Moda Letizia

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Monday, April 30, 2007

Mi segunda Infanta nació ayer



¡Soy feliz! Mis segunda niña Infanta nació el domingo veintinueve de abril, justo el día que yo había previsto.

Es guapísima, un encanto de rorra. Rubita, con ojos claros, creo que azules, y gordita. Sólo lloró en el momento de emerger de mi barriga. Pobrecita. Estaba cómoda en mis interiores íntimos.

-Llama a casa, Felipe -le ordené a mi marido Príncipe-. Hay que decirle a Leonor que tiene una hermana.
-Pero Leta, amor, el doctor te tiene que arreglar. Ya hablarás por teléfono más tarde.
-Hablo ahora mismo -le dije-, mis oídos no están afectados por la epidural.
-En el paritorio están prohibidos los móviles, Alteza.

Los médicos están para fastidiar. No pude hablar con mi doncella hasta que me llevaron para mi habitación. Nada más llegar, me abalancé sobre el teléfono, y llamé a Palacio.

Me contestó el contable Juan:

-Maripuri no está, Princesa. Fue para la Ruber a repartir churros a la prensa.
-¿Y quién cuida a Leonor?
-Yo la cuido, Alteza, tengo mucha mano para los niños. En mi vida anterior fui padre varias veces y no hubo queja.

Las vidas anteriores no sirven para nada. Yo ya fui esposa y ¿de qué me sirvió? Cada marido es un mundo distinto.

Le dije a mi Felipín que buscara a Maripuri entre los periodistas. Tardó tres horas en encontrarla.

-Tuve que hablar con los periodistas, Leta. Querían saber los detalles.
-¿Qué nombre les dijiste?
-Sofía.
-¡No!
-Compréndeme, Leta, a la Reina le hacía ilusión que una nieta suya llevará su nombre.
-¿Por qué no le dijo a sus hijas que se lo pusieran a sus descendientes femeninas?
-Mis hermanas no van a tener más hijos.
-Ojalá que tengan una docena más.
-Por favor, Leta...
-Yo a mi hija no la llamo Sofía. Prefería que se llamara Lucrecia.
-Puedes llamarla Aifos. Mi primer barco se llamaba así.
-¿Sofía al revés? No, no me gusta.
-Si me permite, mi Princesa...
-Dime, Maripuri.
-Llamenla infanta So.
-¡So se le dice a los caballos!
-No se altere, mi Princesa. Tome estos churros que hizo la cocinera Ángela.
-No tengo hambre. ¿Tiens un pitillo, Maripuri?
-¿Va a fumar? Es malísimo, mi Princesa.

Ni siquiera pude fumar. Llevo nueve meses largos sin fumar ni un triste cigarro rubio. En cuatro o cinco días estaré en Palacio y podré fumar con placer. Lo que diga Maripuri no me importa. Mi doncella es no fumadora, abstemia y buena chica. ¿Cómo será mi Sofía infanta de mayor?

Saturday, April 28, 2007

Llevo diez meses de embarazo



Creo que me pasé con el medicamento que me recetó el doctor Recasens para retrasar el parto hasta el puente de mayo.

-No te preocupes, Leta -dice mi Felipín cada vez que frunzo el entrecejo -, Lucrecia nacerá antes del mes de julio.

Yo no puedo dejar de preocuparme. Echo las cuents y me salen diez meses de embarazada.

-Es por la sangre azul de la baby, mi Princesa. Los niños de sangre azul necesitan mayor tiempo de gestación que los de sangre roja.
-No digas tonterías, Maripuri. Deja de adivinar mis pensamientos y mira que día de nacimiento te sale en el tarot.
-Lo miraré en la baraja española porque se trata del nacimiento de una Infanta de España.

Cuando Maripuri llega a una conclusión, ya he destrozado la manicura francesa.

-No se muerda las uñas, mi Princesa.
-¡Dime la fecha!
-El miércoles dos de mayo, día festivo en la Comunidad Autónoma de Madrid en recuerdo de los fusilamientos del dos de mayo.
-Va a ser una niña triste. No lo puedo permitir. Llama al doctor Recasens, Maripuri, y pidele una medicina que me adelante el parto al domingo veintinueve de abril.

Maripuri obedece, pero mi doctor ginecólogo no le hace caso. Me pongo al teléfono y me riñe por no estar en reposo absoluto.

-Recuerde con quien está hablando, doctor. Y recuerde también que esta vez no quiero cesárea.

Le colgué el teléfono. Hay que hacerse respetar si no quieres que te maltraten.

-Debería cuidar sus formas verbales, Alteza.
-No te pongas en plan institutriz inglesa, Maripuri, para eso ya tenemos a miss Jane.
-Miss Jane presentó ayer su dimisión. La contrató Berlusconi para atender a su futuro nieto.
-A mí nadie me dijo nada.
-Don Felipe no quiso que la inquietáramos con un detalle sin importancia.
-¿Sin importancia?... ¿Quién va a cuidar a Leonor durante mi convalecencia hospitalaria?
-El contable Juan y yo misma nos ocuparemos del cuidado de la infanta Leonor. La cuidaremos como si fuera nuestra hija.

¡Dios mío! Mi Leonor en manos de una mujer sin hijos y de un hombre que sólo piensa en euros. Son capaces de no alimentarla con el menú especial que diseño para mi niña Arguiñano. Tengo que llamar a ZP. El Presidente tiene dos niñeras inglesas y me puede prestar una.

Thursday, April 26, 2007

No hay síntomas de parto


Estoy de los nervios. Doña Sofía llama a todas horas interesándose por los síntomas de parto. Es peor que Jaime Peñafiel. Por lo menos, a Jaime lo atiende el servicio doméstico, pero ¿cómo le voy a decir a Maripuri que atienda a la Reina?


-Yo imito su voz muy bien, mi Princesa -dice mi doncella cada vez que llama doña Sofía.

-Déjame ese teléfono, Maripuri.


Es la decimosesta llamada del día. Antes de que me pregunte, le digo que Lucrecia no da síntomas de salida.


-No se llamará Lucrecia, querida. Felipe quiere llamarla ahora Isaura, en honor a una diputada de Izquierda Unida. Isaura Navarro.

-Querrá decir Isaura de Borbón, Majestad.

-Isaura Navarro, querida. ¿Para qué se va a apellidar Borbón? Total, no va a reinar.


No puedo más. Los Borbones me desesperan. En vez de seguir el ejemplo impagable de doña Sofía, sigo el mío y no vuelvo a ponerme al teléfono. Dejo que mi doncella responda como le dé la servicial gana.


-Mamá ha suspendido todos sus viajes a la India, Leta.

-¿Un atentado?

-No, cariño. Nace nuestra niña el domingo y quiere estar presente en el paritorio porque teme que nos la cambien por el niño de Paz Vega.

-¿Cómo nos la va a cambiar? ¿No tengo una sala de partos exclusiva?

-Ya sabes como es la Reina, Leta. Se preocupa hasta por la Constitución.


A mí la Constitución me trae sin cuidado. Es un papel sin contenido literario. En mi Reino Republicano tendremos una Constitución Plurinacional escrita por uno de los poetas favoritos de Zapatero.


-Creo que la Reina fue para la Ruber, mi Princesa. Quiere ser la primera admiradora de la nueva Infanta.

-A este paso yo seré la última en llegar a la Ruber, Maripuri.

-Tiene razón, mi Princesa. El contable Juan lleva dos días en la Ruber contando los médicos que la van a atender. Teme que alguno haga novillos en uno de los momentos más históricos de nuestra Patria.


Mi doncella habla como el Rey. Todo se pega. Dice "nuestra Patria" con pronunciación borbónica.

Tuesday, April 24, 2007

Camisones para la Ruber



Seré la última princesa en dar a luz. Mary tuvo una Heredera del Heredero del Heredero el pasado sábado, Máxima trajo al mundo holandés otra niña, Salma también le ha dado a Marruecos una niña sin corona. ¡Qué pena! Son niños potencialmente traumatizados. ¿Cómo le diremos a nuestra Lucrecia que no va a tener Reino Republicano?

Mi Felipín cree que no se lo debemos decir.

-Hay tiempo, amor.
-El tiempo vuela. Mira, Leonor, parece que fue ayer cuando la bautizamos con las aguas congeladas del Jordan, y dentro de unos meses iniciará la catequesis para la primera comunión.
-Olvídese de la catequesis y de la primera comunión de la Heredera del Heredero, mi Princesa -nos interrumpió Maripuri-. El contable Juan no puede hacer más encaje de bolillos con las cuentas de Palacio. ¿Sabe cuánto dinero llevamos gastado, Alteza?
-No me lo digas, Maripuri. Es vulgar hablar de dinero. Además, paga ZP todos nuestros gastos.
-El Presidente no paga nada, cobra impuestos a los españoles para él y para ustedes.

Tuve que tomar una tila. Mi cabeza estallaba: por un lado voy a tener una infanta sin corona y por otro mi doncella se pone filosófica con los presupuestos.

-Maripuri te compró unos camisones que no sirven para la Ruber, cariño.
-¿Son sexys?
-No, amor, son baratos. Los compró en los chinos.
-¡Maripuri! ¿Quieres que sea la hazmerreír del Reino? Yo me visto de Armani, de Felipe Varela y de Lorenzo Caprile, ¿entendiste?
-Como siga gastando tanto en trapos, el contable Juan va a tener que atracar un banco para pagar sus facturas, Alteza.

No me imagino al contable Juan de ladrón de bancos, y mucho menos por mí. Los monárquicos son unos tacañones; ZP, en cambio, siempre me dice que no me preocupe por el dinero. Es un hombre sumamente generoso.

Saturday, April 21, 2007

Ansiedad preparto



Me lo estoy pasando pipa con las especulaciones que hacen mis ex compañeros periodistas sobre el nacimiento de mi segunda Infanta. Les voy a fastidiar el puente de mayo. Hasta lo dicen las cartas de mi doncella Maripuri.

-Su segunda niña Infanta de España nacerá el uno de mayo a la una de la madrugada y usted, mi Princesa, ingresará en la Ruber Internacional el veintinueve de abril.
-¿Cuántas horas voy a estar en la dura tarea de dar a luz?
-Tres días escasos.
-Mi Felipín mata a los médicos si me ve sufrir tanto.
-No sufrirá usted, mi Princesa. La epidural le quitará los dolores de parto.
-Pero no me quitará la desesperación. Como doncella moderna y echadora de cartas peculiar no tienes precio, Maripuri, pero no te metas a comadrona, por favor.
-Ni se me ocurre, Alteza.

Las mujeres que no han parido no comprenden mi ansiedad preparto. Traer una criatura a este mundo es una responsabilidad.

Mi Leonor me toca la barriguita. Sabe que su hermanita está escondida en mis interiores íntimos.

-¡Felipe! ¡Atiende a tu hija!
-No molestes a mamá, Leo.
-Nada de Leo. Llamale Leonor que así la bautizamos.
-Ven aquí mi reina Leonor.
-Es la infanta doña Leonor.
-Sí, Leta.
-A ver, dilo.

Mi Felipín repite toda la tarde infanta doña Leonor. Cuando miss Jane, la institutriz inglesa, le da la cena, mi Leonor ha aprendido a llamarse infanta doña Leonor. Mi niña es muy lista.

Thursday, April 19, 2007

El blog de la segunda Infanta




Estos últimos días de embarazo los ocupo con lecturas relajantes. Volví a leer "El doncel de don Enrique el doliente". Me encanta. Larra es mi escritor favorito.

A mi doncella Maripuri, en cambio, sólo le gustan los artículos de Larra.

-Debería descubrir nuevos escritores, mi Princesa -me sugirió.
-No, Maripuri. Yo prefiero los clásicos. Los nuevos escritores me aburren. Son meros ganadores de premios literarios.

-En el "20 minutos" le abrieron un blog a la segunda Infanta.
-¡No me digas! ¿El blog de Lucrecia?
-Sí, mi Princesa. Le dije al contable Juan que les cobre derechos de imagen.
-¿Derechos de imagen? ¿Tienen una foto de la ecografía? ¿La Ruber no ha respetado mi derecho a la intimidad?
-Tranquilicese, Alteza. Las ecografías sólo las han visto usted, el Príncipe y el doctor. Me refería al nombre de la nueva Infanta. Por mencionar a una Infanta de España, la Casa Real cobra un canon por mediación de la SGAE.
-Creo que estás equivocada, Maripuri.

Mi doncella insiste. Es peor que los de la SGAE. Maripuri, si pudiera, les cobraría a mis súbditos hasta por mirarme.

El contable Juan, después de pasar el día acosando a los directivos del "20 minutos", se dio por vencido.

-No pagan, Princesa. Dicen que son republicanos y de izquierdas.
-Yo también, contable Juan.
-No debe decirlo, Alteza. Si lo saben los votantes del PP, pierde sus simpatías.
-Para lo que me importan...
-Puede que en el exilio necesite el apoyo económico de la aristocracia, mi Princesa -interviene Maripuri.
-Esos tiempos han pasado, querida Maripuri. Ahora si necesitas dinero vas a Interviú y negocias un desnudo.

Maripuri se santigua. Es joven pero tontorrona. Si fuera un poco más lista, abría un blog sobre un famoso y se lo vendía a un periódico. Yo no intenté vender este blog mío porque todavía soy Princesa, pero cuando me coronen Reina de las Españas Republicanas Autonómicas Plurinacionales Separatistas, daré el pelotazo de mi vida con una operación financiera de grandes dimensiones.

Tuesday, April 17, 2007

Peñafiel al teléfono




Los plumillas están furiosos. Los comprendo. Yo también fui chica con micrófono en mano, corriendo detrás de la noticia. Pero no siento nada fastidiarles el puente de mayo. Mi segunda hija Infanta nacerá cuando yo le diga ¡sal niña!

-Los médicos quieren adelantar la cesárea, Leta -me dijo mi Felipín ayer.
-No se adelanta nada. Díselo, amor.

Mi Felipín obedeció. Él se encarga de hablar con todos los médicos de la Ruber.

Yo estoy muy ocupada con la comunicación de la noticia. Escribo los SMS antes de que me ataquen los dolores, después será la secretaría del Príncipe quien los envíe.

-Leta, Peñafiel quiere saber cuándo le vamos a enviar el segundo SMS.
-¿El segundo?
-Sí, mi amor.
-¡Es un metomentodo agobiante! No le enviamos ningún mensaje todavía.

Peñafiel me pone de los nervios. Por su culpa se me va a adelantar el parto. ¿Podré tomar una tila? Maripuri dice que las embarazadas podemos tomar todo tipo de infusiones.

-¿Con quién hablas, Maripuri? -le pregunté cuando la encontré en la cocina hablando por el inalámbrico de las emergencias de la Patria.
-Ya está, mi Princesa. Le aclaré a don Jaime Peñafiel que el primer SMS era para probar que funciona el sistema.
-¿El primer SMS? ¿Qué estuviste haciendo, Maripuri?
-Le envíe un SMS a la prensa diciendo que volveremos a utilizar los mensajes de los teléfonos móviles para anunciar la feliz llegada al mundo de Lucrecia Felipa Juana Alfonsa Carlota de Todos los Santos por la Gracia de Dios.

¿Qué hago yo con esta mujer? Mi Felipín vuelve a informarme de las continuas llamadas de Peñafiel. Quiere saber si estoy en el hospital, si tengo contracciones, el nombre definitivo de la Infanta nascitura,...

-Yo hablo con Peñafiel, mi Princesa. Es un señor muy elegante.
-¡Tú no hablas con nadie!
-Tengo que hablar, mi Princesa. No puedo vivir sin hablar. Si no quiere que hable con Peñafiel, hablaré con el contable Juan.

En el despacho del contable Juan, Maripuri montó una tertulia política. No hubo cena. Todo nuestro servicio doméstico estaba conspirando contra ZP. Pasó la hora de cenar. Mi Felipín seguía atendiendo llamadas urgentes, yo tenía nauseas, Leonor no quería comer. La vida de esta Princesa es muy dura.

Saturday, April 14, 2007

Los gastos de la clínica



El contable Juan le dijo a sus compañeros que tenían que apretarse el cinturón. Según sus previsiones económicas, no cobrarán el uno de mayo. Hasta finales del mes florido no hay sueldo.

-Yo necesito dinero, mi Princesa -me dijo Maripuri muy seria-. Tengo una familia para mantener.
-¿Una familia, Maripuri? ¿Tienes hijos?
-Tengo padres, tíos, primos, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos,...
-Busca otro argumento más creíble para reclamar un anticipo.

La siguiente protestona fue la cocinera Ángela. Odio a esa mujer. Come más ella sola que todos nosotros juntos.

-Ni se le ocurra dejarme sin mis míseros mil euros a fin de mes. Yo no pago su parto en la Ruber.
-Hablame con respeto, cocinera Ángela.
-La estoy avisando, Princesa.
-Recuerda con quien estás hablando.

Por la tarde, el jardinero Jordi me propuso la construcción de una maternidad en el monte de El Pardo.

-Es una magnífica idea, mi Princesa.
-Calla, Maripuri, tú no sabes lo que es parir.
-Me lo imagino, Alteza.
-Es imposible imaginarlo hasta que te ponen una epidural y empiezan a pasar las horas lentamente.
-Hay una alternativa, Princesa -dice el contable Juan.
-¿Una alternativa al parto?
-No, a la Ruber. Las suites en el Ritz cuestan mucho menos de los 600 euros que va a pagar la Casa Real por cada día de hospitalización de Su Alteza.
-Dios me salve de parir en un hotel.
-Dios sólo salva a la Reina de Inglaterra, mi Princesa.

Mi doncella ha dicho una gran verdad. El Altísimo a mí no me salva ni del servicio doméstico loco de Palacio. No me quieren. Le preocupan más sus salarios que mi salud y la descendencia de la Monarquía Republicana que representó.

Thursday, April 12, 2007

¿Y el nombre de la segunda Infanta?

Doña Letizia y los premios a la Conservación de la Biodiversidad


Mi Felipín pasa todo su tiempo libre mirando los foros sobre los nombres que votan los súbditos para nuestra segunda hija Infanta. Empieza a dudar. Y yo me inquieto.

-Tengo que saber el nombre definitivo antes de entrar en el paritorio, cariñín.
-Nuestros súbditos conciudadanos quieren que la llamemos Sofía.
-¡Ni hablar! Yo a mi hija no la bautizo con el nombre de mi suegra.
-Como quieras, Leta.
-Decide pronto un nombre original, que no sea el de nadie de nuestras respectivas familias.

Su Majestad el Rey le ha dado a mi Felipín unos días de baja por paternidad previa, para que se dedique a ensayar la rueda de prensa que tendrá que dar tras mi feliz parto, y se aclare de una vez con el nombre de la Infanta. Yo lo estoy sustituyendo en la lectura de las leyes que firma Su Majestad. Son un rollo patatero. Cada cinco minutos doy una cabezadita.

-Debe descansar, mi Princesa.
-No me hables de descansos, Maripuri. Tengo una larga jornada laboral por delante.
-¿Ha programado Su Alteza el tiempo de ocio?
-Sí, Maripuri. Antes de dormir leeré las edades de Lulú .
-Me preocupa que lea usted tanta literatura erótica.
-Eres un poco antigua, Maripuri. Por cierto, no se te ocurra organizar un fiestorro en Palacio cuando vayamos yo y mi Felipín para el hospital.

No sé para qué se lo digo. Sólo hay que mirar la cara de felicidad del contable Juan, para darse cuenta de que mi doncella tiene planes festivos para amenizar toda la Zarzuela durante mi ausencia. Cruzo los dedos por la cristalería de Bohemia.

Tuesday, April 10, 2007

Preparativos para la nueva niña




¡Cómo se nota que terminaron las vacaciones! Los teléfonos no paran de sonar. Todo el mundo llama preguntando la fecha del parto. ¿Qué les importará? Ya les dijimos que lo que viene es niña Infanta y que la Constitución no necesita ningún cambio.

-Mi Princesa, Peñafiel al teléfono.
-Cuélgale, Maripuri.
-Dice que tiene una exclusiva importantísima.
-No me importa.
-Según sus fuentes médicas, usted va a traer a este mundo gemelos niña y niño.
-Déjame en paz, Maripuri.

Peñafiel no sabe que inventar para que le conceda una entrevista. Aquí, en esta barriga mía, no hay gemelos, sólo hay una infanta.

-Alteza, estuve mirando mis cartas, y Peñafiel tiene razón en parte: tendrá usted gemelos niña y niño en su tercer parto.
-No adelantes acontecimientos, Maripuri. Todavía voy por el segundo parto.

El único acontecimiento adelantado del que me estoy ocupando es del bautizo de la Heredera de la Heredera del Heredero. Quiero celebrarlo en San Carlos de Borromeo. Le pedí ayer al contable Juan que mirara si tenían fechas libres para finales de mayo o principios de junio.

-Acaba de llamar Juan, mi Princesa. Quería saber si sigue decidida a bautizar a la segunda Infanta en la iglesia de las rosquillas, antes de pedir fecha. Yo le dije que ni se le ocurriera anotar a una Infanta de España en un templo expulsado de la Fe católica por monseñor Rouco.

Mi doncella Maripuri es más monárquica que yo. Siempre le preocupa mucho el marketing de la Monarquía.


Saturday, April 07, 2007

Días de paseos por Madrid


Salgo de cuentas el días veinticinco, pero todos los ginecólogos de Madrid creen que se me adelanta el parto. Están muy equivocados. La Heredera de la Heredera del Heredero nacerá cuando le diga: ¡sal, niña! Y eso no se lo diré hasta el primer domingo del mes de mayo.


Mi segunda Infanta será mi regalo del día de la madre. La imagino gordita, rubia y llorona. Me encantan los niños llorones porque ponen a mi Felipín de los nervios.


-Tiene todo para ser feliz -se queja cuando Leonor coge una rabieta.

-Le falta un paseo por los centros comerciales madrileños para sentirse una niña de familia normal.


Esta Semana Santa, con Madrid vacío de multitudes, nuestro jefe de escoltas nos permite ir de compras. Mi Felipín se agenció una mochila roja para llevar al hombro toda la logística que necesita nuestra Infanta: pañales, braguitas, uno o dos trajes de repuesto, chupetes variados, agua mineral Vichy, biberón para mayores de un año, papillas, potitos,...


-Se me olvidó el móvil de la nena, Leta.

-No creo que lo necesite.


¡Vaya si lo necesitó! Sus primitos la llamaron al móvil de mi Felipín cuando no obtuvieron respuesta en el suyo. Froilán quería saber si naciera Lucrecia. Le dijimos que ya lo avisaríamos cuando Lucrecia nazca. volvió a llamar.


-¿Tiene celos Leonor?


Mi Leonor decía que sí.


Apagué todos los móviles. Leonor iba a coger un berrinche si se acordaba de los celos y de la hermanita, que aún no es fijo que se vaya a llamar Lucrecia.

Wednesday, April 04, 2007

Todos de vacaciones


Todo el mundo marchó de vacaciones. En Palacio sólo quedamos mi Felipín, mi infantita y yo. Hasta Maripuri se fue para Mallorca.


-Necesito sol, mi Princesa -dijo muy seria-. El clima madrileño me pone pálida.

-Tienes que quedarte. He organizado una fiesta en tu honor.

-¿La de Alberto de Mónaco? Olvídese, Alteza. Yo no me caso con ese príncipe ni que me coronen reina de Francia.

-Serías la Princesa Serenísima Maripuri de Mónaco.

-Prefiero ser la pitonisa más famosa del Reino. ¿Sabe que me llamó ZP preguntándome los resultados de las elecciones municipales?


En el fondo, Maripuri no es tan tontorrona. Sabe a arrimarse a la buena sombra, pero no se atreve a talar el árbol. Ahí está el quid de la cuestión: el árbol no te pertenece hasta que lo talas y te lo llevas para tu casa.


Otro que se arrima a la buena sombra es el jardinero Jordi. Regresó sin abandonar su faceta empresarial.


-Pagar autónomos, IRPF cada tres meses, alquiler, suministros, más IVA era absurdo. De jardinero de Palacio tengo seguridad social gratis y no pago tantos impuestos. Además controlo mejor a mis potenciales clientes.

-En Palacio no te permito trabajar en negro, Jordi. Tienes que pagar impuestos para financiarnos los ingresos a la Familia Real.

-El contable Juan vende desde aquí software, Maripuri le echa las cartas a todos los políticos del Reino, la cocinera Ángela se agencia un sobresueldo vendiendo la comida sobrante en eBay,... ¿voy a ser yo el único tonto?


La tonta estaba siendo yo. Le susurre a la segunda Heredera del Heredero que estuviera quieta ene mi barriga. Abrí la página de eBay y puse en venta la pulsera de oro falso que me regaló la duquesa de Alba.

Tuesday, April 03, 2007

La más lista del Reino

Los Príncipes de Asturias, a su llegada al Palacio de Congresos de Cataluña para presidir la gala de celebración del centenario del diario Mundo Deportivo, hoy en Barcelona, en lo que supuso el regresó a la actividad oficial de doña Letizia, justo al cumplirse tres meses del nacimiento de su hija, la infanta Eleonor.

Cuando me miro al espejo, no me encuentro guapa sino lista. A mí no me importan las arrugas, ni esta barbilla saliente, ni no tener una naricilla respingona. Me importa la pasta. El dólar es el dólar. ¿A dónde vas con un sueldo mileurista en Madrid? Vives de pena. En cambio, con el título de Princesa de las Españas, llegas a las nubes.

Mi doncella Maripuri, por ejemplo, es guapa, pero tontorrona. Yo con su belleza, iba a Mónaco a proponerle matrimonio al príncipe Alberto.

-Ni hablar, mi Princesa, eso no lo hago yo -respondió escandalizada cuando se lo comenté.
-¿Vas a pasar la vida de sirvienta, Maripuri? El jardinero Jordi es un próspero empresario. En dos días compró un piso a crédito y lo revendió. Cuarenta millones de las antiguas pesetas de pelotazo inmobiliario. ¡Imagínate! Como siga a sí va a salir en la lista de ricos del país.
-Acabará en quiebra, mi Princesa.
-Quiebra sí que la tienes tú, Maripuri. ¿Sabes que te digo? Quieras o no quieras voy a organizar una gran fiesta en Palacio para presentarte a Alberto. Sólo tienes que poner un vestido bonito, pintar los labios de rojo y sonreírle. Caerá a tus pies.
-No me gusta Alberto de Mónaco. Además, amo a Juan.
-Olvídate del contable Juan, Maripuri. A ti te gusta el dinero. En eso eres como yo. La diferencia está en que yo estoy dispuesta a todo y tú a nada. Esa dichosa educación católica hizo estragos en ti.
-Mi educación es de escuela pública.
-Sí, Maripuri, pero con clase de religión.

¡Qué difícil es reeducarla! Esta mujer no espabila. Anoto en mi moleskine lo de la fiesta. Mi Maripuri no va a ser doncella toda su vida si yo puedo evitarlo. ¿Qué me critican por casar a Maripuri con Alberto de Mónaco? Pues que lo hagan. Lo último que me dijeron es que no les gustan mis chistes. A Sabina le encantaron. Llama todos los días pidiendo más.

Monday, April 02, 2007

Un jardinero constructor



El jardinero Jordi ha pedido una excedencia para probar suerte como empresario.

-¿Qué empresa vas a montar? -le pregunté.
-Una constructora, Alteza. Construiré casas baratas para españoles pobres.

Mi doncella Maripuri le miró el futuro, y encontró una quiebra.

-Imposible, Maripuri. Los constructores nunca cierran sus empresas por escasos beneficios.
-El jardinero Jordi empezará a vender pisos en plano y, una vez que tenga el dinero en mano, se fugará al extranjero. Espere... sí... veo nieve. Jordi acaba en Suiza.
-¿No lo meten en la cárcel por presunto ladrón?
-No, mi Princesa.

Deberían meterlo en la peor prisión por dejarnos compuestos y sin jardinero. Los jardines se están transformando en una descuidada selva madrileña.

-No puedo sacar a pasear a la infanta Leonor -se queja miss Jane.
-Hay ortigas en la puerta de Palacio, Princesa -dice el contable Juan.

Mi Felipín llama a una ETT pidiendo un jardinero.

-No hay manera, Leta. Les digo que soy el Príncipe y me contestan que ellos son los Reyes de América.

Llamé a Jordi. Su móvil estaba fuera de cobertura.

-Maripuri está cortando la hierba, Leta.
-Cariñín, mi doncella es una todo terreno, pero no creo que tenga fuerza para mover la máquina cortacésped.
-Utiliza un método muy natural.

¿Qué método era ese? Me asomé a la ventana. Maripuri, vestida de pastora, paseaba por los jardines a media docena de ovejas merinas que devoraban hasta las ortigas que había encontrado el contable Juan.

Tarot gratis

AMAZON











My Blog List

  • Mis botas caras - En McCreedy and Schreiber tienen el surtido de botas más amplio de toda Nueva York. También tienen los precios más caros. Yo siempre voy a esta zapate...
    6 days ago
  • La casa de papel - http://www.atresplayer.com/television/series/la-casa-de-papel/temporada-1/capitulo-6-captulo_2017060400225.html ATRESPLAYER - Volver a ver vídeos de La ...
    2 weeks ago