablar con Pedro Sánchez y con Albert Rivera. Esos dos siguen sin querer acuerdos con el eterno Presidente en funciones. Los dejo con sus tontearías y me voy al cuarto de las nenas. 

 Leonor está enganchada a la televisión. Mira el telediario y hace cuentas.
 
 -¿Qué haces, cariño?
 -Practico sumas y restas con los resultados de las elecciones, mami -me dice muy seria.
 -Ellos también lo hacen, cielo. Deberías pasarle esas cuentas tuyas a ver si les dan ideas.

 Su hermana Sofía está haciendo caricaturas de Rajoy. No creo que le gusten al Presidente. Es un hombre serio, aburrido y las bromas como que no van con él. Se lo digo a mi Sofía.

 -Dibuajaré a Pablo Iglesias.
 -Mejor no dibujes a ningún político, cariño. 
 -Entonces, haré un dibujo de la tía Corinna
 -¡Ni se te ocurra!
 -El abuelo Juan Carlos la dibuja.
 -Me estás poniendo de los nervios, hija. Eres peor que los políticos de este país nuestro.

 Me acuesto. Cuando despierto son las ocho de la mañana. Mi Felipe VI ya está en su despacho trabajando. Lo oigo gritar. Seguro que habla con Rajoy. Suele gritarle para que lo oiga mejor. Lo que no sabe mi Felipe VI es que don Mariano no lo quiere oír.

Monday, June 20, 2016

No tengo esclavos

 Las elecciones se acercan y el verano también. Estoy deseando que metan las papeletas en las urnas para poder ir de vacaciones. Madrid me mata. Se lo dije a la alcaldesa Carmena y no me entendió.

 -A usted no le falta de nada, Majestad -refunfuñó.
 -Me falta aire acondicionado en las calles, alcaldesa.
 -Abaníquese, Majestad.

 Eso me dice mi suegra también, pero no puedo. El abanico no está hecho para mí. Nunca tuve fuerza en las manos.

 Ayer estuve ensayando unos paseos por el jardín de mi Palacio con un ventilador. Le até una cuerda y lo arrastraba.

 -¿Qué haces, Leta? -me gritó mi Felipe VI desde la ventana de su despacho.
 -Ventilarme.
 -Te estás levantando la falda como Marilyn Monroe.
 -Gracias por avisar, cariño. Esos escoltas de la Guardia Civil no me decían nada.

 Maripuri se ofreció a abanicarme. Acepté su propuesta. No era mala idea. Digo era porque no pudo seguir abacanicándome cuando Pablo Iglesias apareció en escena. Venía a decirle a mi Felipe VI que lo tendrá que proponer para Presidente de la Nación de Naciones.

 -¿Tienes una esclava, Letizia? -me preguntó.
 -Es mi doncella Maripuri.
 -Cuando sea Presidente del Gobierno de España prohibiré la esclavitud.
 -Aquí no hay esclavos -insistí.
 -Aboliré la Monarquía.
 -Ten piedad, por favor.
 -Pagaréis impuestos.
 -¡Dios mío!
 -Prohibiré las religiones.
 -No me cuentes más.
 -Meteré en la cárcel a ladrones como Urdangarín y a su esposa Infanta de España.

 Tapé las orejas para que mis oídos no oyeran más disparates. Pablo Iglesias es como el oráculo de los romanos: te dice lo que no quieres oír.


Monday, June 13, 2016

Me pongo abrigo en verano

 Me están criticando porque me pongo abrigos en verano. La gente es muy antigua. Si tengo frío, tengo que abrigarme, y no me importa que estemos en junio o en un agosto que Dios sabrá como vendrá. ¿Qué pasa si llueve? ¿No puedo sacar el paraguas de casa porque es verano? En este país estamos un poco atrasados.

 Hoy tengo un día de locos. Encima de trabajar haciendo inauguraciones y esas cosas, tendré que ver el debate de los políticos. Mi Felipe VI quiere verlo en familia. No sé si las niñas aguantarán tanta política sin dormirse. Mi Leonor tiene mucha paciencia, pero su hermana Sofía no es tan paciente. Enseguida le entra el sueño. Menos mal que no ronca. 

 Maripuri está en mi Palacio organizando todo. Me dijo que nos iba a poner un mantel de hule en la mesa de la sala por si con los nervios tiramos los vasos de Coca Cola. Se preocupa mucho por los manteles bordados a mano. También nos hará unos pinchos de tortilla. Últimamente compra esas tortillas congeladas que te venden en todos los supermercados. Va a lo fácil. La comprendo. Como le pagamos poco salario, también trabaja poco.

 Mis suegros no vendrán a casa para ver el debate. Doña Sofía me dijo que prefiere ir al ópera. 

 -Los cantantes de ópera gritan como los políticos, pero, como no entiendo lo que dicen, me dejan más tranquila.
 -¿Va con don Juan Carlos? -le preguntó.
 -No, querida. Tu suegro todavía anda con esa.
 -¿Se refiere a Corinna?
 -No la nombres, nuera, por favor.

 Me empieza a hablar de mi cuñada Cristina. Doña Sofía está contenta porque no irá a la cárcel.

 -Sólo irá Iñaki.
 -¿No le da pena?
 -Pues no mucha. Iñaki es un hombre valiente. Tendrá que trabajar en la cárcel.
 -¿Como Mario Conde?
 -No, nuera, como los presos honrados.

 Mi cabeza da vueltas. No entiendo nada. El frío regresa a mi cuerpo. Vuelvo a poner el abrigo. Mi suegra me mira espantada, pero no dice nada. Pongo también una bufanda. Las bajas temperaturas de este verano loco van a terminar acatarrándome. Empiezo a pensar que será mejor que pase del debate de esta noche. Para ver como Pablo Iglesias le grita a Rajoy y a los otros dos no merece la pena. Prefiero dormir.


Wednesday, June 08, 2016

Estaré en el club Bilderberg

 Estaré en el club Bilderberg sustituyendo a mi suegra. Doña Sofía se ha cansado de codearse con los ricos y me deja su silla. Estoy ilusionada. Dicen que huelen a dinero. Mi suegra cuando iba a las reuniones del club Bilderberg nunca se echaba colonia porque se le pegaba a la ropa el olor a dólares que había por allí.

 Yo creo que iré con una colonia de verano, una Puig, o mejor me perfumo con la colonia Nenuco de mis hijas. No quiero que el perfume interfiera en el olor a dinero de todos los que asisten a las reuniones. Sería un pecado. Además, yo soy respetuosa con el capitalismo. Reconozco que triunfa. Los comunistas no tenemos nada que hacer.

 Mi doncella Maripuri no quiere que vaya al club Bilderberg. Dice que no es digno de una Reina Roja.
 -Sus súbditos dejarán de amarla, mi Reina.
 -Alguno me querrá menos, pero no me importa. Tengo que llevarme bien con los ricos. Una debe pensar en una vida sin ser Reina de España. Podría venir la República y sería un desastre. ¿De qué íbamos a vivir?
 -Seguro que los contratarían en Sálvame. Contrataron a Belén Esteban, a Rosa de Benito y a alguna más que estaba en paro sin cobrar subsidio de desempleo.
 -¡Maripuri, por favor!

 Mi doncella calla. Comprende lo importante que es para mí el dinero. Una se ha acostumbrado a vestidos de diseñador, comidas en Lucio y vacaciones en lugares desconocidos para la prensa del corazón. Eso cuesta euros.

 Estoy preparando los atuendos para ir a las reuniones. Doña Sofía dice que los ricos no se fijan mucho en la ropa que llevas, pero yo quiero ir bien vestida. Acabo de llamar a Agatha Ruiz de la Prada. Será una de las diseñadoras que me haga mis trapitos para ir a codearme con los ricos del mundo mundial.

Sunday, May 29, 2016

Entre libros estoy en mi salsa

 El otro día fui a la Feria del Libro de Madrid. Estuve en mi salsa. Todos los libreros me regalaban libros, yo decía gracias y se los asaba a mis ayudantes. Mi doncella Mariuri no podía con tanto libro.

 -No acepte más, mi Reina -me suplicaba.
 -Coge y calla, Maripuri. No se le dice no a un regalo. 

 Me vinieron bien para rellenar un mueble que tenía en el salón con unos cacharros que me regaló doña Sofía. A mí no me gustan las artesanías indias.  Prefiero rellenar todos los muebles con libros. Te dan un toque muy chic. Las visitas entran en tu casa, miran tus libros y te llaman intelectual. 

 Casi todos los libros que me regalaron versaban sobre El Quijote. Está muy de actualidad la principal obra de Cervantes. Me lo regalaron en párrafos, en verso, en dibujos, es decir, en cómic. Mi Leonor quería leerlo en cómic. Le dije que no perdiera el tiempo.

 -Hija, en este país nadie lee El Quijote. Lees un resumen, haces el examen y apruebas. Todos mis compañeros de clase que leyeron ese dichoso libro suspendieron Literatura española. A los profesores les gusta que le cuentes el resumen.
 -Yo quiero leerlo -insistía mi Princesa de Asturias. 
 -No conseguirás acabarlo, cariño. Nadie lo consigue. Te entra el sueño cuando llegas a los molinos de viento y no te quedan ganas de más libro.

 Mi Sofía, en cambio, no estaba interesada en lecturas serias. Sólo lee el horóscopo. Es una niña preocupada por su futuro y por el de nuestros súbditos. Me preguntó si había visto en la Feria del Libro a Pablo Iglesias.

 -Su horóscopo de hoy no es bueno. Le da un mal día.
 -Creo que se equivocan los astros, amor. Al señor Iglesias le va muy bien desde que se juntó con los de Izquierda Unida. Las encuestas dicen que dará un sorpaso tan grande que ganará las elecciones. Como nos descuidemos sale de las urnas del 26 de junio convertido en Rey de las Españas.
 -¿Destronará a papá?
 -No nos pongamos trágicas, amor.

 Las niñas son muy profundas. No tienen edad para pensar en sus futuros, pero lo hacen. A Leonor le preocupa mucho no ser Reina de España cuando le toque.

 -¿Qué haré si no soy Reina? -me pregunta.
 -Trabajar, hija.
 -Puede ser la nueva Reina del Corazón, mi Reina -sugiere mi doncella Maripuri-.  Isabel Preysler todavía no tiene heredera en las revistas de evasión.
 -No hablemos del futuro, Maripuri -le pido-. Hoy tenemos que colocar los libros que me regalaron. ¿Crees que llegarán para cubrir todos los huecos de las estanterías?
 -Déjelo en mis manos, mi Reina. Usted piense que mañana es el Día de las Fuerzas Armadas y debe ponerse guapa. Los militares deben estar orgullosos de su Reina.

 Así lo hice. Me puse a pensar en soldados, generales, misiles y cañones. Acabé con una pesadilla horrible. Mi Felipe VI despertó con mis gritos.

 -¿Qué te pasa, Leta?
 -Estaba soñando con la guerra, cariño. 
 -Es el Día de las Fuerzas Armadas, Leta, no el día de la guerra. Debiste estar leyendo antes de acostarte algún libro de terror.

  El único libro de terror que había pasado por mis manos había sido El Quijote. No se lo dije para no discutir. Me fui a desayunar. Un buen desayuno te hace olvidar los miedos. Me puse de magdalenas hasta las cejas. Estaban ricas. Después seguí con las patatas fritas de paquete. También estaban sabrosas. Tiene razón mi doncella Maripuri cuando dice que los alimentos listos para comer de los supermercados son adictivos. Seguro que el nuevo Gobierno, si es de izquierdas, acaba prohibiendo sus adictivos.

 

Monday, May 23, 2016

Doce años de casados

 Nos fuimos al fútbol para celebrar nuestros doce años de casados en feliz matrimonio católico. Mi Felipe VI iba por obligación y yo porque me apetecía que me aplaudieran. En el fútbol son muy monárquicos. Los del Barça también. Se me acercó Piqué con uno de sus hijos en brazos y el crío me llamó Reina sin pensarlo dos veces.

 -Está empezando a hablar -me dijo Piqué.
 -Ya veo.
 -Sólo dice Reina y mamá.
 
 No pudimos seguir hablando. Cuando le iba a preguntar por Shakira, lo empujaron hacia mi Felipe VI. Sus compañeros tenían prisa por ir de fiesta lejos de Madrid. Creo que regresaban a Barcelona con los de las banderas esteladas. No les pregunté. Yo había ido a lucirme, a hacer país, Monarquía; sólo a eso.

 Después del fútbol nos fuimos a cenar en pareja. Mi Felipe VI quería ir a Lucio, pero no está nuestra economía para tanto gasto. Tuvo que contentarse con la paella que nos preparó mi doncella Maripuri. Estaba rica. Maripuri hace unos arroces que te chupas los dedos.

 -Somos felices, Leta -decía mi Felipe VI mientras comía las cigalas congeladas de la paella. 
 -Podemos ser más felices, amor.
 -¿Cómo?
 -Teniendo más dinero. 
 -Te estás volviendo capitalista, Leta.
 -No, mi amor. Soy realista. Las pensiones de la Seguridad Social son muy pequeñas y hay que ahorrar para la vejez. No quiero ser una vieja pobre cuando me toque ser vieja.
 -En eso hoy no toca pensar, Leta.

 Los hombres son muy románticos. Dejé que mirara las estrellas y que soñara. Hablaba de tener nietos y de esas chorradas que dicen los hombres casados cuando han pasado a tu lado más de diez años.

 -Nuestras hijas son todavía pequeñas, amor.
 -La Princesa de Asturias se puede casar con uno de los hijos de los Reyes de los Belgas. Tenemos dos países parecidos.
 -¿Parecidos?
 -Sí, Leta. Bélgica es un país sin Gobierno. Igual que España.

 Acabamos hablando del dichoso Gobierno. Me aburre el tema. Quedé dormida y desperté en los brazos de mi Felipe VI. Me llevaba para nuestra cama. Seguí haciéndome la dormida. No me va mucho el sexo. Prefiero los amores puros, más platónicos. El amor si lo usas mucho se te acaba.

 Hoy los periódicos sólo hablan de la guerra de las banderas en la Final de la Copa del Rey. Mi doncella Maripuri me pregunta si llevé la bandera pirata.

 -Se la había metido en el maletero del coche, mi Reina.
 -¡Menos mal que nadie la vio! Nos podría haber costado el cargo de Reyes de España.
 -Es una bandera muy bonita, mi Reina.
 -Prefiero la bandera de España.
 -¿Cuál? ¿La de la República? ¿La de los aguiluchos? 
 -¡Maripuri! Nuestra bandera es la constitucional. 

 Mis hijas regresan del colegio. Quieren saber si es cierto que los Urdangarines van a vivir a Portugal.

 -En el colegio las niñas decían que nuestra tía Cristina compró un palacio en Lisboa -dice Leonor.
 -No hagas caso a los chismes, cariño.
 -Creo que son ciertos esos chismes, mamá.
 -Mejor no hablamos de tus tíos, cielo.
 -¿Cómo fue el fútbol, ayer? -me pregunta Sofía-. ¿Os abuchearon mucho los catalanes?
 -De eso tampoco hablamos, cariño. Prefiero hablar de vuestros deberes. 

 Mis hijas dicen que mejor no hablamos de nada. Meriendan en silencio. Tomo mi café en silencio. Esta es la casa de los silencios. Hasta los perros están en silencio en su perrera del jardín. Me asomo a la ventana y casi grito al ver que están jugando con la bandera pirata. Mi doncella Maripuri debió dársela. Está cansada de que pierdan las pelotas por el jardín.
 

Sunday, May 15, 2016

No estamos en crisis

 Estoy que no respiro por culpa del dichoso incendio de Seseña. Estuve toda la noche con el vicks vaporub. Me untaba la nariz y mi Felipe VI estornudaba.

 -No se puede dormir a tu lado -me dijo.
 -Pues no duermas.
 -Necesito descansar por el bien de España.
 -Deja de hablar de la otra, anda.
 -Estoy hablando de la Patria.

 Acabé echándolo para el sofá de la sala. Su españolitis me mataba. Seguí con el vicks vaporub. ¡Diez tarros gasté! Menos mal que me los paga la Seguridad Social. También me paga la tila de farmacia que suelo comprar para calmar mis nervios. Hay muchas cosas que me ponen de los nervios, una de ellas es que digan que mi Felipe VI y servidora estamos pasando por una crisis matrimonial. No hay tal cosa. Sólo discutimos por España. 

 A mi Felipe VI le da miedo Pablo Iglesias. Dice que puede acabar con la Monarquía. No lo creo. Pablo es un buen chico. Siempre que viene por aquí nos trae un regalo. El otro día traía unos dulces que había hecho la alcaldesa de Madrid para nosotros.

 -Tienen miel, azúcar y mantequilla de cabra -me dijo.
 -Ponlos por ahí. Se los daremos a los perros. Nosotros no tomamos azúcar.
 -Yo también defiendo a los animales.
 -¿Qué quieres Pablo? -le pregunté.
 -Vengo a deciros que seré el próximo Presidente del Gobierno de España y que Pedro Sánchez será mi Vicepresidente.
 -Gracias por la información.

 No quise quitarle la ilusión. La ilusión se la quitarán las urnas, o no; nunca se sabe. De momento, este país nuestro sigue sin Gobierno electo. Vamos tirando con ese Gobierno en funciones de Rajoy. Mi doncella Maripuri dice que es lo mejor que nos puede pasar.

 -Mientras no haya Gobierno no se pueden subir los impuestos, mi Reina. Sigamos así.
 -Sabes que no es posible, Maripuri.
 -Pare las elecciones, mi Reina. Usted puede hacerlo.

 No pretendo tal cosa. Eso sí que me pondría en crisis matrimonial con mi Felipe VI. Un día me dijo que sólo me dejaría si me volviera anarquista.

 -Debes ser monárquica, Leta.
 -Lo seré mientras sea Reina de España -le prometí.

 Estoy cumpliendo mi promesa. Esto es lo que deberían publicar los periódicos extranjeros. Es horrible que digan mentiras sobre mi matrimonio. Somos una pareja enamorada que lucha por un país sin Gobierno mientras cría y educa a una Princesa de Asturias y a una Infanta de España.

Thursday, May 05, 2016

Mis hijas en el fútbol

 Seguimos de noches de fútbol. Mi Felipe VI está buscando monárquicos y no se le ocurrió mejor sitio para encontrar fans que en los campos de fútbol del Reino. Ayer llevó a la pequeña Sofía a aplaudir al Atlético de Madrid. Yo quería que llevara a las dos niñas, pero dijo que con una tenía suficiente. Es de los padres que lleva a las niñas al fútbol de una en una para que nos e le peleen. No creo que fuera para tanto. A mis hijas les gustan los futbolistas, no el fútbol.  Lo mismo me pasaba a mí a su edad.

 Cuando eres niña sólo piensas en forrar las carpetas con fotos de chicos guapos y famosos. No es que los futbolistas sean muy guapos en general, pero son millonarios. Sólo por sus millones vale la pena forrar la libreta de matemáticas con sus imágenes. Mi doncella Maripuri opina lo mismo. 

 -Yo me casaría con  Cristiano Ronaldo, mi Reina, aunque no me gusta. Es un hombre que te quita de pobre. No tendría que mirar los precios en el supermercado.
 -Tampoco en las tiendas de ropa, Maripuri. Ese hombre está forrado.
 -Usted no deje a Felipe VI, mi Reina. No haga como hizo Mar Flores. ¿Sabe que anda liada con un colombiano rico? Me lo contaron los espías del Reino.
 -Pensé que nuestros espías se dedicaban a otro tipo de espionaje.
 -No, mi Reina. A los espías les gustan mucho las famosas.

 Mi cabeza da vueltas. El país sin Gobierno y los espías espiando a Mar Flores. Tendría que decirle a mi Felipe VI que hiciera algo, pero mejor no lo molesto. Parece que sólo le preocupa el éxito de los equipos de fútbol españoles. Es como todos los hombres españoles: mucho fútbol y poca cabeza.

 Mi Felipe VI pasa tanto de la política que tengo que atender yo las llamadas de Pablo Iglesias. Llama todos los días. El otro día me dijo que Pedro Sánchez sería su vicepresidente.

 -No hagas las cuentas de la vieja, querido Pablo -le aconsejé-. No suelen dar resultado.
 -Yo ganaré las elecciones.
 -Estoy hablando en serio.
 -Yo también, Pablito, querido.

 Colgó enfadado. Me recuerda a Jaime Peñafiel: siempre se enfadan, pero siempre vuelven a llamar. Peñafiel no está llamando mucho últimamente. Creo que trabaja a destajo. Es un capitalista. Cobra pensión de la Seguridad social y sueldo de "El Mundo".
 
 Mi pequeña Sofía no regresó muy contenta del fútbol. Se encerró en su cuarto y se puso a leer el cuento de Caperucita.

 -¿Qué haces, hija? Ese cuento lo sabes de memoria.
 -Soy fan del lobo.
 -Hija, a ti el fútbol te afecta a las entendederas.
 -Estoy cuerda, mamá. 
 -Espero que no acabes como Juana la Loca.
 -Todavía no encontré a mi Felipe el Hermoso.
 -¡Sofía!
 -Ni creo que lo encuentre entre tanto futbolista. Todos querían darme besos y a mí no me gusta que me besen. Prefiero dar la mano.

 Mi Sofía me está saliendo rarita. Dice mi suegra que se parece a mi cuñada Cristina. Yo la veo más parecida a ella. Es como doña Sofía en gustos. Hasta le gusta la música clásica. Quiere que se la pongamos para dormir.

Saturday, April 30, 2016

Sofía cumple nueve años

 En La Zarzuela estamos de cumpleaños. Nuestra pequeña Sofía cumple nueve años. Esta mañana se despertó gritando que quería sus regalos. Me entristece que sea tan materialista. Le dije que antes de darle los regalos, nos tendría que dar besos a todos y pensar un poco en la Patria. Es una Infanta de España.

 -Mi Barbie nueva, mami, por favor.
 -¿No quieres los pendientes Tous que te compré?
 -Prefiero mi muñeca.

 Sofía es una niña muy de muñecas. Yo creo que acabará coleccionando las Barbies dichosas. Ya le dije a mi Felipe VI que habrá que hacer un Museo de la Barbie con las muñecas de la niña. Podríamos sacar un dinerito cobrando entradas a los visitantes del museo.

 Su hermana Leonor, en cambio, piensa más en cosas serias. El otro día fue con su padre al fútbol y regresó encantada porque la aplaudieron y la llamaron princesa. Le dije que no se emocionara mucho.

 -Los que hoy te aplauden, mañana te abuchean, hija. La gente pasa de monárquica a republicana sin pensarlo dos veces.
 -En el Atlético de Madrid son todos monárquicos. Me lo dijo Vicente del Bosque.

 Tan entusiasmada quedó con el fútbol y con los futbolistas que se olvidó de hacerle un regalo a su hermana. Yo le había pedido que le calcetara una bufanda.

 -Me olvidé, mami. ¿Le damos a Sofía un foulard de los tuyos? Tienes uno de Tous muy bonito.
 -Habrá que dárselo porque no la vas a dejar sin un regalo tuyo.

 A Sofía no le gustó. Quería más Barbies. Dijo que el foulard no le quedaba bien y, aunque le quedara bien, no le interesaba. Su mundo es muy infantil. Tampoco quiso saber nada de los futbolistas. Su hermana Leonor nos contó que había alguno que tenía unos hijos muy monos.
 
 -Estoy pensando en casarme con un futbolista, mamá. Ahora no, por supuesto. Cuando sea más mayor.
 -Mejor no, hija. Tuvimos en la Casa Real un deportista que casi tira la Monarquía del trono.
 -¿Te refieres al tío Iñaki?
 -No hablemos de la familia, amor.
 -En mi colegio las niñas dicen que el tío Iñaki y la tía Cristina irán a la cárcel.

 Los niños son muy malos. Menos mal que mi Leonor no parece traumatizada. Debe pensar que la cárcel es como un hotel pagado por Hacienda. En ese colegio de pago al que la llevamos no les hablan a los niños de cosas tristes. Es lo que dice mi doncella Maripuri.

 -Los colegios privados les pintan a los críos el mundo de rosa, mi Reina. Nunca le hablarían de la pobreza que hay en este país sin Gobierno.
 -Hay más pobreza en el Tercer Mundo, Maripuri.
 -A mí me importa la nuestra, la española. No vivo en el Tercer Mundo.

 Maripuri es pesimista. Teme un Gobierno de Rajoy después de las elecciones generales del 26 de junio. Por eso está ahorrando todo lo que puede. Yo, en cambio, casi no ahorro. Estoy comprando la moda verano y no me regalan nada. Tampoco mi Felipe VI quiere que acepte regalos. No quiere que nos denuncien por corrupción. No se da cuenta lo caro que nos está saliendo ser honrados. En regalos para mi Sofía gastamos un dineral y nos podrían haber salido gratis si hubiéramos aceptado lo que nos enviaron las marcas.

Sunday, April 24, 2016

Cervantes nunca me gustó

 Me enteré por mi doncella Maripuri que en Radio Nacional están leyendo el Quijote para aburrir a sus oyentes. No me extraña que hayan bajado en el Estudio General de Medios. La gente quiere lecturas alegres, no las aventuras que no entienden de un hidalgo de la Mancha.

 -A mí me mete miedo, mi Reina. Por eso no le recomiendo escuchar el Ojo Crítico los viernes. Lo escuché dos viernes y acabé deprimida. Tuve que beber media botella de coñac para salir de la tristeza.
 -¡Maripuri!
 -Tuve suerte, mi Reina. Los de tráfico no me cogieron piripi. Casi me paran para soplar, pero uno de los policías se fijó en un chico que parecía un ladrón y fue directo a su coche. Yo aproveché para llegar a la discoteca sin novedad.
 -Supongo que no seguirías bebiendo, Maripuri.
 -No pude evitarlo. Lo siguiente fueron unos chupitos más dulces que los melones que venden en el Mercadona.
 -Vas a acabar en Alcohólicos Anónimos.
 -No beberé más -me promete-. Tiene razón, mi Reina, tengo que controlarme, pero una es tan feliz porque no hay gobierno que no puede evitar unos chupitos para celebrarlo.

 ¡El Gobierno dichoso! En los premios Cervantes casi se pegan Rajoy y ese Sánchez del PSOE. Tuvo que meterse en medio uno de los escoltas porque Rajoy no le soltaba la mano al chico del PSOE. Debía ser una cosa de judo o algo así lo que quería hacerle. Menos mal que no estaba Pablo Iglesias. Rajoy sería capaz de agarrarlo por la coleta y sacudirlo. Ese hombre está desesperado. Quiere seguir siendo Presidente de España a cualquier precio.

 Mi Felipe VI dice que no debo preocuparme. Esta semana hará la última ronda de consultas y llegarán a un acuerdo. Dice mi Felipe VI, que el Presidente podría ser Albert Rivera. Todos hablan con él.

 -Habrá elecciones, Felipe.
 -No, Leta. En España somos muy quijotes.
 -Te digo que habrá elecciones y no me hables del Quijote. ¡Odio ese libro!
 -Cálmate, Leta.
 -Todavía recuerdo mi suspenso en Literatura española por culpa de Cervantes.
 -¿Te suspendió tu ex marido?
 -Calla, por Dios, no me hables de otros hombres.
 -No soy celoso, Leta.
 -Pues entonces hablamos de Isabel Sartorius, de Eva Sannum, de...
 -¡Calla, Leta!

 Me callo y voy a mi habitación a descansar. Tanto Quijote altera mi estabilidad mental. Entra mi hija Leonor con una revista en la mano.

 -¿Qué lees, hija?

 Le echó un vistazo. No está nada mal. Me recuerda al Nuevo Vale de mi adolescencia. Mucho niño mono y muchos consejos para niñas que se empiezan a enamorar. Menos mal que mis Herederas son normales. No soportaría tener a una hija que leyera el Quijote en su tierna juventud. El Quijote es un libro para viejos.

Sunday, April 17, 2016

Cristina es inocente

 Mi cuñada Cristina es inocente. La culpa era de Manos Limpias. Cristina sólo era, y sigue siendo, Infanta de España. Es lo que dice la prensa estos días. Estoy esperando por la inocencia de Iñaki. Seguro que llega. Yo creo en la Justicia.

 Mi doncella Maripuri, en cambio, no cree en los jueces. Es tan atea como desconfiada.

 -¿Tendrá doña Cristina dinero en Panamá? -me pregunta.
 -No, Maripuri -le aseguro-. Mi cuñada sólo tiene deudas. En Ginebra le debe hasta a los del supermercado.
 -Es culpable -insiste.

 La dejo por imposible. Tampoco puedo seguir intentando convencerla porque me llama el Papa Francisco. Quiere saber si estoy dispuesta a acoger en mi Palacio a sus doce refugiados sirios.

 -Que vengan todos -le digo-. Tenemos comida de sobra y pueden dormir en el Palacio Real con don Juan Carlos.
 -¿No será una molestia?
 -En absoluto, Santidad. Serán bien recibidos.
 
 Me promete mandarme a alguno. En el Vaticano los sirios no se sienten cómodos con tanto rezo y tanto santo. Prefieren residir en un ambiente más normal. Los comprendo. Yo tampoco estaría muy cómoda viviendo en el Vaticano. Dios siempre me puso nerviosa.

 Del Gobierno no hay otra noticia que no sea la dimisión del ministro Soria. Tenía mucho dinero en Panamá y no podía seguir siendo ministro del Gobierno dne funciones de Rajoy. Ellos son honrados. Lo de Soria fue una cosa de herencia. Igual que lo de los Pujol. En esta España nuestra tus antepasados te meten en problemas con Hacienda porque se les da por llevar el dinero para el extranjero. Le dije a mi Felipe VI que no lleve nuestros ahorros a Mónaco.

 -¿Qué dices, Leta?
 -La próxima semana viene Alberto de Mónaco a pedirte inversiones en el Principado. Que no se te ocurra invertir en el Casino de Mónaco, Felipe. Sería un escándalo.
 -En el Casino se juega, no se invierte.
 -Todavía peor. España no aguantaría que su Rey fuera ludópata.
 -Hoy no tienes el día fino, Leta.

 Tiene razón. Estoy de los nervios. Tengo que tomar otra tila. Doña Sofía también se apunta a una tila. Dice que la alegría la pone nerviosa. 

 -La inocencia de mi Cristina es un notición, nuera. Ahora nos falta la inocencia de Iñaki. 
 -¿Brindamos?
 
 Levantamos las tazas de tila y chocamos las cerámicas. No hay nada más bonito que la felicidad. Te pone de los nervios, pero da gusto estar de los nervios  porque eres feliz.

Wednesday, April 13, 2016

Nueva ronda de consultas antes de las elecciones

 Mi marido tiene mucha fe en los políticos. Hay gente que cree en Dios. Mi santo cree en los Rajoy y compañía. Dice que llegarán a un acuerdo de última hora y que no tendrá que convocar nuevas elecciones. Yo no tengo tanta fe. Mi doncella Maripuri tampoco. Cree mi doncella que ni proponiendo a Pablo Iglesias se conseguiría un gobierno que nos sacara del gobierno en funciones.

 -Pero debería proponer a Pablo, mi Reina -dice mi doncella Maripuri-. Pablo nos daría mucha publicidad internacional. Saliríamos en las noticias de toda la prensa internacional y eso traería más turistas extranjeros a nuestra España, lo cual significa más dinero, más impuestos, más sueldos para funcionarios, más ingresos para pagar las pensiones de los jubilados, más dinero para los servicios públicos, más...
 -¡Calla, Maripuri, por favor! -le ordeno-. Me estás poniendo de los nervios.
 -Entonces voy a prepararle una tila.
 -No quiero más tilas.
 -Le calmará los nervios, mi Reina.

 La dejo hacer. Mi doncella Maripuri piensa que lo de mis nervios se soluciona con sus tilas calientes. Mi peluquero cree que los nervios se solucionan con un champú caro que, supuestamente, evita que me caiga el pelo. Mi suegra doña Sofía cree que debo escuchar música clásica para calmarme. Mi Felipe VI intenta calmarme regalándome joyas Tous que paga Hacienda. Mis Herederas tratan de calmarme hablándome de su colegio. Todos se esfuerzan en tranquilizarme.

 No puedo tranquilizarme con esta situación política. Encima la economía es un desastre. Abro los periódicos salmón y me entero de que han detenido a Mario Conde y a sus hijos. Me da pena. Pienso en esos nietos que quedan en manos de las asistentas sociales. Nos saldrán caros. Unos niños a los que les hay que pagar mayordomo y chófer privado que los lleven al colegio son niños más caros que los críos de los refugiados sirios que no han llegado todavía a nuestro país.

 Lo de Mario Conde me preocupa tanto como lo de los ricos de los Papeles de Panamá. Dan pena los ricos. Intentan no pagar impuestos y acaban en la cárcel. También damos pena nosotros, los españoles que trabajamos para pagar las cárceles donde los políticos encarcelados comen y duermen gratis. Yo creo que Mario Conde y familia deberían pagar su estancia en prisión. Pueden pagar con ese dinero que traían de Suiza en las maletas. Entre braga y braga, la hija de Mario Conde escondía los billetes de quinientos euros que, supuestamente, robó su padre. Un desastre de gente. Mario Conde debió haber continuado siendo abogado del Estado. Compró en su día aquel Banesto que lo convirtió en presunto ladrón o ladrón completo. Una nunca sabe como debe definir a una persona que cae en las redes de la Justicia.

 Doña Sofía también está preocupada por todo lo que pasa en este país nuestro. El otro día quiso ver la nueva película de Almodóvar y no la dejaron entrar en el cine. La gente se estaba manifestado en contra del director manchego.

 -Marché, nuera. Una señora empezó a insultarme por lo de mi Cristina. No nos perdonan nada.
 -¿Sólo la abucheó una señora?
 -Las otras no me reconocieron. Iba disfrazada de abuelita con mi nieta Victoria Federica del brazo.

 Así estoy yo de los nervios. No quiero imaginar a mis Herederas abucheadas cuando vayan del brazo de su abuela al cine. Mis Herederas merecen un país en el que nos aplaudan y nos quieran. Somos sus Reyes.

Tuesday, April 05, 2016

Los millones de la Infanta Pilar

 Nuestra tía Pilar es rica de verdad. Lo supimos por los Papeles de Panamá. Nadie lo sabía. ¿Cómo ibas a imaginar que la tía que te regala siempre chorradas de los bazares chinos es millonaria?

 Mi Felipe VI se lo tomó mal. Dijo que su tía Pilar tenía que haberle dicho a Hacienda que tenía millones en Panamá y pagar los impuestos correspondientes.

 -Tu tía Pilar siempre fue tacaña. ¿Te acuerdas de aquellos manteles que nos regaló por nuestra boda? Eran de los chinos.
 -Hay que pagar impuestos, Leta.
 -¿Nosotros pagamos impuestos, Felipe?
 -Sabes que sí.

 Yo no sé nada. De nuestras finanzas se encarga don Juan el Fantasma, un asesor que nunca te cuenta lo que hace. Espero que lo que esté haciendo con nuestro dinero sea legal. No me gustaría aparecer en un listado de defraudadores de Hacienda al lado de Pilar de Borbón, Messi y Almodóvar, ese director de cine manchego con el que quieren trabajar todas las actrices. Me llega con aparecer en las noticias porque no me dejo fotografiar en un restaurante o porque dicen que no permito que doña Sofía vea a sus nietas. Eso es mentira, por supuesto. Mi suegra ve a sus nietas cuando le da la gana. 

 La tía Pilar nos llama llorando. Dice que no quiere ir a la cárcel con su sobrina Cristina. No será para tanto, creo yo. Así se lo digo.
 -No tienes edad para ir a la cárcel, tía política.
 -Tienes razón sobrina. Soy una vieja.
 -Sólo te pueden meter en una residencia de ancianos y no creo que lo hagan porque las residencias de la tercera edad están hasta los topes. No creo que encuentren sitio para ti en ninguna residencia de Madrid.
 -¡Letizia!
 -Tú devuelve la pasta y te dejarán libre.

 Cuelga. No quiere devolver la pasta. La comprendo. Lleva cuarenta años ahorrando pesetas, euros y la moneda de Panamá que no sé cuál es. Yo tampoco devolvería ni la calderilla en su lugar. El dinero cuesta ahorrarlo. Es lo que dice mi doncella Maripuri siempre.

Wednesday, March 30, 2016

Días de tilas

 Entre la Semana Santa y el cambio de hora ando como una zombi. No soy yo. Ayer no pude ir con mi Felipe VI a ver los militares de Ferrol antes de que los de Podemos de Galicia nos declaren la guerra.

 -Ve tú, cariño -le dije a mi marido.
 -¿No quieres decirles algo a los de las Mareas de Podemos?
 -Me llega con cantarle las cuarenta a Pablo Iglesias.
 -No le riñas mucho, Leta. Pablo es un chico sensible. Lo podrías traumatizar.

 Mi Felipe VI es muy buena persona. Se preocupa hasta por la salud mental de los políticos. El otro día le preparó una tila calentita al Presidente en funciones. Me lo contó mi doncella Maripuri.

 -Rajoy bebió la taza entera, mi Reina, y pidió otra.
 -¿Otra?
 -Repitió catorce veces. Quedamos sin tilas.

 Se están poniendo de moda las tilas. Mi suegra también bebe mucha tila. La mezcla con anís del mono para que tenga un sabor más mediterráneo.

 -Soy la madre de una imputada por la Justicia del Reino de España -se lamenta.

 La comprendo. Por eso preparo una tila para mí, pero sin anís del mono. Me sabe a gloria. Mis Herederas también quieren tila.

 -La tila de las cinco -me pide Leonor.
 -La tila no tiene horario, cielo.
 -Yo la quiero a las cinco y Sofía a las seis.

 Leonor me pregunta si vamos a ir al fietorro de Vargas Llosa. Me había olvidado. Le digo que no vamos porque no se vería bien que los Reyes de España asistieran a una fiesta organizada por Isabel Preysler para todos los beautiful. Creo que la Princesa de Asturias me entiende.

Tuesday, March 22, 2016

Quiero ser millonaria

 Estos días sin Gobierno he estado pensando en mi futuro y he llegado a la bonita conclusión de que quiero ser millonaria. La vida con dinero es más bonita. Puedes ir de compras sin mirar los precios, ir de vacaciones en Semana Santa al hotel más caro, mandar a tus hijas a un buen colegio que paga tu cuenta corriente, comer en los restaurantes más prestigiosos. Yo quiero tener pasta y me he puesto a ello. ¿Cómo? Probando suerte en las loterías y apuestas del Estado.

 Mi Felipe VI dice que hago bien en promocionar una empresa que da tantos beneficios a Hacienda desde que nuestro aún Presidente en funciones decidió quedarse con un 20% de los premios. Cree que estoy buscando clientes para la mejor empresa del Estado. No diría lo mismo si supiera que intento hacerme archimillonaria.

 -He acertado tres números en la bonoloto, amor -le cuento.
 -¿Y cómo has hecho?
 -Como todo el mundo: taché seis números y sellé el boleto.

 Mi marido sonrió y me deja con mis boletos. Desde que regresamos de Puerto Rico está más optimista. Cree que habrá Gobierno. Yo no tengo tanta fe en los políticos. Pablo Iglesias viene todos los días a pedir que lo nombremos candidato a la Presidencia del Gobierno.

 -Tengo apoyos -me asegura.
 -¿Cuáles?
 -Me apoya José María Aznar, Venezuela e Irán.
 -Creo que tomaré una tila, querido Pablo.
 -También me apoyan Isabel Preysler y mario Vargas Llosa.
 -¿Quieres jugar a la bonoloto?
 -Yo juego siempre a la primitiva y nunca me acierto. 
 -Te voy a decir los números.

 Abro mi tablet y lo llevo a una web donde te diden los números que van a salir premiados en las loterías y apuestas del Estado. 

 -Acertarás fijo tres números. Cuatro euros, querido Pablo.
 -Gracias, Letizia.

 Pablo Iglesias se anota os números en la mano. Se ve que no ha olvidado su etapa de estudiante. Marcha volviéndome a pedir que lo apoyemos para lo de ser Presidente de España. Le prometo hacer lo posible. Hablaré con Isabel Preysler a ver si es cierto que lo apoya.

 Mi doncella Maripuri me dice que no me tome la molestia. Sólo pueden votar los diputados.

 -Isabel Preysler no es diputada.
 -Una pena -comentó-. Le daría un toque chic al congreso de los Diputados.

 Sigo haciendo la promoción de la web donde te dicen los números que tocan en la primitiva gratis. Me gusta compartir mi buena suerte con los ciudadanos de este país. Le mando un correo a mi cuñada Cristina con la dirección de esta web tan fantástica. Ella también necesita dinero. Los abogados son muy caros y hacienda no se los paga.

Sunday, March 13, 2016

Mis mensajes de WhatsApp

 Hay mucha polémica por mis mensajes de WhatsApp a ese amigo nuestro que anda un poco como mi cuñada Cristina con los jueces. Yo, que soy muy amiga de los amigos de mi esposo, intenté darle ánimos al pobre hombre y no se me ocurrió cosa mejor que escribir la palabra mierda. No sabía que iban a hacer mi mierda famosa. Los periodistas son así. Hasta Peñafiel le está sacando artículos enteros a mi mierda. Mi doncella Maripuri dice que no me debo preocupar, pero me preocupo. No estamos para bromitas en este país nuestro.

 -Dentro de unos días dejará de ser noticia, mi Reina. Hablarán de los políticos y se olvidarán de usted y de su mierda.
 -Estoy de los nervios, Maripuri. Intentó ser una buena Reina de España, apoyar a los españoles en dificultades.
 -Hace bien, mi Reina. Ese Javier López Madrid merece su apoyo, y la Infanta Cristina también.
 -No me hables de mi cuñada, por favor. Está poniendo la Monarquía en peligro.
 -Es como el amigo de Felipe VI.
 -No compares, Maripuri, por favor.

 Mi doncella no sabe lo qué es la corrupción. Le queda grande el término. Pero no puedo explicarle el significado de la palabra dichosa porque estoy obsesionada con la mierda. Todo me huele a mierda. Le digo a Maripuri que vuelva a limpiar los cuartos de baño.

 -Echa más lejía, por favor.
 -Si echo más litros de lejía, no respirarán ni en el despacho de Su Majestad Felipe VI.
 -Me da igual. Tú echa lejía, Maripuri.

 Escucho las toses de mi Felipe VI. En esta casa todo huele a mierda. No sé qué pasa. Debe ser la contaminación de Madrid o el dichoso cambio climático que nos trae malos olores en primavera. La Zarzuela entera me huele a mierda. Es horrible.

 Encima me llama mi suegra. Llora para no variar. Desde que vio a su hija Cristina sentada en el banquillo de los acusados no levanta cabeza. Me dice que tengo que hablar con las juezas.

 -Mándales un mensaje de WhatsApp, nuera, que a ti se te dan bien esas tecnologías.
 -¡Ni hablar!
 -Seguro que los leen.
 -También los lería Jaime Peñafiel, suegra.
 -Eso no importa, nuera. Lo importante es que convenzas a las juezas de que mi hija es inocente. Fue culpa de los asesores fiscales de Iñaki.
 -¿Quiere ir a un viaje del Imserso? -le preguntó apra cambiar de tema.

 Me dice que no. A ella no le gusta Benidorm. Prefiere ir a Londres.

 -Por las calles de Londres puedo pasear sin que me reconozcan. Dile a mi hijo que me pague ese hotel de cinco estrellas que tanto me gusta.
 -Tendrá que alojarse en una pensión. No tenemos cash.
 -En España la única que no tiene cash es Carmen Lomana.

 Corto la comunicación. Me van a volver loca. Entre el escándalo de mis mensajes de WhatsApp, las malas notas de Leonor en matemáticas, las rabietas de mi pequeña Sofía y las tonterías de mi suegra acabarán conmigo. Menos mal que hoy es domingo. No tengo que salir y nadie me puede echar en cara que apoyo a ese amigo de mi Felipe VI que es tan monárquico.

Tarot gratis

AMAZON











My Blog List