Moda Letizia

Bienvenidos a mi Palacio Real

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

Amazon te vende....




Saturday, September 29, 2018

Pedro Duque me defraudó



​ Nadie es honrado. Los únicos honrados somos los miembros de la Familia Real Verdadera, es decir, mi Felipe VI, esta Reina servidora y mis dos guapas Herederas. Los demás le roban hasta a Hacienda. Me defraudó mucho Pedro Duque. Yo pensaba que nuestro astronauta más internacional pagaba a hacienda todo lo que le pedía la Agencia Tributaria, y no, ese hombre también esconde el dinero. Me explicó mi doncella Maripuri que Pedro tenía una sociedad patrimonial para esconder dos casoplones. 

 -Defraudó un montón de dinero, mi Reina. No le hable usted cuando lo vea.
 -¿Y si me saluda?
 -Haga como que no lo oye. Usted y nuestro rey deben apartarse de los corruptos. 
 -El Presidente no ha cesado al astronauta.
 -Acabará echándolo. Don Pedro Sánchez tiene que ser fiel a sus palabras. Prometió no tener corruptos en su Gobierno. 
 
 No sé qué decir. A mi Felipe VI no le pregunto porque está muy ocupado con unos papeles. Firma y vuelve a firmar. Parece enfadado. Me ve y me tira un beso con la mano. Se lo devuelvo. Entonces sonríe y me grita que me quiere. Me siento feliz. 

 La felicidad se me termina cuando llega mi suegra. Doña Sofía quiere ver a sus nietas. Le digo que están en el colegio.

 -¿No hay institutrices en este país? -pregunta enfadada-. Mis hijos no iban siempre al colegio. Teníamos institutrices inglesas para que descansaran de tanto colegio, de tanto compañero y de tanto viaje en coche oficial.
 -Mis hijas van al colegio todos los día mientras yo sea la Reina de España.
 -No discutamos, Letizia, por favor.
 
 Le pido también por favor que se vaya. Obedece. Sabe que está en la casa de una nuera. Creo que ira a Ginebra. Va mucho a darle ánimos a mi cuñada Cristina. Una madre es una madre y doña Sofía es muy madre de sus hijas, sobre todo de Cristina.

 Por la tarde llega una tal Dolores Delgado. No le ponía nombre ni cara, pero me dice que es una ministra de Pedro Sánchez y la creo.

 -¿A qué viene a Palacio?
 -Quiero que me apoye, Señora. Me quieren echar del Gobierno.
 -No me líe, Ministra. Yo soy la Reina de España.
 -Me quieren echar porque le llamé maricón al ministro Marlaska.
 -No me cuente más.

 La dejo con mi doncella Maripuri y subo a descansar a mi habitación. Maripuri le leerá el tarot y mirará qué puede hacer con su vida. Yo creo que tendrá que empezar por asistir a un curso de buenas maneras. No se le llama maricón a nadie. Este Gobierno de Pedro Sánchez es muy cómico. Me reiría si no fuera el Gobierno de mi Reino.

Saturday, September 15, 2018

Mis 46 años sin maquillaje



​ Cumplí 46 años sin maquillajes. No fue una idea mía salir a la calle con la cara lavada sin más. Fue cosa del reloj. Quedé dormida y no tuve tiempo para nada más que una ducha de cuerpo entero. Incluso eché mano a una chaqueta-camisa de mi marido el Rey de España. No había tiempo a nada. Leonor y Sofía regresaban al colegio y querían que las llevara al colegio privado al que siguen asistiendo pese a que mi doncella Mariuri insiste año tras año que hay que matricularlas en un colegio público.

 -Todavía hay plazas en Vallecas, mi Reina -me recuerda.
 -Otro año será, Maripuri. Este curso mis Herederas vuelven a ser niñas con uniforme privado.
 -Hay que defender la escuela pública.
 -Le diré al Presidente Sánchez que suelte más pasta para los colegios de pobres.
 -¡Mi Reina! -se escandaliza Maripuri.
 -Perdón, quise decir colegios elitistas del Estado al que asisten las clases desfavorecidas de este país nuestro.

 Mi doncella Maripuri quedó enfadada. Ya se le pasará, pensé. Maripuri es muy sensible. No se da cuenta de que en este país han cambiado las cosas. Si no llevas a tus hijos a un colegio privado no eres nadie. Hasta el señor Sánchez, nuestro Presidente socialista, lleva a sus dos retoñas a un colegio privado concertado. Me lo dijo el otro día.

 -Espero que no quieran que lleve a las niñas a un colegio de Vallecas, Majestad.
 -Seguro que no. Los españoles comprenden que ni siquiera Pablo Iglesias, el más comunista de todos los comunistas actuales, no elija una guardería pública para sus gemelos. ¿Sabe que ha contratado una niñera inglesa?
 -¿De verdad?
 -Muy de verdad. Me llamó Irene Montero, la madre de sus mellizos, para pedirme consejo. Le recomendé una que tenía referencias de la Casa real de Gran Bretaña. 
 -¿Los niños son mellizos o son gemelos?
 -Lo que sean. Tanto tiene. Son dos niños criados en una única barriga.

 El Presidente del Gobierno es muy chismoso. No seguimos hablando porque llegaba mi Felipe VI con ganas de hablar de política. Los dejé solos. Yo tenía que ir a recoger a las niñas al colegio privado al que asisten. Salieron contentas. Tenían tantas cosas que contarme que no les deje contarme nada.

 -Hoy sólo hablamos de mi cumpleaños. Cumplo cuarenta y seis años, niñas. Tenéis que darme 46 besos cada una.
 -¿No serán muchos besos?
 -Los besos nunca son muchos para una madre. Empezad en el coche.

 Acabaron de besarme cuando llegamos a Palacio. Menos mal que no me había maquillado. Fueron casi cien besos que olían a nocilla. No les reñí. Pero olí en los besos un bocadillo de nocilla que seguro que le regalaron las niñas de papás y mamás ricos que comparten aulas con ellas. Mañana les volveré a decir por enésima vez que hay que comer sano. Para algo Maripuri le hace unos bocadillos de tomate y lechuga paga los recreos.

Sunday, September 09, 2018

Leonor triunfa en Covadonga



 ​Mi Leonor aún está un poco verde para ejercer de Princesa de Asturias. Yo creo que esta niña mía hasta que cumpla 18 años no se puede poner a trabajar. Lo siento por la Monarquía y por mi Felipe VI. Mi marido quiere poner a nuestra primogénita a currar inmediatamente para que se olvide que el Rey Emérito hizo negocios con su amiga Corinna y con los árabes de Arabia Saudí, pero no puede ser.

 -¿No ves que la niña sufre, amor? Leonor tiene miedo a los periodistas, a los abucheos, a dar la mano, a que le quiten selfies. Es una niña muy miedosa. 
 -En Covadonga no la abucharon.
 -Pero la abuchearán. España es el país de los envidiosos. Me imagino a los ninis corriendo detrás de nuestra Leonor gritando disparates. Los ninis ni estudian ni trabajan y tienen tiempo para abuchear a nuestra Heredera.
 -Dicen tonterías, Leta.

 Lo dejo por imposible. No hay manera de convencer a los hombres de las realidades que son realidades. Lo que no dejaré es sufrir a mi Leonor. Casi prefiero mandar a mi Sofía a estos eventos dinásticos. Sofía estaba más suelta. Fue ella la que le dijo a Leonor que acariciara un burro que nos acercaron.

 -Es una yegua, mami -me informó Leonor.
 -Un burro, hija.
 -Una yegua -insistió Leonor.

 Fue cuando la vi más suelta. Mi Leonor es muy erudita. Le llama a todos los animales por su definición exacta. La yegua nos la trajimos para La Zarzuela. Anda por el jardín suelta y sin dar problemas. Es una yegua muy doméstica.

 ¿Dará Leonor el discurso de los Premios Princesa de Asturias? No lo creo. Ni siquiera con la ayuda de su hermana Sofía podrá quitarse el miedo que le dan estas exposiciones públicas. Las dos hacen ensayos en su habitación. Ensayan discursos, dar la mano, dar besos y esas cosas que hacemos los de la Casa Real. Tendrán que seguir ensayando. Lo de Covadonga no me ha convencido. Y mi doncella Maripuri piensa lo mismo: esta niña está muy niña para trabajar de Princesa de Asturias.

----------------------



Tuesday, September 04, 2018

Preparando la vuelta al cole



 ​ Regreso de mis vacaciones familiares misteriosas y me encuentro con los precios de los libros y del material escolar por las nubes. Mi Leonor quería una mochila que cuesta 50 euros. Le dije que nada de eso. Hay que ir a los chinos a por mochilas baratas porque Hacienda anda escasa de euros tras la suba de las pensiones de los viejos. ¿Y qué encontré en los chinos? Mochilas por veinte euros.

 -Me cobran mucho por una tela con cremallera -protesté.
 -Es bueno -decía la china y sonreía como una capitalista.
 -No me entiendo con ustedes, amigos chinos. Dejo las mochilas, los bolígrafos y las libretas. Tengo que hablar con mi doncella Maripuri antes de comprar las cosas de la vuelta al cole.

 Maripuri me propuso ponernos a coser. Una mochila no tiene mucha costura, según ella. No opino lo mismo tras pasar una tarde cosiendo cremalleras a las telas que cortó mi doncella. Me pinché cientos de veces y acabé con las tiritas que había en el botiquín del baño. 

 -Sigue tú cosiendo -le dije a Maripuri.
 -Ponga dedal, mi Reina.
 -Voy a la Moncloa a pedir dinero.

 En Moncloa  estaban contando la calderilla. La señora del Presidente había vaciado las huchas de sus hijas y estaban contando los centimitos. ¡Menuda pobreza! No les dije nada ni me dijeron nada. Marché sobre mis altos tacones al chalé de Pablo Iglesias.

 -¿Traes regalos? -me preguntó el político de la coleta.
 -¿Regalos?
 -Han nacido mis gemelos y son prematuros.
 -Pobrecitos.
 -¡No son pobrecitos! -se indignó-. Son los hijos de Pablo Iglesias de Irene Montero.
 -Todo un honor para ellos. Yo sólo venía a preguntarte si has pagado a Hacienda todo lo que tienes que pagar.
 -Pago poco porque gano menos de diez mil euros al mes.

 Allí no había nada que rascar. Marché para mi Palacio. Mi doncella Maripuri había acabado de hacer cosiendo dos mochilas con pantalones vaqueros viejos y unas cremalleras de un euro en los chinos. Es una artista. Multiplica el dinero más que Jesucristo multiplicó los panes para los apóstoles. Espero que a mis herederas les gusten las mochilas. Tendrán que gustarle porque no hay dinero para mochilas compradas en El Corte Inglés.
 

Tarot gratis

AMAZON











My Blog List