Moda Letizia

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Monday, April 28, 2008

Sofía cumplió 1 año (Nuevo premio Que te pique un pollo)




La crisis económica se dejó notar en los regalos de cumpleaños de mi Sofía. Zapatero sólo nos mandó una postal gratuita por e-mail. "No tengan más hijos", escribió. Supuse que era el título de uno de los temas de la signatura Educación para la Ciudadanía.

-Mira el temario de esa asignatura a la que andan objetando los padres católicos, Maripuri -le pedí a mi doncella.
-¿Va a objetar usted, mi Princesa?
-Si defiende que los españoles no nos multipliquemos en hijos, por supuesto. Quiero parir un Borbón cueste lo que cueste.
-La infanta Leonor no estará de acuerdo. Sabe que un hermanito le quita el puesto de trabajo.

A la Heredera del Heredero le meten muchos pajaritos en la cabeza. En la guardería la tratan de alteza desde los profesores hasta su compañero más pequeño, un niño que es hijo de un soldado de esos que pone firmes la ministra Chacón. En casa me la malcrían.

-Leonor anda, Felipe- Déjala en el suelo.
-Está cansada, Leta.
-La mimas más que a Sofía -me quejó siempre-. Debe ser porque se parece a ti.
-No le regalé nada por el cumpleaños de su hermana.

¡Sólo faltaba! Mi niña Sofía ni siquiera tuvo un espectáculo de payasos en el jardín. vinieron unos militares que nunca en sus vidas habían pisado un circo.

-Son los soldados risa -me susurró Maripuri.

Parecían los soldados pena. en vez de sonreír enseñaban los dientes. ¡Y qué pasos daban! Ni en los desfiles militares se ven semejantes zancadas.

-Les falta la cabra -comentó la niñera Rafaela-. ¿Qué tal si les ponemos al perro detrás?
-Mejor no. Los defensores de los animales pueden denunciarnos.
-A mí me gusta aquel -señaló Leonor.

Casi me da un patatús. A mi hija mayor ya le gustan los hombres. Son los genes: su antepasada Isabel II fue una mujer fatal.

-Puede estar tranquila, alteza -me aseguró la ministra de Defensa cuando la llamé para comentarle mis preocupaciones-, nuestros militares llevan vida de monjes desde que yo estoy al frente de las tropas.
-No quiero que Leonor se case con un teniente de Infantería.

Por la noche supe en qué consistía la vida de monje.

-¿Sabes por qué Sofía se ha quedado casi sin regalos? ¡No se puede entrar en ebay!
-¿Qué dices, Felipe?
-Mira, Leta: sale página prohibida.
-Llama a los informáticos.
-No tenemos informáticos, Leta. Tú sólo quisiste contratar contables.

Es cierto. Cuando llegué a La Zarzuela me preocupaba tanto la economía que me rodeé de un equipo económico.

-¿Le digo al contable Juan que intente abrir las webs que cerró la ministra Chacón? -me preguntó mi doncella.

Maripuri no sabe lo que es la división del trabajo. Ella le encarga cualquier tarea a cualquier trabajador, independientemente de su oficio.

-No se puede entrar en Interviú.
-¡Contable Juan!
-Yo sólo iba a mirar.
-¿Para eso te pagamos?
-Tampoco puede abrir el Marca. Espere, estoy mirando si me deja entrar en el As...

No se podía entrar en ninguna página divertida.

-Chacón es de derechas -sentenció Su Majestad-. Militará en el PSOE, pero no siente los colores. Por primera vez desde que soy el Rey de España no puede comprar en ebay un regalo para la nieta.
-Yo le compré esta Barby en el Rastrillo -dijo doña Sofía-. Es muy valiosa por su antigüedad.
-Ya veo, Majestad. Pero ¿no crees que está algo sucia?
-Los juguetes usados están menos limpios.

¡A lo que hemos llegado! Entre la crisis económica y la ministra de Defensa no levantamos cabeza. Voy a cruzar los dedos para que los militares no den un golpe de Estado por no poder leer el Interviú en los cuarteles. También mantendré los dedos cruzados para que mis súbditos no envíen más pollos a La Zarzuela. La semana pasada mi amiga Fini me envió un maravilloso premio "Que te pique un pollo" con un pollito vivo.

-Doña Sofía no quiere que lo matemos, mi Princesa. Dice que la sopa en esta casa siempre se hizo de verduras -me informó mi doncella tras aguantar en silencio las órdenes de mi suegra durante varios días.
-Ahora también se prepara sin aceite, Maripuri. Desde que el ministro Soria encontró una contaminación en el aceite de girasol, sólo tomamos comidas hervidas.

El contable Juan me propuso construir un gallinero al lado de las caballerizas.

-Los pollitos crecerán hasta convertirse en gallos y gallinas, se reproducirán, nacerán nuevos pollos y acabaremos teniendo una granja. Las Infantas se alimentarán con los mejores huevos de corral de todo el Reino de España -me explicó.
-Ésa parece la cuenta de la vieja, contable Juan.
-La alternativa es venderle los pollos a un carnicero para que los mate.
-Ay no, por Dios. Me dan pena.
-Conozco un carnicero que se los pagaría bien. Con el dinero podría comprar bicicletas para las Infantas.

No estamos tan necesitados. He decidido dejar los pollos vivos. Mis niñas ya tienen bicicletas. A Sofía le regalaron una muy chula por su cumpleaños. Si mal no recuerdo, fue la duquesa de Alba quien la envió. Bueno, no estoy segura. ¿Fue la duquesa o fue Peñafiel? Peñafiel siempre nos regala alguna cosilla para hacerse perdonar.

&&&&&&&&&

La Princesa Letizia tiene el honor de otorgar el Premio Que te pique un pollo recibido de Fini a:

-Al son de unos tacones
-Los fogones de mi casa
-Mad Hatter
-Hecho en Marbella


Monday, April 21, 2008

Premios Que te pique un pollo y Brillante Blog



Los besamanos me dejan las manos doloridas. ¡Cómo aprietan la mano los políticos! Los socialistas te sacuden el brazo como si fueras su colega de café a 80 céntimos. Los del PP te dan un apretón tan de verdad que te crujen los huesos. Los nacionalistas, más que darte la mano, te miran.

-Somos republicanos -me dijo un discípulo de Carod-Rovira.
-Ya lo sé, Señoría. El siguiente, por favor.

Y así, dándole la vez al siguiente, di más de quinientos apretones de manos y algún beso a quienes me pareció que merecían un saludo más cálido. Por ejemplo la ministra de Defensa, tan embarazada y tan guapa.

-Carme, yo también quisiera estar embarazada como tú.
-Pues póngase a ello, alteza.

En ello estoy. Mi Felipín y yo practicamos todos lo que se puede, pero el tercero se nos resiste todavía.

Cuando pensé que había acabado de saludar, volvió a acercarse José Bono con toda su familia.

-Se me olvidó presentarle a mi yerno, Señora. Aquí tiene al hijo de Raphael y Natalia Figueroa.
-Encantada.
-¿Quiere que le cante una canción, Alteza? -me preguntó el chaval-. Puedo cantarle lo que me pida.
-Ya te invitaré a mi Palacio, criatura, que en el Congreso creo que está prohibido cantar.

El desfile de soldados fue más emocionante. Gritaba vivas a España hasta la ministra Chacón.

-Esa mujer es muy patriota -murmuró el Rey-. Zapatero hizo un buen fichaje.
-A mí me dijo que la contrató porque los empresarios la iban a dejar en paro -comentó doña Sofía-. Hay que hacer otras leyes, Juanito. ¿Qué es eso de no contratar a una mujer embarazada?

Pasaba la bandera y callamos todos. Yo bajé la cabeza durante veinte minutos. Ya había acabado el desfile y aún estaba reverenciando la bandera. Peñafiel no podrá decir que no incliné la cabeza.

Pero lo mejor me esperaba en casa: el contable Juan se había vestido de militar de asalto.

-Soy la reencarnación de don Juan de Austria. Defenderé a Vuestra Alteza en las trincheras.
-Espero que no sea necesario, Juan. Prefiero que me cantes una canción de Sabina como las que le cantas a mi doncella Maripuri cuando crees que no te oigo.
-A usted ya le canta Sabina en persona.
-Prefiero un cantante más informal. Un canturreo bajo la ducha siempre me gustó más que una canción entonada en un teatro.

El contable Juan repasó con su voz varonil castellana todo el repertorio de Sabina. Estaba vivo. volvía a ser en encantador fantasma de Juan de Austria.

-Ha ganado la primera batalla -me susurró Maripuri.
-Las que le restan también las ganará, Maripuri. Mañana amanecerá la esperanza del es posible para él, para ti, para mí, para todos. Mañana será la primavera de la victoria final.

Estaba yo un poco filosófica tras ver tanto político. Mi Felipín, en cambio, se pone pragmático cuando lo rodean los diputados. Escucha y calla. Después en casa anota las caras que vio más monárquicas.

-Podemos contar con la mitad, Leta.
-¿Para qué? -le pregunté.
-Para nuestra causa. Rajoy y unos cuantos peperos son monárquicos. De Esperanza desconfío. Revilla es el más fiel. Mira las anchoas que nos regaló.

Casi me desmayo. Eran cuatro toneladas por lo menos. En Cantabria no van a poder comer pescado durante un año.

-¿Qué nos regaló ZP?
-Nada. Estaba nervioso por si lo abucheaban.
-¿Y estos galardones? Uno parece el premio Nobel. ¿Me concedieron el Nobel de la Paz, Felipe? ¡Dime que sí!

Mi Felipín miró las etiquetas de las cajas y gritó:

-¡Quieren que te pique un pollo!
-Gracias por avisarme. No iré al zoo estos días por muchos que Leonor patalee.
-Éste otro dice que eres brillante.
-Eso es cierto: me brilla el maquillaje y cada día más, porque utilizo unas cremas caseras que me prepara Maripuri mezclando nata con nocilla y unos huevos batidos.

Cuando me recuperé de la melancolía que me causa la política vista de cerca, comprobé que me habían concedido el "Premio que te pique un pollo" y el "Premio Brillante Blog". Pues lo que digo siempre: moitas grazas. Anoto los nombres de mis dos admiradores para premiarlos con un ministerio. Algún día seré la Reina, digo yo, y podré pagaros las atenciones con altos cargos y latisueldos a salvo de la inflación.

&&&&&&&&&

PREMIOS:


Que te pique un pollo recibido de Pakouss Blog













La princesa Letizia se lo otorga a:
-Belén in Red
-Desde la tienda
-El antifaz
-Cogidas de la mano
-Las andainas de Modesto

Brillante Weblog recibido de Eau de blog



La princesa Letizia se lo otorga a:
-Mari Sol Sol
-Lazy blog
-Vistiendo a Candela

Monday, April 14, 2008

¿Qué vestido pongo?... Ah... ¡Otro premio dardo!



La próxima semana tenemos que inaugurar la legislatura y no sé qué ponerme. Lorenzo Caprile me hizo media docena de trajes vistosos que no me convencen.

-Vistase de fallera -me sugirió mi doncella-. Su sobrina Victoria Federica está muy guapa vestida de valenciana.
-¿Y si me pongo un vestido de Agatha Ruiz de la Prada?
-No se lo recomiendo, mi Princesa. De Agatha van las niñas pequeñas. Podrían llamarle cursi.
-¿Cursi?
-A mí me dijeron que era una cursi un día que me vestí de Agatha.
-¿Para tanto te da el sueldo?
-Era un vestido que compré en las terceras rebajas de "El Corte Inglés". ¿Quiere que se lo preste? También le puedo dejar mis nuevas botas. Las compré en los "chinos" y me están matando. Mire qué heridas, mi Princesa. Si a usted le hacen el mismo daño que a mí, no tendrá que esforzarse para poner cara seria cuando pase la bandera.

Maripuri hay días que me da consejos peores que los que me daría una súbdita republicana. Afortunadamente, tengo a mi Felipín para animarme.
-Pon lo que quieras, Leta. A ti todo te queda bien.
-¿Y si me visto de militara?
-¿De mujer de militar quieres decir? Es lo que eres, Leta. Yo soy un soldado.

Doña Sofía dice que va a repetir vestido.

-Hay crisis económica, Letizia. No puedes ir de Lorenzo Caprile.
-¿Quiere que vaya con un vestido de la modista de mi antiguo barrio? Guardo en el fondo de armario unos vestidos muy monos que llevaba al instituto.
-Habla con la infanta Elena para que te asesore en moda, Letizia.

Mi cuñada Elena quería cobrarme sus consejos. Me negué a pagarle.

-Entonces no te aconsejo -decidió-. Los estilistas cobramos, cuñada.
-¿Y desde cuando eres estilista, Elena? Pensé que sólo eras profesora de un parvulario privado.
-¿Vas a matricular a Leonor en mi escuela?

¡Otro problema! Mi Felipín y yo aún no decidimos a qué colegio vamos a enviar a la heredera del Heredero.

-¿Y si no la escolarizamos, Felipe? -le pregunté ayer-. Nuestra hija será reina un día aunque suspenda las pruebas del informe PISA.
-Tenemos que alfabetizar a nuestras hijas, Leta. España merece unas Infantas con estudios en Georgetown.
-Espero que Aznar no les dé clase, Felipe. Las niñas podrían salirnos agresivas y declararle una guerra ilegal al Tíbet.
-En las guerras se ganan muchas medallas. No me interrumpas, Leta. Yo no quiero guerras, pero quiero medallas, premios, que hablen bien de mí, que me admiren. Quiero que los españoles me amen.

Quedé flipada. Ante semejante confesión de mi marido, las palabras huyeron de mi boca. Ni siquiera me atreví a decirle que nuestra amada súbdita Fini nos ha enviado por valija diplomática un nuevo premio Dardo. Esta mañana lo coloqué sobre la mesa del despacho de mi Felipín. Muchas gracias y moitas grazas. Mi Felipín añade un thank you.

&&&&&&&&&



Esta Princesa le otorga el Premio Dardo a:
-Poskito cocina
-Divagaciones, tribulaciones y una copa de gin tonic
-La cocina de Cabriola
-Los fogones de mi casa

Monday, April 07, 2008

Crece la familia



La Zarzuela se nos llena de niños. Ahora ha sido mi hermana la que ha dado a luz una preciosa niña. Amanda se llama la chiquilla. Mi niña Leonor le llama Mandy a su nueva primita.
-¿Cuándo va a hablar Mandy, mami?
-Una vez que le salgan los dientes, hija.
-¿Y cuándo le saldrán los dientes?

Leonor está en la etapa de las preguntas absurdas. Conversar con ella resulta agotador. Yo no tengo respuesta para muchas de sus preguntas.

-¿La prima está sin bautizar? -me siguió preguntando-. Mi niñera dice que acabará en el limbo si no la bautizamos pronto.

Le reñí a la niñera Rafaela. No quiero que eduque a la Heredera del Heredero en su ideario ultracatólico.

-Debe bautizar a su sobrina, ciudadana Leti. Es lo mejor que puede hacer por ella.
-Mi hermana no quiere bautizarla. Telma es muy suya.
-En España sólo puede ser cristiana, ella y su hija, como la inmensa mayoría de los españoles.

El contable Juan también es partidario del bautismo. Dice que debemos apurarnos en celebrar el evento.

-Los españoles no verían bien un fiestorro cuando la crisis económica se agrave, Alteza. De momento, España va tirando.
-¿De cuánto dinero disponemos para la fiesta, contable Juan?
-En el haber del último balance tenemos una partida de ingresos desconocidos. Pueden destinarla al bautizo de su sobrina.

La partida en cuestión resultó ser el cheque de cuatrocientos euros del IRPF. Nuestro otro contable se había olvidado de poner una nota aclaratoria.

-Yo podría convencer al resto de miembros de la Casa Real para que le donen sus cheques a la niña -se ofreció el contable Carlos, siempre dispuesto a poner en práctica su ideología socialista-. Maripuri también donará su cheque -me aseguró.
-¿Y tú, contable Carlos? ¿Donarás tu cheque?

el contable Carlos dijo que no. Me contó que se acaba de emancipar y la vida es muy cara.

-La bombona de butano cuesta más de catorce euros.
-¿Tanto?
-Sí, alteza. De luz pago cien euros, eso que desenchufé la nevera y nunca enciendo el televisor. Mi factura de agua asciende a noventa euros, y no hay forma de pagar menos. ¿Le importaría que me duchara en su piscina climatizada?
-Ni se te ocurra.
-Entonces tendré que seguir pagando noventa euros por el agua del Manzanares que llega a mi casa.

Le pregunté a mi doncella si la vida estaba tan cara como decía el contable Carlos.

-¿Por qué le parece que su hermana ha venido a vivir a su palacio, mi Princesa? Porque los precios están por las nubes. Por lo menos aquí tiene todo gratis, pero ¿sabe qué dicen los periodistas? Que su casa es la pensión Genara.
-Seguro que lo dice Peñafiel.
-Peñafiel y otros. Debería invitarlos a tomar un té, mi Princesa, para limar asperezas. Rajoy invita a Esperanza a comer a restaurantes caros.

Llamé al líder del PP para proponerle una cena.

-Paga usted, señor Rajoy. Y elija el mismo restaurante caro, por favor.
-No puede ser, Alteza. Ceno todas las noches con Esperanza. comprenda. Ella quiere ser lideresa y yo intento apaciguarla para que se ponga a la cola.

¿Cómo no voy a comprender a Espe? Yo quiero ser reina y también estoy en la cola esperando. Las esperas son largas, muy largas. En fin, voy a mirar si mi Felipín ha despertado. Con tanta niña en casa, no puede dormir por las noches y duerme de día.

Tarot gratis

AMAZON











My Blog List